img
img
José Miguel Aguilar | 06-03-2018 | 20:15

***Artículo publicado en SUR el jueves 1 de marzo de 2018

 

El Unicaja, en  manos del Barça y del Valencia

 

Las posibilidades del cuadro malagueño en la Euroliga pasan porque los dos equipos españoles que ya no tienen opciones le ayuden en sus partidos frente al Baskonia y al Maccabi

 

 

Llegados a este punto de la competición europea es de obligado cumplimiento reconocer el esfuerzo del Unicaja por adentrarse en el mes de marzo con opciones reales de clasificación para la siguiente fase de la Euroliga. Es muy complicado, aunque no imposible, desalojar al Maccabi de la octava posición que posibilita el éxito –alcanzar el ‘Top 8’–, sobre todo si mañana vence en la cancha del Estrella Roja, aspecto clave para este análisis que se basa en el factor sorpresa desde la lógica (a veces aumentada desde la ilusión, otras rebajada desde la realidad), en el que se mueve el mundo del deporte. Dos detalles importantes para entender la situación: el calendario favorece con claridad al Baskonia, que de los siete partidos que faltan jugará cinco en casa; precisamente por eso, las posibilidades del Unicaja pasan en gran medida por las manos del Valencia y del Barça, ya que el cuadro que entrena Txus Vidorreta recibe a los dos conjuntos que pugnan por el octavo puesto, mientras el equipo catalán jugará en el Palau contra el conjunto vasco.

El Unicaja tiene dos salidas especialmente difíciles, la semana que viene juega en Moscú frente al CSKA y cerrará la Euroliga en la cancha del Fenerbahçe. A día de hoy, ambos se juegan bastante, como es quedar entre los cuatro primeros para tener el factor cancha a favor en el ‘play-off’ previa a la ‘Final Four’, que este año se disputa en Belgrado. Los otros cinco partidos debe ganarlos para aspirar a mantener el sueño hasta el final: debe superar al Panathinaikos, Barcelona y Olympiacos en el Martín Carpena y vencer en Belgrado al Estrella Roja y en Alemania al Brose Baskets. Todas las cuentas pasan por sumar, a priori, como mínimo cinco victorias.

El Maccabi, con dos victorias más que Baskonia y Unicaja, tiene un colchón importante, pero como el cuadro israelí y el vasco se enfrentan en la penúltima jornada permite al conjunto que entrena Joan Plaza mantener sus aspiraciones hasta el tramo final si va sumando victorias. El equipo macabeo no debe sumar más de tres victorias en estas siete jornadas –el calendario no le es muy propicio–, para provocar un empate con el Unicaja a quince victorias, ya que el conjunto malagueño tiene ganado el ‘basket average’ pues venció en ambos encuentros.

La clave está en el Baskonia, que tiene las mismas victorias que el Unicaja, y jugará cinco partidos en casa y los dos de fuera son en Valencia y en Barcelona, que a priori no se juegan nada, de ahí que el cuadro malagueño dependa de sus rivales españoles para mantener sus aspiraciones. Si el cuadro vitoriano gana los cinco partidos de casa podría producirse un triple empate con Maccabi y Unicaja que beneficia al equipo vasco, así que debería perder uno de los encuentros en el Buesa Arena –en ese choque en Vitoria seguramente al cuadro malagueño le convenga la victoria visitante–. Además del calendario, el equipo que entrena Pedro Martínez se enfrentará solo a dos equipos entre los siete primeros, mientras sus rivales lo harán contra cuatro equipos que actualmente ocupan alguna de las plazas de honor. A priori, todo está de cara para el Baskonia y todo en contra para el Unicaja, mientras el Maccabi depende de sí mismo. Pero cosas más inverosímiles se han visto en el deporte…

Será una semana especial para los dos serbios del equipo malagueño, Nedovic y Milosalvjevic, pero por motivos distintos. Jugar en tu tierra siempre gusta, en el caso del escolta frente al equipo que te vio crecer, y en cuanto al alero contra el rival por antonomasia. A eso se une que jugar en la Sala Pionir frente al Estrella Roja tiene mucho encanto para los visitantes. Es una de esas canchas que todo buen aficionado al baloncesto debe visitar una vez en la vida.

McCallum ya está en la leyenda del club al anotar el punto 31.000 del Unicaja en Europa. El base estadounidense fue el autor de la canasta que proporciona ese cifra redonda.

Después del parón para que la selección española encandile a la afición en los partidos de las famosas Ventanas –el equipo que entrena Sergio Scariolo lo ha hecho de ensueño, con cuatro victorias en otros tantos partidos, y con Fran Vázquez como destacado–, vuelve la Liga dos semanas después porque entre medias se disputó la Copa del Rey. El Unicaja parte como quinto para encarar este tramo final de la temporada, y ya saben que lo ideal es quedar delante del Valencia, que es segundo.