img
Autor: JoseMiguelAguilar
El Unicaja, en manos del Zalguiris
img
José Miguel Aguilar | 12-02-2010 | 1:26| 0

Para bien o para mal, la suerte del Unicaja en la Euroliga está en manos del Zalguiris. El equipo lituano recibe en casa de forma consecutiva al Unicaja y al Asecco Prokom. Si el equipo malagueño es capaz de vencer en Kaunas, rezará por una derrota del cuadro polaco en tierras bálticas. Así, si el Zalguiris es capaz de vencer al Prokom, al Unicaja le bastará con ganar en Polonia por un solo punto, pues damos por hecho que el CSKA de Moscú se impondrá a los dos equipos que le siguen en la clasificación, dada su aparente superioridad.

Dicho esto, por eso quizás doliera tanto la derrota hace una semana frente al Prokom. Porque el Unicaja fue encuadrado en un grupo donde la diosa fortuna le permitió un camino esperanzador. Y falló. En el momento menos oportuno. En casa y ante el rival más directo para jugarte la clasificación.

Dicho esto, quizás no deberían doler tantas prendas viendo cómo la Euroliga pone a cada uno en su sitio en el ecuador del Top 16. Ahí está el Panathinaikos, que aún no conoce la victoria, o el Real Madrid y el Caja Laboral, con un camino incierto tras las derrotas de este jueves. Sólo el Barcelona parece cumplir entre los candidatos, con CSKA y Olympiacos invictos.

Dicho esto, a lo mejor hay que acudir al refranero: ‘El que no se consuela es porque no quiere’. Por decir algo, vaya.

Ver Post >
El Palacio de los Deportes Martín Carpena o el Circo Romano
img
José Miguel Aguilar | 09-02-2010 | 12:43| 0

Definitivamente, el Palacio de los Deportes Martín Carpena no es refugio del Unicaja. Es una trampa. No sirve de madriguera a los cachorros que buscan el calor familiar, sino de cubil donde se visten de fieras las que airean sus temidos rugidos.

Sirva esta licencia literaria para despojar de magia un recinto que ha vivido muchos momentos de gloria y también tumultos dignos de consideración. Pero ahora hay en juego algo más.

Maljkovic, en su día, en una de esas ingeniosas frases con las que pretendía levantar a su equipo, habló de gladiadores, gladiadores modernos vestidos de jugadores de baloncesto. Hoy el Palacio parece el Circo Romano en el que a falta de sangre se piden cabezas por doquier.

Parte de la afición que acudió el sábado a ver el partido frente al Lagun Aro GBC pidió la dimisión de Aíto García Reneses con pancartas y una emorme pitada a la hora de ser presentado –también se observaban rótulos pidiendo la marcha de Berdi Pérez y Juanma Rodríguez–. Me parece correcta su posición. Es su forma de protestar por el devenir de la temporada. Corrección ante todo.

Lo que me pareció indignante fue escuchar los silbidos a ciertos jugadores en los primeros compases del encuentro. Por ejemplo, a Jiri Welsch en el primer minuto de juego al perder un balón.

Creo que este equipo tan falto de talento ha convertido en estrellas a Cook y Welsch, cuando no dejan de ser simples jornaleros. Pero de ahí a menospreciar su trabajo de forma tan humillante en pleno ejercicio de profesionalidad dista un abismo.

A mí me produce sonrojo estos comportamientos. Creo que la crítica hay que saber articularla para evitar que el huracán de la ira se lleve todo por delante.

Porque una cosa es que no nos gusten los huevos que pone y otra cargarnos la gallina.

Ver Post >
En pleno Carnaval toca quitarse la careta: el Unicaja cierra su era moderna
img
José Miguel Aguilar | 04-02-2010 | 12:51| 0

Polonia fue en su día el mantra al que se invocaba para resaltar lo inalcanzable, ya que fue un equipo de esa sufrida tierra el que cercenó las antaño aspiraciones europeas del Unicaja.

Los más viejos del lugar recordarán al Mazowszanka, que en febrero del 97 sajó el corazón de los malagueños en los cuartos de final de la Copa Korac, techo de un equipo humilde que de la mano de Javier Imbroda se afanaba en alcanzar la grandeza a pasos agigantados.

Y se consiguió, con más sacrificio del que algunos hoy pueden imaginar; con el trabajo de mucha gente, la mayoría anónima, que sentía este club como de la familia. Vivía y sufría sus victorias y derrotas como propias. Así, llegaron los éxitos, los títulos, el gozo de ver jugar con la camiseta verde a grandísimos jugadores y el colofón a una trayectoria envidiable en España.

Casi tres lustros después, otro equipo polaco, el desconocido Asseco Prokom, cierra la era moderna del Unicaja. Ha terminado un ciclo.

Esta noche, 3 de febrero de 2010, se ha roto la barrera del ridículo en casa (la del ridículo fuera de casa se sobrepasó el día que se perdió por 53 puntos en Badalona), se ha derribado la valla de la lógica, se ha resquebrajado definitivamente la comunión entre afición y equipo que pendía de un hilo fino esta temporada tras consumar fracasos tras fracasos, ya sea a la hora de mirar la clasificación y no disputar la Copa del Rey; o en la planificación del proyecto, con cinco bases en la plantilla en cuatro meses; o en el juego del equipo, donde el único y máximo responsable es el entrenador, Aíto García Reneses: algunos dicen que acusa una jubilación de oro al sol malagueño. Sigo pensando que está más que capacitado para reconducir el proyecto… de la próxima temporada. Ésta está más que finiquitada.

Berdi y Juanma ya no pueden esconderse por más tiempo. Las circunstancias les superan. Son los máximos responsables del desaguisado, de los refuerzos que no lo son, de los desequilibrios de un equipo que hace bien poco fue subcampeón de la Copa del Rey y tuvo el último tiro para jugar la final de la Liga… con este mismo entrenador pero una plantilla bien diferente.

Aíto ya no puede ocultar tampoco las carencias del equipo. Se acabaron los paños calientes. Si tiene que utilizar sólo a cinco jugadores, que lo haga. Y si no se siente capacitado para llegar a mayo, debe dejarlo.

Es el momento de acabar con las imposturas. Aunque estemos en Carnaval, ya todos deben quitarse la careta.

Ver Post >
Este Unicaja es un equipo crepuscular
img
José Miguel Aguilar | 01-02-2010 | 4:47| 0

Lágrimas de impotencia resbalan por las mejillas humedecidas por el bochorno contemplado ante el televisor. Este Unicaja huele a equipo crepuscular, sabe a proyecto quemado, se observa moho en su engranaje, caducidad en su filosofía vital.

Este Unicaja que no jugará la Copa del Rey tiene pinta de quedarse fuera del ‘play-off’, al elegir el camino más empinado para hollar la cumbre del éxito. Cansinamente se dirige hacia el mayor fracaso de su historia. Y nadie parece entenderlo. Nadie busca remedio.

Este Unicaja sin talento, con escasa capacidad de sacrificio, con jugadores de rostro impasible, que no transmiten ni ilusión ni pasión, se encomienda a un Dixon incapaz de tirar de un carro sin ruedas (¡Qué pésimo último cuarto en Vistalegre frente a un Real Madrid en proceso aún de alta creación!).

Este Unicaja con jugadores de vuelta de todo, sin ganas de nada, se aferra a una Euroliga que tampoco dice ya mucho por estos lares. Sólo un cruce morboso previo a la ‘Final Four’ despertaría a una afición adormecida por el juego ramplón de su equipo.

Cuando las flores de primavera inunden mayo de color, entonces diremos que entre todos nos lo cargamos y él solito se murió. Pobre Unicaja.

Ver Post >
Entre mandamientos anda el juego, llega Zabian Dowdell y se va Taquan Dean
img
José Miguel Aguilar | 21-01-2010 | 3:56| 0

El quinto mandamiento reza: “No matarás”, el acto más impuro para la Iglesia católica, pues encierra la mayor de las debilidades humanas, el instinto más bajo, la pasión más impía.

En baloncesto, el quinto base de un equipo en poco más de tres meses de competición sentencia: “No has hecho los deberes en verano”, que traducido al lenguaje actual sería: “Has fracasado en la planificación deportiva”, lo que debería corresponder a una dimisión, al menos, a la admisión pública del error. Aunque no hay mayor exposición al público que fichaje tras fichaje, salida tras salida, altas y bajas continuas que alteran el desarrollo normal de un trabajo ya de por sí incompleto por culpa de la adversidad en forma de lesiones. ¡Qué año!

Llega Zabian Dowdell (un completo desconocido, lo que no tiene por qué equivaler a descosido en el traje nuevo que desea vestir el Unicaja) y se va Taquan Dean, otro fracaso, éste en el juego exterior, un tirador con un pésimo porcentaje en el tiro que jamás apuntó a estrella en un equipo con altas miras. ¡Y era una de las figuras de un conjunto decepcionante ya antes de empezar por los tremendos desequilibrios que presentaba la plantilla!

Ruboriza el número de jugadores empleados este año por el Unicaja para no conseguir apenas nada, fracasar en el primer gran objetivo de la temporada, la clasificación para la Copa del Rey, e irritar continuamente a una afición a la que las excusas le suenan a octavo mandamiento: “No dirás falso testimonio ni mentiras”.

Foto de Zabian Dowdell en el primer entrenamiento: Unicajab.fotopress

Ver Post >