Diario Sur
img
Ensayo general de la afición del Unicaja: del Iberostar Tenerife al Real Madrid desde el infierno verde
img
José Miguel Aguilar | 30-05-2017 | 19:09

 

Mis notas del Unicaja-Iberostar Tenerife (3º partido de cuartos de final, 28 de mayo de 2017)

 

 

Un gran ensayo
Doce partidos de ‘play-off’ y doce victorias locales. Al final, los cuatro mejores equipos de la competición hicieron valer el factor cancha a favor ganado en la temporada regular y serán los que disputen las semifinales. Jugar en casa está siendo más determinante que la tremenda igualdad que se está viendo en todas las eliminatorias. Incluida la del Unicaja, pese a que Iberostar Tenerife solo estuviera 46 segundos por delante en el encuentro decisivo. Y es que una técnica a Nedovic en el segundo cuarto por simular una falta tras anotar un triple encendió el pabellón y reactivó al cuadro local hasta el punto de amasar una ventaja de 16 puntos, que fue definitiva para la suerte del choque y de la eliminatoria, pues supo administrar con gran acierto tan sustanciosa renta. Hasta entonces todo era un amasijo de nervios y tensión con los árbitros de protagonistas.
Con la defensa por bandera una vez más, la segunda clave fue la confianza ganada con el primer triple. Tras errar los tres primeros lanzamientos lejanos, el conjunto que entrena Joan Plaza enlazó una ristra de seis triples en nueve intentos. En momentos de incertidumbre y con un pésimo porcentaje en tiros de dos, el lanzamiento exterior es básico en el aspecto mental. Máxime cuando en este periodo clave del año cambian los roles del equipo con Fogg y Musli sin protagonismo alguno y con Lafayette asumiendo el papel importante que el entrenador le preparó cuando le fichó: su buena actuación fue premiada con una gran ovación, la primera vestido de verde. Suárez estuvo soberbio y Dani Díez ejerció de perfecto escudero a un estelar Nedovic. Además, después de varias semanas de bajón, Omic volvió a encandilar con su trabajo bajo los aros y sus arengas a una afición que enloquece. Y lo de anoche fue ensayo ante lo que se espera frente al Real Madrid en semifinales.
Antipatía
El entrenador del Iberostar Tenerife, Txus Vidorreta, es el nuevo villano para la afición del Unicaja por sus declaraciones sobre el arbitraje en este apasionante ‘play-off’. Fue el más silbado con diferencia al principio y durante la presentación de los equipos y mucho nos tememos que se ha convertido en el nuevo Aíto…