img
Autor: JoseMiguelAguilar
Más que un bache
img
José Miguel Aguilar | 08-05-2015 | 10:53| 0

La ilusión del primer puesto futuro nos cegó el presente y ahora resulta que cualquier tiempo pasado esta temporada es mejor. Era tan bonito el liderato que no miramos el calendario de aúpa que debía afrontar un Unicaja que encara mayo en las peores condiciones posibles. Esta plantilla no está muerta, está de parranda por culpa de las lesiones y de un bajón físico que ha provocado una racha de tres derrotas consecutivas, dos de ellas inexplicables hasta hace una semana. Ahora el cuadro malagueño entra en un terreno desconocido, pues nunca se vio en esta tesitura, y el peligro del agujero negro en el que se ha metido radica en que no se sabe cuándo va a salir. Más que bache, parece un socavón.
A mí no me preocupa el bajo nivel de juego que exhibe ahora el Unicaja porque hay razones para explicarlo, igual que el pésimo porcentaje en el tiro (solo tres triples anotó en los primeros 35 minutos) está estrechamente relacionado con el estado de una plantilla que hasta ahora ha sabido contrarrestar con victorias todos los obstáculos que se le surgido. Por fuera y por dentro no se encuentra el equilibrio para cerrar los partidos, y cualquier dificultad torna en situación casi imposible de superar. Hay que salir del pozo ya.
A mí sí me preocupa la escasa confianza que tiene Joan Plaza en Kuzminskas. Su talento es necesario en medio de la confusión que envuelve al equipo malagueño. Una vez más jugó demasiado poco para lo bien que estaba el lituano y lo mal que estaban la mayoría de sus compañeros. Es verdad que tiene carencias defensivas, pero me parece una temeridad desperdiciar su calidad en ataque.
Lo único positivo –además de la colosal actuación de Granger- de un partido en el cual el conjunto local encajó más de veinte puntos por cuarto es que la zona planteada por Plaza permitió soñar con una remontada que se palpaba en el ambiente, pese al mal juego. Es bueno tener recursos para lo que se avecina.
El CAI, que sumó su cuarta victoria consecutiva en Málaga, a cual más dolorosa para el Unicaja (eliminación de su Copa del Rey y fin al sueño de ganar todos los partidos de casa), jugó un encuentro extraordinario, y cualquiera diría que atravesaba por una mala racha de juego…

P.D.: Artículo publicado en SUR el 4 de mayo

Ver Post >
Raro, raro
img
José Miguel Aguilar | 06-05-2015 | 11:46| 0

Algunos se escudarán en las lesiones (Germán Gabriel es baja y Toolson, Vasileiadis, Granger o Fran Vázquez acusan dolencias de diversa índole que le impiden estar en plenitud); otros se ampararán en la entidad del rival (poderoso, superlativo, insuperable), y habrá hasta quien acuda a teorías conspirativas para explicar la razón por la cual el Unicaja no puede terminar líder de la fase regular de la Liga Endesa, una posición privilegiada que permite contar con tu afición en los partidos más complicados en el ‘play-off’ por el título. Pero el equipo malagueño que aspiraba ayer a desbancar al Real Madrid del mejor puesto fue una caricatura de ese conjunto que durante más de veinte jornadas ha mirado por encima del hombro a sus rivales.
En un partido raro, raro, raro (con el entrenador blanco expulsado en el segundo cuarto, un arbitraje desquiciante y una agresividad en los jugadores locales que causó extrañeza y llevó al comentarista de TVE Lalo Alzueta a hablar durante el descanso del encuentro de batalla, tal fue el grado de dureza en el juego), el equipo que entrena Joan Plaza fue de menos a menos, porque nunca estuvo a la altura de las circunstancias.
Al principio porque salió con un quinteto defensivo que no logró su objetivo, luego porque hay jugadores muy lejos de la forma ideal para encarar el tramo decisivo de la temporada y después porque no supo oponer resistencia cuando un vendaval llamado Felipe Reyes (anotó 16 puntos casi consecutivos) lo sacó a empujones de la cancha en un tercer cuarto ciertamente decepcionante.
A falta de calidad, intensidad, fue el lema de un Real Madrid campeón de la Copa del Rey, aspirante al trono europeo en la ‘Final Four’ que se disputa en casa y encaramado a lo más alto para conquistar el título liguero. Desde luego que no era un partido para jugarlo a medio gas, como ya advirtió Plaza en la previa. Demasiadas faltas, demasiadas pérdidas, demasiados errores en el tiro pesaron más que su encomiable actitud ante el rebote, el único elemento que hizo pensar en una reacción con el paso de los minutos. Pero un dato impidió cualquier ilusión: el Unicaja, líder de la Liga en porcentaje de tiros libres, había fallado seis al descanso… Todo muy raro.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 1 de mayo

Ver Post >
Ganó la necesidad
img
José Miguel Aguilar | 28-04-2015 | 9:51| 0

Entre el sueño del liderato y la pesadilla del descenso se impuso la necesidad. La actitud, el esfuerzo, la intensidad, el acierto… Todos fueron ayer sinónimos del juego del Baloncesto Sevilla, que dominó de cabo a rabo a un Unicaja sin alma y obcecado con el tiro al plato, perdón, con el triple. Ha sido hablar de ganar la Liga y el fiasco a las primeras de cambio es de los que escuecen, ya que el derbi tuvo un color especial en plena Feria de Abril, el del conjunto que entrena Luis Casimiro, también más acertado que su rival en el banquillo, un Joan Plaza que se olvidó de Kuzminskas y, sobre todo, de Green, el único jugador del cuadro malagueño que anotaba con facilidad. Quizás el lituano falle en defensa, pero en tardes tan aciagas como esta su talento alimenta la ilusión.
La falta de rebote fue la gran evidencia del sufrimiento que le esperaba al Unicaja, que perdió los tres primeros cuartos, se vio quince puntos abajo en el último periodo y, por momentos, dio una penosa imagen en un partido televisado para toda Andalucía por Canal Sur –se agradece su vuelta, pues se le echaba muchísimo de menos– y por Orange Arena para todo el planeta.
Sonrojado por momentos por lo que transmitía el Unicaja en la pista, leí en Twitter durante el partido un mensaje que me abrió los ojos. El técnico del Valencia, Carles Durán, manifestó tras el triunfo de su equipo frente al Manresa: «Pido disculpas a nuestra gente, la segunda parte no ha sido digna del Valencia, no ha habido ningún esfuerzo». Palabras que le honran y que se echan en falta por otros lares.
A Plaza, que, repito, no tuvo su tarde, tampoco es que se lo pusieran fácil los jugadores, sin argumentos ante el mal día de Vasileiadis o Toolson por fuera y Golubovic y Fran Vázquez por dentro. Tampoco Granger dirigió al equipo como nos tiene acostumbrados, y así es muy complicado ganar fuera de casa. Además del citado Green, Stefansson y Markovic maquillaron el escenario ante la falta de estrella, pero quizás jugaron menos de lo esperado. A expensas de lo que haga el Real Madrid hoy, es un mal síntoma perder antes de jugarte la primera plaza en cancha del segundo clasificado. No obstante, se merece este Unicaja una prueba de confianza cara al jueves.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 26 de abril

Ver Post >
Talento
img
José Miguel Aguilar | 31-03-2015 | 6:45| 0

Negado ante el triple en un comienzo de partido irregular, el talento de Kuzminskas y la actitud de Germán Gabriel sacaron al Unicaja del atolladero frente a un UCAM Murcia errático. El equipo local ganó por aplastamiento (siete jugadores sumaron más de diez puntos de valoración), ya que en ataque siempre tuvo confianza y en defensa candó su aro; todo lo contrario que su rival, que echó en falta a un referente ofensivo.

 

La labor de desgaste que empleó ayer el conjunto que entrena Joan Plaza se mide a la perfección en el hecho de que dejó a varios contrincantes por debajo de sus promedios, especialmente a un viejo conocido, Lima, el termómetro de su equipo en cuanto a intensidad y brío (Cabezas tuvo momentos álgidos y Kelati instantes de lujo –tres triples seguidos– y de sombras). Poco a poco, el líder marcó su territorio y camina firme hacia un objetivo ilusionante.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 30 de marzo

Ver Post >
Muy verde
img
José Miguel Aguilar | 25-03-2015 | 1:20| 0

Hay dos formas de ganar, dos formas de convencer, dos formas de jugar. Y ambas son muy válidas. Ayer se pudo comprobar en Tenerife. El Unicaja arrasó al Iberostar en el primer tiempo con Green estelar, inspirado, certero y eficaz (17 puntos en los primeros cinco minutos y medio). Mostró su superioridad en la segunda parte con un Suárez majestuoso, combativo, trabajador, dominador y hasta anotador.
En el partido más cómodo de la temporada, el conjunto que entrena Joan Plaza recuperó a casi todos sus lesionados y su increíble porcentaje de acierto en el triple –bordeó el 70 % en tres cuartos de encuentro– le permitió modular su juego, hasta el punto de que no necesitó a un Fran Vázquez que cometió dos faltas muy pronto. Afianzado en la parte alta de la clasificación, nos espera una recta final de Liga apasionante.

 

P.D.: Artículo publicado en SUR el 23 de marzo

Ver Post >