img
El juego exterior del Unicaja impone su calidad en Murcia: un triunfo necesario para seguir soñando
img
José Miguel Aguilar | 15-05-2017 | 10:47

 

Mis notas del UCAM Murcia-Unicaja (10 de mayo de 2017)

 

Un dúo para soñar

Un carrusel de tiros libres –35 lanzamientos convertidos, récord igualado de la temporada, en posesión del propio equipo malagueño desde la jornada 10 frente al Barcelona, aunque entonces hubo prórroga– por culpa de un arbitraje sin criterio convirtió un partido de baloncesto en una sesión soporífera de juego sin control, lo peor para el espectáculo en una cancha. Ganó el Unicaja al UCAM Murcia porque tiene, hoy en día, a la mejor pareja exterior de la Liga, con la que se puede soñar para retos de alcance elevado. Es un lujo contar con Smith y Nedovic tan finos a estas alturas de la temporada, y ambos se bastaron para encarrilar el encuentro jugando juntos o por separado (ambos con más del 60% de acierto en tiros de campo y el serbio, incluso, con posibilidades de ser el mejor de la jornada por sus 29 puntos de valoración); luego Omic, muy serio y contundente, terminó de cerrarlo con sus rebotes y aciertos desde la personal, lo que es una gran noticia. No fue un partido brillante –demasiadas interrupciones por las numerosas faltas señaladas– porque a estas alturas los equipos con aspiraciones altas piensan más en lo que queda que en el choque en sí, y el cuadro malagueño se ha propuesto apurar hasta el final sus escasas opciones de acceder al ‘play off’ como cabeza de serie y, por ende, tener el factor cancha a favor en las eliminatorias por el título.
El partido estuvo tan igualado pese a la exhibición de los exteriores del Unicaja porque el UCAM Murcia le echó un pulso con los triples, que terminó ganando, y se impuso en el apartado reboteador, y ya se sabe que el equipo que entrena Plaza sufre cuando el rival captura más rechaces.
Llanto o alegría
El domingo se vivirá en el Palacio de los Deportes Martín Carpena uno de los partidos más dramáticos de los últimos tiempos. El Unicaja necesita ganar y su victoria puede descender al Betis, el único equipo andaluz que le acompaña en la élite. Sería una de las noticias más tristes que se puedan contar, porque uno de los equipos puede llorar de alegría y otro derramar lágrimas de tristeza.