Diario Sur
img
Autor: JoseMiguelAguilar
El Unicaja disputa hoy en Valencia el partido más importante de la década
img
José Miguel Aguilar | 25-03-2017 | 2:03| 0

Reservar fuerzas, guardar recursos tácticos o ir a por todas. Bendita tesitura, difícil decisión. Los equipos grandes tienen eso, que su devenir en la élite es la continua toma de opciones a cual más complicada. El azar, el destino, la suerte, la fortuna, o lo que sea, ha querido que el Unicaja y el Valencia se encuentren en la Liga a cuatro días de dirimir una final europea. Además se da la paradoja de que en una semana se enfrentarán tres veces, que durante la temporada se han visto las caras otras tantas y que el miércoles 5 de abril pueden volver a jugar en el partido definitivo por el título de la Eurocup. Y, por supuesto, hay muchas posibilidades de que el ‘play-off’ vuelva a reunirlos en una eliminatoria, bien de cuartos o de semifinales, porque en la final se antoja una utopía.

Esta tarde el encuentro de Liga es tan importante para el Unicaja como para el Valencia. El equipo malagueño no puede permitirse el lujo de dejarse llevar en la clasificación y caer hasta el séptimo puesto porque su andadura en la fase por el título de Liga sería una vereda de espinas sin flor alguna que engalane su camino; el cuadro ‘taronja’ tiene serias opciones de terminar la fase regular como líder, con todo lo que supone cara a la competición nacional y a las posibilidades cuantiosas de volver a la Euroliga la próxima temporada (se puede acceder a la misma ganando la Eurocup o siendo el mejor equipo de la Liga tras Real Madrid, Barcelona y Baskonia).

Y la tesitura se plantea irremediablemente: el Unicaja acumula tres derrotas frente al Valencia esta temporada y cinco en total; si pierde hoy afrontaría la final en unas condiciones que afectarían a la moral del equipo, porque en la mente se acumularían sensaciones negativas difíciles de borrar. Hay quien piensa que si gana hoy es más difícil volver a ganar el martes en el primer partido de la final de la Eurocup, pero es una teoría sin argumentos deportivos sólidos porque el rival presenta un balance demoledor frente al conjunto que entrena Plaza. Y amenaza con prolongar su racha de victorias frente al club de Los Guindos.

Más allá de los resultados de esta semana, el destino de ambos equipos vuelve a cruzarse en un momento trascendental para ambos. Hay que recordar que el Unicaja ganador de títulos gravitó a costa del Valencia, cuando en la temporada en la que aterrizó Scariolo en Málaga fue capaz de ganar la eliminatoria de cuartos de final sin importarle que el equipo de la ciudad del Turia tuviera el factor campo a favor. Esa victoria (16 de mayo de 2004) dio paso a un ciclo exitoso que duró hasta 2007 e incluso 2008.

Una década después, Unicaja y Valencia pugnan por ser el cuarto en discordia de la élite del baloncesto español para asaltar la plaza que pone en juego la Euroliga junto a los mejores del continente en una competición que este año ha sorprendido a propios y extraños por su competitividad y su atracción para el espectador, atónito ante la igualdad, las sorpresas y el talento que exporta esta renovada Euroliga.

Diez años después, la suerte de Unicaja y Valencia puede cambiar a mejor en un enfrentamiento directo que puede dejar graves secuelas para el perdedor. Por eso, quizás el de esta tarde sea el partido más importante de una década. Para mí, incluso más importante que el del martes, porque el de hoy puede ser un encuentro definitivo –achucharía la clasificación liguera, rompería la tónica vencedora del Valencia, daría un golpe en la mesa, acallaría la Fonteta y dejaría muchas dudas en el equipo que entrena Pedro Martínez- y el de la próxima semana es el primero de una serie de tres en el que si pierdes el primero puedes ganar los dos siguientes y llevarte el título y la gloria. Fue lo que hizo el Unicaja de Scariolo (ganó el cuarto y el quinto definitivo de aquellos cuartos de final del ‘play-off’) antes de contemplar en todo su esplendor la belleza de la gloria que representaron la conquista de la Copa del Rey, de la Liga y de la presencia en la ‘Final Four’ de Atenas. Ojo, no olviden que soñar es lo único que es gratis en esta vida. Y, además, reconfortante y recomendable.

Ver Post >
Málaga detuvo el tiempo para gozar con la clasificación del Unicaja para una nueva final europea
img
José Miguel Aguilar | 18-03-2017 | 12:10| 0

 

Mis notas (17 de marzo de 2017, Unicaja-Lokomotiv Kuban, partido de vuelta de las semifinales de la Eurocup)

 

La hora detenida

Y el reloj se paró en una noche mágica que quedará almacenada en el baúl de las emociones. Málaga detuvo el tiempo para gozar con la clasificación del Unicaja para una nueva final europea. Y en casa el gusto es una exquisitez para el paladar. Fue el partido soñado, con una salida en tromba, un Palacio de los Deportes a rebosar, un ambiente ensordecedor con una afición incólume al desaliento que se divirtió de lo lindo y un rival maniatado por la avalancha de triples con la que el conjunto local encauzó un triunfo que supone el pasaporte para un sueño. El título de la Eurocup espera a la vuelta de la esquina e, inopinadamente, puede ir a parar a las remozadas vitrinas de Los Guindos. Falta solo un último esfuerzo. ¡Quién lo diría hace un mes tras ver la trayectoria del equipo en este torneo en el que debuta esta temporada! Con un 9-0 para empezar y un 32-13 para marcar territorio, con Nedovic en plan estelar, Fogg de protagonista inesperado en ataque y Omic soportando sobre sus hombros todo el peso del juego interior, el Lokomotiv Kuban tardó tanto en reaccionar que convirtió el encuentro en una fiesta de la afición malagueña, incrédula por el desarrollo dulce del choque, pero que también supo sufrir en esos momentos en los que el cuadro ruso apuró sus opciones gracias a Baburin, el único entonado al principio, y a Jones, que cuajó una gran segunda parte. De nuevo, el Unicaja se aferró a la defensa para solventar la crucial baja de Musli, y aunque perdió el rebote fue una consigna técnica luchar por cada balón que escupía el aro. Fue tanto el empeño que puso el Unicaja en agradar a su afición que el partido pasó tan rápido en esa hora detenida en la que el gozo alcanzó el clímax.

 

Vuelta de honor

Plaza, como los toreros antes de salir por la puerta grande, recorrió el Palacio aplaudiendo a la afición su apoyo, que ayer fue en número de 10.361 espectadores. El ambiente fue el de las grandes ocasiones. Recordó a la noche mágica del triple de Pepe Sánchez frente al Barcelona que supuso acudir a la ‘Final Four’ de Atenas en una Euroliga de ensueño.

 

29.000 puntos

No podía ser otro. El mejor jugador del partido, Nedovic, anotó el punto 29.000 del Unicaja en Europa. Fue un tiro libre que subió al marcador el 11-3 y entró en la historia del club. Además, el serbio acumula ya 303 puntos en competición continental vestido de verde.

Ver Post >
El sueño y la fábula del Unicaja en Krasnodar con una final europea en juego
img
José Miguel Aguilar | 15-03-2017 | 10:25| 0

 

 

Mis notas (14 de marzo de 2017, Lokomotiv Kuban-Unicaja, primer partido de semifinales)

Apareció el conejo

El difunto Manel Comas ideó una teoría para partidos como el de ayer del Unicaja, en el que fue de menos a más y terminó sorprendiendo en su cancha de manera rotunda al Lokomotiv Kuban, que sólo sumó 38 puntos en los últimos 30 minutos. El entrenador catalán, apodado el ‘sheriff’, la denominó la teoría del conejo, que no es otra cosa que estar agazapado hasta dar el golpe definitivo. La frialdad con la que empezó el cuadro malagueño (ni una sola asistencia y ni un rebote ofensivo en el primer cuarto) y la facilidad con la que anotaba el conjunto ruso no hacían presagiar nada bueno. Además, la baja de Suárez restaba poder defensivo, Nedovic apenas lucía por falta de chispa y Alberto Díaz no era el de otras ocasiones. Sin embargo, en el encuentro en el que más equilibrio mostró el cuadro que entrena Plaza –no solo no abusó del triple sino que tiró con criterio– se sobrepuso a todas las circunstancias y se aferró a una labor colectiva encomiable apenas vista esta temporada. La lesión de Musli en el minuto 24 (con 39-38 en el marcador) fue la espoleta que terminó por detonar el juego visitante, con Brooks en plan imperial, Omic sólido en el rebote defensivo y los tiradores (Dani Díez, Fogg y Smith) acertando en los momentos precisos: como ejemplo, el único triple que metió Wacynski, en el minuto 33, sirvió para elevar la renta hasta los 13 puntos. El Unicaja desató la tormenta perfecta para desactivar a su rival, que encajó un 7-21, y ganar de forma plácida e inesperada en una semifinal europea, provocando una pésima imagen del cuadro de Krasnodar en el último cuarto.

Triunfos destacados
Solo tres veces ha ganado el Unicaja por 16 puntos en Europa, aunque la de ayer es la primera fuera de casa. Casualmente, el primer triunfo por ese tanteo fue frente al Barcelona en el ‘play-off’ de cuartos que desembocó en la ‘Final Four’ de Atenas; el segundo fue frente al Panathinaikos en un ‘Top 16’ de la Euroliga.

Táctica
Detalles: Lafayette volvió a quedarse inédito en otro partido importante y Dani Díez jugó minutos de ‘4’ por la baja de Suárez.

Ver Post >
Cuando el talento se pone al servicio del sacrificio: inteligente victoria del Unicaja frente al Joventut
img
José Miguel Aguilar | 13-03-2017 | 6:53| 0

 

Mis notas (Unicaja-Joventut, 12 de marzo de 2017)

Lección aprendida

 

El Unicaja ha aprendido por fin que solo desde la defensa se puede lograr el triunfo. El talento te permite aspirar al éxito, pero sin sacrificio no se alcanza. Después de una gran victoria suele producirse una gran decepción producto de la pérdida de tensión tras la cita decisiva. El Unicaja, aún con la euforia de su pase a semifinales de la Eurocup en mente, salió enchufado, con un 8-0 en el marcador y un 9-1 en rebotes que evidenciaban su concentración, pero fue un espejismo porque en el minuto 15 Plaza ya había utilizado a los doce jugadores en busca de la fórmula con la que encauzar el partido. Y esta no era otra que la de volver a recurrir al quinteto ayer titular que marcó el signo del encuentro, al fajarse atrás en un tercer cuarto brillante en ambos lados de la cancha (anotó 34 puntos). Dos brechas ofensivas importantes, la de Wacynski para remontar tras el descanso los cinco puntos que había tomado de renta el Joventut en su mejor cuarto, el segundo, y la de Brooks para sentenciar el choque -el estadounidense se ha consolidado como pilar imprescindible-, bastaron para evitar sobresaltos en este crucial y bonito momento de la temporada. Pasar por algún apuro al final tras adquirir una ventaja de 17 puntos es entendible con el horizonte de cuatro partidos en ocho días con una final europea en juego. Llama la atención que el conjunto malagueño ganó acertando solo cuatro triples y sufriendo 19 pérdidas.

 

Nervios

Omic parece enfadado con el mundo, y se desquicia fácilmente con los árbitros. Ayer su briega no tuvo el premio que merecía y en el último cuarto se fue al banquillo con un cabreo descomunal.

 

Futuro

El Joventut pasa por el momento más delicado de su historia por culpa de los problemas económicos que le asfixian. Sería imperdonable su desaparición. Es un club histórico cuya cantera ha dado mucho al baloncesto.

Ver Post >
El día que el Unicaja volvió a ilusionar a su afición: una gran victoria en Munich
img
José Miguel Aguilar | 10-03-2017 | 8:57| 0

 

 

Mis notas (8 marzo de 2017, tercer partido de cuartos de final frente al Bayern de Munich)

Exhibición defensiva

Exhibición de seriedad de un Unicaja que se empleó a fondo en defensa para voltear su suerte en la Eurocup y, de paso, remontar una eliminatoria que le lleva a semifinales, con Nedovic surfeando sobre la ola de juego más grande vista esta temporada. Por primera vez una gran plantilla se transformó en un gran equipo, la asignatura pendiente de Joan Plaza, y por eso pudo superar al Bayern Munich tras tres derrotas. Ninguno de los diez jugadores que actuaron acabó con valoración negativa, el dato más revelador de la concentración que mostró el cuadro malagueño, que dominó todo el choque –solo en dos ocasiones se vio abajo en el marcador– y en todas las facetas a su rival, incluido el rebote, decisivo.
Las grandes victorias llegan tras actuaciones destacadas, y en Alemania sobresalieron Musli por dentro, Nedovic por fuera y penetrando, y Fogg, que se unió a la fiesta tras el descanso. Equilibrio total. Más allá de las actuaciones individuales, el Unicaja fue creciendo durante el partido, con una puesta en escena brillante (ni una pérdida en los diez primeros minutos) y un último cuarto en el que anotaron hasta seis jugadores. La clave en el plano ofensivo estuvo en su porcentaje en el triple, que lo fue elevando cuarto a cuarto, y al final superó al conjunto alemán en acierto en tiros de campo.

 

El banquillo
Plaza fue el gran protagonista del encuentro al no parar de vociferar para corregir y animar a sus jugadores –su voz se colaba de forma nítida por los micrófonos de ambiente del pabellón–, y por su decisión de no utilizar a Lafayette cuando fue titular los dos choques anteriores. ¿Estrategia o decisión predeterminada?

Compromiso

Brooks quiso jugar pese a su lesión y lo hizo durante veinte minutos. No estuvo acertado, pero su decisión es de la que unen un vestuario. Igual que Smith, que en un día nada brillante, apareció en un momento clave, minuto 36, para anotar en menos de cuatro minutos sus únicos cinco puntos del encuentro.

Ver Post >