img
La Euroliga 2018, en datos y sensaciones
img
José Miguel Aguilar | 11-04-2018 | 16:50

***Artículo publicado en SUR el miércoles 11 de abril de 2018

 

El análisis de la Euroliga según el Unicaja

 

Como experiencia fue fabulosa, cuajó un primer tercio de torneo en el que dilapidó sus opciones de futuro, Nedovic fue la estrella sin discusión y Okouo demostró su sitio en esta plantilla

 

 

Hay un error de base que marca cualquier análisis que se haga del Unicaja, y es el de la disfunción acerca de su papel en los torneos que participa. ¿Se valora según su presupuesto? ¿Se mide su grandeza? ¿O se echa un ojo a su palmarés para compararlo con sus rivales? En función de este parámetro sale un análisis u otro. Para mí, el Unicaja no ha defraudado en esta exigente Euroliga recién terminada, pero de ahí a ponerle una nota alta hay un abismo. Creo que el club y su entrenador, Joan Plaza, pecaron de falta de ambición. Solo hay que leer las declaraciones del técnico y el rendimiento del equipo en el primer tercio. Pienso que el Unicaja no está en el ‘Top 8’ por los pelos, pues con una victoria más y con tres de los triunfos que logró frente a equipos distintos hubiera accedido a las eliminatorias. Es decir, se lució frente a grandes equipos (dos victorias frente al Fenerbahce, una ante el Olympiacos, dos contra el Barça y una ante el Madrid) y decepcionó frente a los contrincantes con los que se jugaba la clasificación: dos derrotas frente al Baskonia, otras tantas frente al Brose, una en casa frente al Zalguiris… En fin, como experiencia ha sido fabulosa con una pizca agridulce por cómo dilapidó sus opciones de futuro.

Se comenta mucho, y como factor desequilibrante, el número de derrotas por una sola canasta sufridas por el Unicaja de Plaza, el 29,4%, cinco de las 17 con las que terminó el torneo. Y es así, pero ha ocurrido más veces. Javier Imbroda perdió dos de los tres partidos de la Copa Korac 97-98 por una canasta (66%); Bozidar Maljkovic cayó por un solo punto en cuatro de los siete partidos que perdió en la Euroliga 2001-02 (57%), y en la Euroliga 2008-09, Aíto perdió solo seis partidos y dos de ellos fueron por uno y dos puntos, respectivamente (33%).

Viendo el calendario, para mí es más determinante el desarrollo de la competición, ya que el Unicaja perdió ocho de los 17 partidos en los primeros once encuentros que disputó y solo ganó tres. En el segundo tercio de la competición, venció en cinco y perdió también cinco, mientras de los últimos nueve ganó cinco y perdió cuatro. Es decir, le costó adaptarse y lo pagó muy caro.

Lo que no tiene justificación, es que este Unicaja haya sufrido esta temporada tres de las nueve peores derrotas de su historia europea: cayó por 38 puntos en Valencia, por 32 en Madrid y por 25 en Moscú. Mientras, su mayor victoria fue por 14 puntos (Estrella Roja y Maccabi).

A nivel individual se han dado varios datos destacados, como que Nedovic, Suárez y Alberto Díaz han mejorado su anotación en esta Euroliga respecto a la de hace dos años, mientras Brooks, Waczynski y Okouo lo han hecho mejor en esta Euroliga que en la Eurocup de la pasada temporada, lo que también es llamativo. Solo Dani Díez ha empeorado sus registros.

Para mí ha habido dos nombres propios en esta Euroliga. Por un lado, Nedovic se ha llevado todos los elogios de una plantilla en la que es la estrella sin discusión, ha batido récords históricos del club y ha demostrado su categoría en la élite; por otra parte, Okouo, pese a la poca confianza que tiene su entrenador en él, ha demostrado que tiene un hueco en este equipo independientemente de la competición que juegue… Ayer cumplió 21 años, por lo que su margen de mejora es impresionante.

Si el rendimiento de Augustine ha sido extraordinario a nivel general, la gran decepción tiene nombre serbio, Milosalvjevic, con malos números y regulares sensaciones en más de 18 minutos en la cancha.

Dejo para el final a Plaza, que pasará a la historia por el título de la Eurocup, pero también por no haberle tomado a la medida a la Euroliga, con solo el 43,3% de triunfos este año y un máximo del 45,8% en las tres anteriores. Por comparar en la Euroliga, Maljkovic alcanzó el 46,1% de triunfos; Scariolo, el 75%, el 56% o el 65%; Aíto el 62,5%, 56% y 50%; y Repesa, el 62,5%.