Diario Sur

img
Autor: JoseMiguelAguilar
Traspié
img
José Miguel Aguilar | 10-03-2015 | 8:11| 0

Un compendio de errores en los dos últimos minutos –faltas en ataque, pérdidas de balón incomprensibles y hasta fallos en los tiros libres– evitaron que el Unicaja maquillara un partido en el que fue perdiendo por veinte puntos y el que su reacción final se antoja casi anecdótica a tenor de una primera parte realmente para olvidar. El liderato se quedó en Manresa y el traspié sufrido ante el conjunto que entrena Pedro Martínez merma la ilusión que suponía ver al conjunto malagueño en lo más alto de la tabla. Como le ocurriera el sábado al Málaga frente al Granada, perder frente al colista –que anotó más de veinte puntos en tres de los cuartos– deja un regusto amargo del que cuesta mucho sobreponerse. Solo el tiempo dirá si se trata de un espejismo o un bache profundo. La única evidencia es que ser primero es un placer para la vista. No debemos olvidarlo.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 9 de marzo

Ver Post >
Trabajo y talento
img
José Miguel Aguilar | 07-03-2015 | 12:43| 0

En la mayoría de las ocasiones, el talento es insuficiente para alcanzar el éxito, aunque sin este es prácticamente imposible de conseguirlo, todo sea dicho. La excelencia, sobre todo en un deporte como el baloncesto, se consigue con grandes dosis de trabajo asociadas a la calidad individual y al rendimiento colectivo.

Cinco minutos de enorme sacrificio de Stefansson resultaron clave para cambiar el ritmo de un encuentro que el Herbalife Gran Canaria impuso con una actitud defensiva encomiable, cerrando las líneas de pase y presionando a toda cancha, cuyo reflejo en el marcador fue un inquietante 17-22, no tanto por la renta sino por las sensaciones que desprendían uno y otro equipo (el local tenía además la ausencia de Suárez, el jugador que acelera el ritmo de sus compañeros, y Vasileaidis sólo pudo disputar apenas tres minutos, lesionado en el gemelo).
El islandés despertó al Unicaja, que se desató en el segundo cuarto, determinante para la suerte final del encuentro. Luego Toolson y Kuzminskas se unieron para debilitar al equipo que entrena Aíto García Reneses, que fiel a la tradición fue recibido con muchos pitos. Tavares, que amenazaba el fortín del Palacio de los Deportes Martín Carpena tras una puesta en escena acorde a su altura, se diluyó con la salida de Fran Vázquez, superior en el tiro a media distancia. Igualado el rebote, el control del partido fue siempre de un Unicaja que se aferra al liderato a base de confianza, solventando toda clase de situaciones. Un triunfo culminado con un nuevo récord en esta temprada: 13 victorias como local.

P.D.: Artículo publicado en SUR el 2 de marzo

Ver Post >
Deseo y realidad
img
José Miguel Aguilar | 04-03-2015 | 1:22| 0

Otra vez deseo y realidad se confundieron en el amargo caminar del Unicaja en este ‘Top 16’ angustioso. Mientras el equipo malagueño necesita victorias que endulcen su clasificación, en la pista solo se ve interés sin rédito. Ímpetu y rendimiento con sabor a derrota en una nueva jornada europea. En un partido de más a menos, el Unicaja aguantó al Olympiacos como un equipo con aspiraciones, aunque al observar la tabla parezca lo contrario y la posición de colista se rebele con todos los argumentos.

Unas cuantas pérdidas insoportables y la escasa confianza para cerrar el rebote impidieron al cuadro malagueño afrontar el final de encuentro con superioridad, sobre todo en el plano moral, pues de haber encarado los últimos cinco minutos por encima en el marcador (58-58 a 7’15 del final, 61-60 a 5’55 tras dos posesiones fallidas para adelantarse) otro gallo hubiera cantado. Tras los cuarenta minutos en el Pireo quedan los fríos números: esta octava derrota seguida fuera de casa supone igualar la segunda peor racha en su historia europea –acumuló doce consecutivas en 2004–; Fran Vázquez igualó a Carlos Jiménez como el tercer jugador con más partidos en Europa vestido de verde (93), solo tiene por delante a Berni Rodríguez y Carlos Cabezas; Granger alcanzó a Haislip y a Archibald y se ha situado entre los veinte máximos anotadores en el viejo continente en su segunda temporada en Málaga y Germán Gabriel superó a Weis, Calloway y Garbajosa en partidos disputados (46) en Europa.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 28 de febrero

Ver Post >
Buena señal
img
José Miguel Aguilar | 18-02-2015 | 1:39| 0

El Unicaja llega a la Copa del Rey con la garantía de una planificación meditada y una preparación minuciosa. Así lo demostró ayer en San Sebastián, donde jugó muy mal, síntoma de una mente en ebullición por la abundancia de estrategia y por una momentánea disociación de ideas propias de estas fechas clave en la temporada, ya que se necesita el tiempo prudencial para asimilar conceptos nuevos que se introducen ex profeso ahora. Una buena señal.
Algunos pensarán que no llega fino a un torneo que afrontará como líder; otros nos inclinamos a aventurar que el equipo alcanza ese punto en el que gana hasta cuando su rendimiento está muy por debajo del talento y de la calidad de la plantilla. Pero es que Joan Plaza optó por la rotación y a los 13 minutos ya habían actuado los 12. Lo bueno es que tiene a todos los jugadores en disposición de ayudar durante los cuarenta minutos, pero lo malo es que no se premia la inspiración, que aunque te pille trabajando no llega a todos por igual.
Cinco primeros minutos extraordinarios de Golubovic, que aprovechó la ausencia de Doblas para anotar 14 puntos; una fase de acierto exterior de Vasileiadis en el último cuarto que le permitió abrir una pequeña pero decisiva brecha en un encuentro igualado; el acierto de Toolson desde la personal en los dos últimos minutos (los últimos ocho puntos del Unicaja fueron de tiro libre) y la dirección y la lectura de juego de Granger –el más valorado del choque– fueron suficientes para consumar una sufrida victoria, la quinta consecutiva en la Liga Endesa.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 16 de febrero

Ver Post >
Semana fantástica
img
José Miguel Aguilar | 16-02-2015 | 1:32| 0

La semana fantástica del baloncesto español inundará de ilusión muchos hogares con la celebración de un acontecimiento único en Europa, la Copa del Rey, que durante cuatro días se convierte en la fiesta del deporte mundial por la atracción que despierta en numerosos lugares de los cinco continentes. El trofeo que el equipo campeón levantará dentro de siete días en Las Palmas es el colofón perfecto a una riada de sensaciones, a un huracán de emociones, a una orgía de sentimientos plasmados en la paleta de colores en la que se convertirá las gradas del Gran Canaria Arena, que acoge este torneo ocho meses después de su inauguración.
Cientos de malagueños se harán notar en el flamante pabellón para apoyar al Unicaja, que por primera vez acudirá con el cartel de favorito por su trayectoria y por su juego hasta el momento, y, si gana hoy en San Sebastián, refrendado con el liderato de la Liga Endesa con el que ya partió en el sorteo de esta Copa del Rey que merece ser saboreada de forma lenta como en las cenas románticas de una noche de San Valentín.
El equipo que entrena Joan Plaza tiene esta mañana frente al Gipuzkoa una gran oportunidad de recuperar la alegría tras el varapalo del viernes frente a un Laboral Kutxa que, curiosamente, será el gran ausente en las islas afortunadas tras veinte años de presencias continuas. No suele beneficiar –la estadística y la historia también lo confirman– afrontar la competición del k.o. con el amargor de la derrota, máxime con el prurito de ser el mejor en España tras cuatro meses de competitividad extrema. Aparcada la Euroliga, le toca al equipo malagueño enarbolar la bandera de la pasión por una Copa que aventura resaca.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 15 de febrero

Ver Post >