Diario Sur
img
Autor: JoseMiguelAguilar
Cosa de meigas
img
José Miguel Aguilar | 08-01-2015 | 8:47| 0

Fue un partido raro, raro, raro que el sólido líder de la competición saldó con mérito. Que en la Liga Endesa, con un hombre en el conjunto rival de apellido Luz que milita en un equipo gallego se produzca un apagón es para pensar que las meigas sobrevolaron el Palacio. Además fue esperpéntico por la duración del incidente –casi hora y media se retrasó el partido– y por la falta de información a los espectadores, resignados en sus asientos sin saber qué hacer. Las imágenes deben provocar sonrojo a más de uno, con esa oscuridad que no presagiaba nada bueno. Desde luego al partido no le faltaron las exhibiciones de jugadores que un día vistieron de verde, como el mallorquín Corbacho y el hispanobrasileño Freire (también jugó en las filas contrarias el malagueño Pepe Pozas).
Fue un encuentro raro porque el dominio correspondió al Unicaja –pese a no controlar el rebote– hasta que sus jugadores se picaron con los del rival a ver quién metía más triples, algo rocambolesco cuando enfrente están consumados especialistas, como Corbacho, que anotó 6 de 11 intentos, y Freire, que consiguió 3 de 4. Fue un choque raro porque Granger llevaba 19 de valoración a los 13 minutos en una exhibición a la que ya nos tiene acostumbrados y luego se diluyó, y porque Green quería resarcirse de nefastas actuaciones anteriores y salió enfuchado, pero terminó frustrado. Y fue tan raro como el tercer cuarto del conjunto que entrena Plaza, donde solo logró diez puntos de valoración; causó perplejidad también los números de Triguero, que por momentos amargó a los pívots locales. Será cosa de meigas.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 5 de enero

Ver Post >
Volaron las musas
img
José Miguel Aguilar | 07-01-2015 | 1:15| 0

No se cumplió la máxima del artista, esa que dicta que el día que la inspiración llegue le pille trabajando. El Unicaja laboró ayer hasta la extenuación, pero su nefasto día en el tiro lo condenó a la derrota en el estreno del ‘Top 16’. Las musas no aparecieron por el Palacio y el conjunto que entrena Plaza pagó muy caro su desacierto en ataque (sin querer personalizar, valga el ejemplo de Green, que falló sus cinco lanzamientos desde las tres distancias, dos de ellos tiros libres en el último minuto que terminaron por finiquitar las escasas ilusiones de triunfo).
El ejercicio defensivo frente al Olympiacos –cuánta belleza encierra el esfuerzo de Fran Vázquez vigilando a Spanoulis casi a medio campo– mereció el sobresaliente, y desde luego mayor premio que la condena de perder por ocho puntos frente a un cuadro griego que hizo lo justo para ganar. Hasta los árbitros fueron injustos con los locales, al ser muy permisivos con su juego al límite. Así, al cuadro de El Pireo no le hacía falta brillantez en ataque –ya estaba Spanoulis para hacer fácil el baloncesto, de lo que se aprovechó Hunter–, ya que anotaba poco, pero era de dos o tres puntos, mientras su rival solo movía el marcador desde el tiro libre (solo logró un triple en 35 minutos).
La baja de última hora de Markovic también se notó, igual que el cansancio del tercer partido en siete días. Fue un duelo de pocos reproches a un Unicaja que solo sonrió al ver la favorable valoración final (72-66), lo que habla a las claras del encuentro tan serio que ofreció. Es el camino más corto hacia el éxito.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 3 de enero

Ver Post >
Para la historia
img
José Miguel Aguilar | 05-01-2015 | 1:59| 0

Volvieron las bufandas a ondear con intensidad en las gradas del Palacio de los Deportes. Volvió a sonar con fuerza la olla a presión en la que una afición entregada convierte el Martín Carpena. Posiblemente, el mayor espectáculo del mundo. Quizás, el escenario ideal para las gestas. Desde luego fue un encuentro para la historia, que recordó a los años dorados del baloncesto malagueño.

No había un título en juego, pero el orgullo de un Unicaja con hechuras de líder salió a relucir para entregarles a sus espectadores algo más importante, el corazón, que casi se le sale del pecho ante tantas adversidades en un partido que se le puso muy cuesta arriba. El Real Madrid hincó la rodilla, además, con malas formas, sin aceptar la superioridad del rival, sobre todo en el aspecto moral, y con protestas y técnicas desdibujó el triunfo logrado por los locales en la pista con gran merecimiento.

Porque ayer se demostró que el liderato no le viene grande al Unicaja. Más allá de ganar o perder un partido, queda la sensación de que el equipo de Plaza –así es para la afición, que le regala los oídos al comienzo de cada choque con una ovación de campeonato– cuestiona la supremacía del Madrid y Barcelona. Y lo hace desde el convencimiento de que tiene plantilla para opositar a un sueño. El Real Madrid lo fió todo a Rudy Fernández, colosal en la primera parte, pero como el resto del equipo fue de más a menos. Pero la pareja Granger-Vázquez resultó letal, el Unicaja fue superando contratiempos y se creció hasta dejarse el alma, como la afición, en perfecta comunión.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el miércoles 31 de diciembre

Ver Post >
Júbilo en el Palacio
img
José Miguel Aguilar | 30-12-2014 | 2:30| 0

Con un Palacio de los Deportes efervescente, en la mejor entrada de la temporada, el Unicaja logró la victoria más importante de esta campaña, por trascendencia (acabará el año entre los tres primeros e incluso el martes puede ser líder), belleza (gran riqueza táctica), dificultad (el contrario se puso nueve puntos arriba en el tercer cuarto y ganaba por cinco a seis minutos del final) y circunstancias (venía de dos derrotas consecutivas).

Llevado en volandas por una afición entusiasmada con su equipo y embelesada con el entrenador, el Unicaja tuvo que remontar en dos ocasiones tras el descanso frente a un Movistar Estudiantes que tácticamente fue superior a su rival durante muchos minutos al ‘negarle’ el juego interior y llevarlo a su terreno. Desde la defensa el equipo que entrena Joan Plaza, que jugó los últimos minutos con Kuzminskas (motor del cambio de tono del encuentro) y Suárez juntos, intentó contrarrestar su mal día en ataque, pero necesitó de un gran Thomas y de un bravo Granger para llevarse finalmente la victoria.

Al Unicaja le costó frenar a Nacho Martín, sustento madrileño, hasta el punto de llevar 21 puntos de los 42 anotados por su equipo. Cuando consiguió pararlo (no anotó en los últimos 15 minutos), y pese a que el Estudiantes jugó sus mejores minutos sin su líder ofensivo, el cuadro malagueño oteó el camino del triunfo y la afición explotó de júbilo, consciente de la importancia de su apoyo, en una comunión con la grada que recuerda a los tiempos gloriosos en los que su equipo optaba a los títulos. A estas alturas nadie le da como favorito en las apuestas, pero en la pista está siendo de los mejores de la competición. Y eso, después de lo vivido tiempo atrás, tiene un gran mérito.

P.D.: Artículo publicado en SUR el 28 de diciembre

Ver Post >
Hablar en plural
img
José Miguel Aguilar | 25-12-2014 | 12:56| 0

El Unicaja llega a Navidad como el mejor equipo de la otra Liga y con las mismas victorias que el líder. Y eso, dejando de lado otras circunstancias, es para celebrar. Plaza llega a Navidad siendo mejor entrenador de lo que era cuando llegó a Málaga, porque equipo y técnico han crecido considerablemente de forma paralela. El preparador, incluso, dio ayer una nueva muestra de su inteligencia y coherencia con sus declaraciones tras la derrota. A diferencia de la semana anterior, en la que hizo un papel que no es el suyo, ayer tiró de liderazgo y motivación para reconocer los errores de su equipo que le costaron el liderato de la Liga y el triunfo tras dominar a su rival por 15 puntos (lo curioso del caso es que más de la mitad de las derrotas  han tenido el mismo denominador común). Quizás tras estas palabras no vuelva a ocurrir más.
Como en la derrota pierden todos, habló en plural de los fallos, siendo consciente de los suyos propios, como la mala utilización de los cambios o la pésima gestión del partido en relación a los tiempos muertos. Un ejemplo: con 31-46, el Unicaja no supo cerrar el partido después de que el CAI estuviera cuatro largos minutos sin anotar. La consecuencia fue que el cuadro que entrena Ruiz Lorente consiguió un 10-0 de parcial. Ahí se equivocó el entrenador y los jugadores, sobre todos aquellos que por problemas físicos son conscientes de que no están ahora mismo para jugar y no reconocen su inferioridad en la pista. En fin, que llega la Nochebuena y hay más motivos de felicidad que de desdicha en el entorno del Unicaja. Brindemos por eso.

P.D.: Artículo publicado en SUR el 22 de diciembre

Ver Post >