img
El Unicaja se la juega en Estambul y frente al Baskonia
img
José Miguel Aguilar | 07-11-2017 | 19:16

********Artículo publicado el 2 de noviembre en SUR

 

Dos partidos clave para el futuro

El Unicaja dispone de 48 horas para definir su papel esta campaña, espectador pasivo o actor protagonista, tras sus resultados ante el Anadolu Efes y el Baskonia

El Unicaja dispone de 48 horas para definir su papel esta temporada: espectador pasivo o actor protagonista. Estamos en noviembre y comienzan a surgir las primeras urgencias en forma de resultados. El conjunto malagueño visita el viernes al Anadolu Efes, que no conoce la victoria en la Euroliga, y el domingo recibe al Baskonia, en su peor crisis deportiva en años. El equipo que entrena Plaza necesita conseguir victorias frente a rivales directos: en el torneo europeo porque el tropiezo en casa frente al Brose Basket debe compensarlo con una victoria fuera de casa, y qué mejor que en la cancha del colista; en la Liga Endesa se enfrenta como local a su primer rival de entidad tras superar sin problemas al Burgos, al Betis (los dos últimos) y al Estudiantes. El proyecto de la quinta campaña de Plaza en Málaga precisa refrendar sus aspiraciones. Y la única forma de hacerlo es con victorias de relumbrón, como la cosechada en el debut frente al Fenerbahce, la única hasta el momento.

Por cierto, el banquillo del Baskonia es una trituradora de entrenadores en los últimos años: desde noviembre de 2012 han pasado por él Dusko Ivanovic, Zan Tabak, Sergio Scariolo, Marco Crespi, Ibón Navarro, Velimir Perasovic, Sito Alonso, Pablo Prigioni, Sergio Valdeolmillos y Pedro Martínez. ¡Casi nada!

La sexta jornada de la ACB pasará a la historia por dos hitos importantes que marcan el desarrollo de la competición y definen la parte alta de la clasificación. El UCAM Murcia ganó por primera vez en su historia en el Palau Blaugrana y el Tecnyconta Zaragoza hizo lo propio e inauguró su casillero de victorias en Vitoria frente a un Baskonia que estrenaba técnico. Fueron dos victorias muy parecidas con dominio durante muchos minutos y apuros finales para amarrar el triunfo. Un doble éxito para destacar de dos entrenadores de gran proyección, Ibón Navarro y J. Cuspinera.

Las rachas del Baskonia y del Barcelona están estrechamente relacionadas con su pasado. El cuadro vitoriano cambió de entrenador tras la dimisión de Prigioni, y al conjunto catalán, ahora a las órdenes del que fuera técnico del equipo vasco, se le aparecen los fantasmas de la pésima temporada anterior. Aunque en la clasificación están muy alejados el uno del otro, ambos atraviesan rachas peligrosas que ponen en solfa el proyecto, muy ambicioso el azulgrana (desde enero de 2008 no perdía cinco partidos seguidos) y arriesgado el del cuadro vasco (aún no conoce el triunfo en Europa).

Por cierto, la historia es muy caprichosa. Hace quince años el entonces Pamesa ganó en el Buesa Arena y provocó la destitución de Pedro Martínez al frente del otrora Tau, y la semana pasada el Valencia volvió a vencer en Vitoria y trajo consigo la dimisión de Prigioni. El conjunto ‘taronja’, en plan apisonadora, hizo temblar los cimientos en los que se asienta la confianza de Plaza en el Unicaja con su inapelable victoria por 38 puntos… Hay momentos en los que el alambre es demasiado fino.

Ha tardado en confirmar su enorme talento, el que descubrió el Unicaja de joven y que nunca pudo disfrutar, pero Dejan Todorovic se ha consolidado en Bilbao y la pasada jornada fue el mejor de la Liga, logrando su primera nominación de MVP y estableciendo varios de sus topes en la élite del baloncesto español. A sus 23 años, tras tres temporadas en la capital vizcaína, se puede decir ya que ha nacido una estrella. ¡Qué pena que no vista de verde! Con las esperanzas que se depositaron en él en Los Guindos…

Otra de las noticias de la semana llegó el sábado con la primera derrota del Fuenlabrada en la Liga Endesa, y fue en casa frente a un Monbus Obradoiro con Pepe Pozas al timón. El base malagueño fue el segundo más valorado de un equipo que no quiere atravesar por los problemas clasificatorios de la pasada temporada. El canterano del Unicaja (el cuarto que más asistencias reparte en la Liga) tiene mucha culpa de que en tierras gallegas se esboce la sonrisa con asiduidad.