img
Autor: JoseMiguelAguilar
El Unicaja se olvida de jugar y pierde en casa con el Bilbao
img
José Miguel Aguilar | 07-03-2010 | 2:26| 0

El Unicaja se olvidó de anotar en el último cuarto, Aíto se olvidó de utilizar a Cook manteniendo en la pista a un desafortunado Dowdell, la afición se olvidó de partidos anteriores y silbó el pésimo juego de su equipo en el periodo decisivo, la suerte se olvidó de acompañar a un equipo malagueño que se vino abajo incomprensiblemente… Con todos estos mimbres, el cesto se rompió y el Unicaja sufrió una derrota inesperada, dolorosa y ciertamente dañina para sus intereses.

Mientras, el Bilbao Basket forjó su victoria en su constancia y en su acierto en el triple tras el descanso. Es verdad que tuvo mucha potra, como se dice por aquí, en algunos tiros que entraron en el último segundo o después de tocar aro, salir rebotado y penetrar la red. Pero eso también cuenta, sobre todo cuando estás en racha, como es el caso del cuadro vizcaíno.

Pero el equipo de Fotsit Katsikaris se mereció el triunfo pues dominó a su rival la mayor parte de los minutos, tuvo a un jugador decisivo como Banic (25 de valoración gracias a 15 puntos sin fallo, con seis tiros de dos y tres tiros libres) y a un Paco Vázquez que recordó al triplista que se coronó en el All Star de Málaga, con cinco aciertos de siete intentos, un 71%.

La derrota duele especialmente porque corta una racha maravillosa que había ilusionado a la afición del Unicaja.

Duele también porque se produce en casa, ante un público que ha presenciado ya demasiadas decepciones.

Duele sobremanera porque se produce en un partido en el que por fin se les vio algo de su potencial a Guillem Rubio (ocho puntos producto de ocho tiros libres, más dos rebotes, cinco faltas recibidas y 13 de valoración) y de Saúl Blanco, más entonado que en anteriores citas. Decepcionaron Printezis, Dowdell y Welsch, mientras que Cook perdió su chispa, y aunque repartió 8 asistencias, perdió 4 balones y sólo anotó un triple de cinco intentos.

El Unicaja intentó jugar con dos bases, cambió la defensa zonal de 3-2 a 2-3 (equivocadamente, según transcurrió el partido) y buscó contrarrestar la eficacia de su rival.

Pero se vino abajo porque moralmente es un equipo muy débil, de actitud frágil ante las dificultades, como se ha visto en muchos partidos y se obcecó en ataque olvidándose de su defensa.

Es un importante paso atrás para un Unicaja que se aferra al play-off como única arma de salvar una temporada llena de altibajos. La derrota frente al Bilbao Basket en un momento dulce del equipo malagueño puede hacer más daño en la plantilla que cara a la clasificación, sin olvidar que esta es su tabla de salvación para una campaña que algunos quieren cerrar de forma prematura.

Quintetos:

Unicaja: Cook (3), Blanco (6), Jiménez (8), Printezis (7) y Archibald (14) –cinco inicial–, Gomis (no jugó), Berni Rodríguez (9), Dowdell (2), Welsch (3), Rubio (8), Freeland (6).

Bilbao Basket: Javi Rodríguez (5), Warren (4), Mumbrú (7), Hervelle (7) y Moiso (7) –cinco inicial-, Paco Vázquez (15), Seibutis (-), Markota (2), Banic (15), Salgado (7) y Blums (8).

Árbitros: Amorós, Araña y Cardús.

8.000 espectadores en el Palacio de los Deportes Martín Carpena.

Ver Post >
El Bilbao resiste, preocupación en el Unicaja
img
José Miguel Aguilar | 07-03-2010 | 1:22| 0

Tercer cuarto diferente a los dos anteriores. Las tornas cambiaron, y mientras el Bilbao mejoró su porcentaje de triples a fuerza de intentarlo y acertar, el Unicaja se dedicó a meter balones dentro a Archibald para subir su porcentaje de tiros de dos.

En pleno festival anotador de triples del Bilbao, Aíto ordenó una zona –pese a que los puristas desaconsejan esta opción, por lo que la teoría no siempre se cumple- que frenó en seco el ataque visitante.

El Unicaja, por fin, encontró a jugadores desaparecidos todo el año, como Guillem Rubio y Saúl Blanco. Demasiado poco frente a un Bilbao que en estos diez minutos anotó seis triples y no perdió un solo balón.

Dominio local del rebote, con Archibald máximo anotador del Unicaja, en el que han conseguido algún punto todos los jugadores que saltaron a la pista. En el Bilbao, Paco Vázquez se ha erigido sorprendentemente en el líder de su equipo, 12 puntos.

El Bilbao resiste, el Unicaja empieza a preocuparse por la suerte final del encuentro.

Ver Post >
Los triples despiertan al Unicaja
img
José Miguel Aguilar | 07-03-2010 | 12:55| 0

Como no podía ser de otra manera, conociendo la trayectoria del Unicaja esta temporada, los triples despertaron al equipo que entrena Aíto García Reneses.

Sendos triples de Berni Rodríguez y Carlos Jiménez obligaron a Fotsis Katsikaris a pedir un tiempo muerto, ya que el Bilbao Basket había perdido casi toda su ventaja adquirida en los diez primeros minutos. Así del 12-19 se pasó al 18-19.

Curiosamente, otros dos triples con los mismos protagonistas llevaron la igualdad al marcador, primero con empate a 23 y luego con el 26-26. Luego, a 2.48 para la conclusión, Dowdell adelantó al Unicaja, 30-28, pero el Bilbao no se arrugó.

Cada pérdida de los locales se traducía en canasta fácil para los visitantes. Y es que si el Unicaja tiró del triple para enjugar diferencias, el Bilbao se marchó al descanso arriba en el marcador, 34-36, gracias a la velocidad de sus transiciones y a los contraataques, que les permitían dominar el tiempo del encuentro.

Al descanso, Berni Rodríguez y Carlos Jiménez son los máximos anotadores del Unicaja, con seis puntos, Archibald domina en los rebotes, con cuatro capturas, y es el alero madrileño el más valorado con 9 puntos.

En el Bilbao, Marko Banic arrasa en todas las estadísticas, con 7 puntos, 4 rebotes y 13 de valoración en 11.28 minutos.

Pese a la igualdad en el rebote, con 17 para cada equipo, la impresión es que gana el Bilbao, y eso es porque el Unicaja está fallando demasiadas canastas fáciles, hasta el punto de que lleva un paupérrimo 37% en tiros de dos, mientras en triples se va hasta el 50% con cuatro de ocho.

El Bilbao acumula nueve pérdidas y paga su mal porcentaje en tiros de tres, con tres de 13, un 23%.

Ver Post >
El Unicaja se atasca en ataque
img
José Miguel Aguilar | 07-03-2010 | 12:54| 0

Primer cuarto de mínimos, pese a las máximas aspiraciones de ambos equipos. Precipitación a raudales, errores por doquier, anotación bajísima y aburrimiento para regalar.

En este panorama, el Bilbao pescó en río revuelto y a 3.40 del final vencía por 5-9, y eso que Warren tuvo que sentarse antes de tiempo (sólo tres minutos y poco en pista) por culpa de las faltas, dos.

Lejos de reaccionar, el Unicaja parecía perdido en el horizonte de una mañana invernal y con un cielo plomizo, tanto como el juego del cuadro malagueño. El 7-15 en el marcador provocó los primeros silbidos procedentes de las gradas de un semivacío Palacio de los Deportes Martín Carpena.

Aunque los locales hicieron un intento de reacción, 11-15, el primer cuarto terminó con 12-19.

Hervelle, 5 puntos y 3 rebotes, junto a Javi Rodríguez, 7 de valoración, son los mejores del conjunto vasco.

Archibald, con 3 puntos y 3 rebotes, tira del carro del Unicaja.

Quintetos iniciales:

Unicaja: Cook, Blanco, Jiménez, Printezis y Archibald

Bilbao Basket: Javi Rodríguez, Warren, Mumbrú, Hervelle y Moiso.

Árbitros: Amorós, Araña y Cardús.

Ver Post >
Previa del Unicaja-Bilbao Basket
img
José Miguel Aguilar | 07-03-2010 | 12:23| 0

Partido de exigencia para un Unicaja que necesita olvidar su varapalo europeo –fuera del Top 16 de la Euroliga a falta de un partido en tierras polacas frente al Prokom- y que se enfrenta a un rival en el mejor momento de la temporada, con cuatro victorias en los últimos seis partidos. El Bilbao Basket, tras la llegada de Katsikaris en el banquillo y Hervelle en la pista, está de dulce

El equipo que entrena Aíto García Reneses ha ganado todos sus partidos de febrero, tres –qué pena que no jugara la Copa del Rey-, y cuenta con el mejor jugador del mes del carnaval, Omar Cook, un base que asiste, anota y lleva en volandas a su equipo.

Después de los resultados de ayer, se antoja imprescindible la victoria para el Unicaja si quiere agarrarse a esa extraordinaria posición en la clasificación, un sexto puesto que invita a soñar.

Ver Post >