img
Autor: JoseMiguelAguilar
Supo a gloria
img
José Miguel Aguilar | 24-11-2014 | 2:15| 0

El Unicaja ha aprendido a dar lustre a su historia, a homenajear a las leyendas que sembraron de gloria su camino. Hubo un tiempo en el cual la ignorancia del club de su pasado levantaba sarpullidos. Esta vez no fue así. En una sucesión de imágenes inolvidables antes del encuentro en el videomarcador, el club malagueño honró a Veljko Mrsic, ese jugador cuya contratación fue el primer síntoma de la grandeza a la que aspiraba el Unicaja a comienzos de siglo. Su fichaje fue la constatación de que en Los Guindos se iba a por todas. Hoy el dálmata es ayudante de Repesa, el técnico que hace dos temporadas certificó la mejor campaña europea de su historia en cuanto a resultados, aunque no en el objetivo final, con peor balance en las dos competiciones nacionales.
Con esta emotividad arrancaba un encuentro con una meta muy atractiva: la clasificación virtual para la siguiente fase de la Euroliga. Con la trascendencia del partido y un calendario que asusta, al Unicaja le pudo la presión, atacó mal y defendió peor a los dos mejores jugadores del Cedevita, un viejo rockero cuya música suena bien en ataque, Ukic, más anotador que base y de más a menos, y un valor en alza, Miro Bilan.
A remolque en muchas fases, el choque constató que a veces en el baloncesto los números no lo dicen todo. La estadística favoreció a Golubovic y los intangibles a Fran Vázquez, junto con Toolson, la palanca que impulsó al Unicaja hacia un escenario mejor. Por  eso el triunfo supo a gloria, la misma que la leyenda que se sentó en el bando rival.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 22 de noviembre con motivo del partido entre el Unicaja y el Cedevita, cargado de trascendencia y emotividad, con Repesa sentado en el banquillo rival y Mrsic, gloria eterna del club, como ayudante del técnico croata

Ver Post >
Despertar a tiempo
img
José Miguel Aguilar | 18-11-2014 | 12:48| 0

Dicen que los jugadores terminan mimetizándose con el entrenador, se vuelven camaleones en parajes agrestes. Dominan la escena y acaban convirtiéndose en algo intrínseco del paisaje. Este Unicaja tan superior a rivales de mitad de la tabla hacia abajo exhibe las cualidades que demanda su técnico, hasta el punto que asume la personalidad de un Joan Plaza que hoy presenta en Madrid su novela ‘Despertar a tiempo’, que fue lo que hizo el equipo tras tres derrotas consecutivas: Palmear con fuerza en el tablero del destino y postularse para cotas mayores con un juego que divierte, posible gracias a un gran acierto desde el triple y coherencia en el ataque buscando a los pívots para desarmar los únicos recursos del cuadro visitante.
Plaza, un tímido reconvertido que esboza en páginas en blanco palabras alejadas del baloncesto, debe estar muy satisfecho con la reacción de su equipo frente a un Tenerife que decepcionó (había ganado sus tres partidos fuera de casa), tanto como equipo como sus individualidades. La mejor forma de salir de una racha negativa es ganar confianza para el futuro, y ayer el Unicaja se dio un baño de autoestima, y se pudo ver que Toolson vive un gran momento –es el gran anotador del equipo–, que Kuzminskas es muy diferente al de la temporada pasada y que Green reivindica un puesto en el corazón de los aficionados.
Después de los dramas de los últimos días, incluida alguna fábula con ogro croata, la novela de ayer tuvo un final feliz. Y con moraleja.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 17 de noviembre

Ver Post >
Ventolera en el Unicaja
img
José Miguel Aguilar | 17-11-2014 | 12:01| 0

El viento es el enemigo de la lluvia, porque cuando aparece aleja las nubes que derraman agua. En el Unicaja siempre están liados con el poniente, porque encajan mal las críticas que arrecian tras el temporal (léase derrotas). Le dan ventoleras. Es como si hubiera aflorado cierta ansiedad, que se hubiera trasladado a la plantilla. Debe serenarse el club en una época en la que por fin comienzan a verse los resultados de un proyecto basado en la continuidad y en la confianza.
Lo que bien empieza, bien acaba, y la renovación del entrenador antes de que el balón echara a rodar es una muestra del trabajo bien hecho. Tras ocho victorias –el mejor comienzo de su historia–, llegan tres derrotas, por cauces bien distintos, justificadas desde la superioridad del CSKA, el agotamiento contra el Joventut y la persecución de un árbitro que hizo historia en al señalar seis técnicas, cinco a los locales. Lo nunca visto. Excusas perfectas.
Resulta que a veces no hay que justificar nada porque el deporte es caprichoso, aunque pertinaz. El que se entrena bien durante la semana juega bien el partido. Axioma sobre el que se construye la teoría de que este Unicaja ilusiona, llega a divertir, tiene carácter, jugadores comprometidos, un técnico que sabe lo que quiere y un club que tiene claro dónde quiere llegar. Por fin.
Como diría Iturralde en el fútbol: «Jueguen». Hoy es un buen momento para retomar la senda de la victoria. Llega el Tenerife asociado a unas estadísticas que invitan a pensar en un partido complicado. Pero hoy es domingo y el Unicaja juega en casa. ¿Se puede pedir algo más cuando se desea alcanzar la felicidad?

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 16 de noviembre

Ver Post >
Sorbo de felicidad
img
José Miguel Aguilar | 14-11-2014 | 10:26| 0

Fue un querer y no poder. De esas veces que deseas de todo corazón algo, pero sabes que nunca lo conseguirás, que no está a tu alcance por mucho que te estires. La chispa envuelta en magia que encendió la racha ganadora del Unicaja se ha apagado porque el físico no ha podido soportar tanto contratiempo en forma de lesión. La mala defensa al comienzo del choque y el desacierto en el tiro durante todo el partido son otros síntomas más de esta fase de agotamiento que exhibe el conjunto malagueño. Puro cansancio mental.
Ayer, además, se unió un arbitrajo nefasto –jamás vi nada parecido–, saldado con 6 técnicas, 5 para los locales (incluido dos a Plaza, que ha hecho de la protesta otro sistema de juego y acabó descalificado) y un rival con varios jugadores de primer nivel –¡qué lujo ver a Devin Smith!– que venía herido en su orgullo por varias derrotas inesperadas.
Es decir, con todo en contra, el partido tornó en un ejercicio de superación casi insufrible. Pero el orgullo cubre muchos defectos, y ayer primero Thomas y luego Suarez, que regresó tras la lesión, se erigieron en líderes frente al desaliento.
Refugiado en una zona, el Unicaja hasta llegó a saborear la victoria cuando alcanzó la ansiada orilla de verse por delante en el marcador. Fue un breve instante (58-57), pero pleno de felicidad después de remontar trece puntos en diez minutos. La épica expiró con el sinsentido arbitral, la poesía que destilaba ese esfuerzo por luchar contra todos los elementos fue prosa mal escrita en un guión previsible, con demasiados renglones torcidos.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 14 de noviembre, con motivo del partido frente al Maccabi, marcado por el festival de silbato del árbitro croata Radovic, que pitó seis técnicas, cinco al equipo local. Nunca vi nada igual en un partido de baloncesto.

Ver Post >
¡Vaya rebote!
img
José Miguel Aguilar | 12-11-2014 | 5:42| 0

Me imagino a ese aficionado sentado delante del televisor con más cabreo que frío en una Málaga ya abrigada ante un repentino invierno que ayer heló hasta el alma del acérrimo seguidor del Unicaja. Perder te cambia el ánimo, pero la derrota en Badalona sacó del baúl de los recuerdos la oculta falta de espíritu de un equipo que además exhibió el peor defecto que un entrenador puede detectar: la desidia casada peligrosamente con la apatía, un maridaje que sabe a frustración.
Ya se sabe que Moscú es una ciudad para visitar, y para estar el tiempo justo. El retraso en entrar en el encuentro tras el viaje europeo desde la capital rusa le costó al equipo malagueño su condición de invicto en la Liga Endesa frente a un Joventut que más que acierto tuvo más carácter. La enorme diferencia en el rebote marcó el choque (guarden las estadísticas porque el cuadro visitante tuvo mejor porcentaje en tiro desde las tres distancias), y Plaza no opuso recursos ante los argumentos del rival.
Por ejemplo, era el día para darles más minutos a los jóvenes y, sin embargo, los utilizó solo como rotación en momentos intrascendentes. Frente a la veteranía del conjunto catalán -cinco jugadores tienen mas de 32 años-, la apuesta era la frescura de los canteranos. Pero se equivocó, como la mayoría de los jugadores a la hora de enfocar el partido. No hay excusas para la imagen ofrecida ayer. ¡Vaya rebote!

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el lunes 10 de noviembre

Ver Post >