Diario Sur

img
Categoría: teledeporte
Mejoría insuficiente del Unicaja, que pierde otra vez de paliza (86-65, en Madrid)

Veintiocho minutos para la esperanza y doce para el olvido. El Unicaja puso contra las cuerdas al Real Madrid en un partido donde el equipo malagueño no se jugaba nada y el cuadro local necesitaba imperiosamente la victoria para no decir adiós al Top16 de la Euroliga. Al final, se impuso la lógica y el campeón de la Copa del Rey doblegó con claridad a un rival  (86-65) que se dejó ir en un último cuarto nefasto.

Fueron Abrines y Lima, los únicos que no salieron tocados de la Copa del Rey, la nueva imagen de un Unicaja que quiere salir cuanto antes del agujero negro en el que tritura sus ilusiones. El talento de la joven promesa -qué ganas tenemos de que sea una realidad pronto- y la actitud del pívot brasileño contagiaron a un equipo que tomó rentas importantes al principio, pero que no supo administrar y al descanso la igualdad era la nota predominante.

En esos minutos se pudo ver a un Rowland más inspirado, a un Fitch anotador, a Darden de comienzos de temporada antes de lesionarse… La pena es que Zoric es una sombra de lo que fue y Sinanovic no es consciente de que se está agotando su última oportunidad de triunfar en la élite. En un día en el que podía jugar muchos minutos por las lesiones de Freeland y Garbajosa, el bosnio cometió varias faltas tontas en ataque perjudicando notablemente a sus compañeros.

En fin, hay cosas que no cambian, y otras que va a costar recuperar. El Real Madrid no se esperaba un Unicaja tan activo, tan trabajador en defensa -su zona se le atragantó muchos minutos al cuadro que entrena Pablo Laso- y tan acertado en ataque, y la celebración del título le pesaba como una losa. Pero entre Mirotic y Llull se encargaron de poner las cosas en su sitio, y Carroll se unió a la fiesta del pabellón de deportes de la Comunidad de Madrid.

El Unicaja iba cediendo paulatinamente, perdiendo frescura, permitiendo segundas opciones al conjunto madridista y cometiendo demasiadas pérdidas de balón, 18, que terminaron condenándole a otra abultada derrota y convirtiendo el Top16 en una tortura difícil de asimilar. Cinco partidos y cinco derrotas, con -75 de diferencia entre puntos anotados y encajados, una auténtica barbaridad, una oda al despropósito.

El domingo, en casa, frente a un poderoso rival, el Valencia, el Unicaja vuelve a tener la enésima oportunidad de demostrar que es capaz de superar este bache. Esta noche ha estado a punto de conseguirlo, pero en la vuelta de la Liga Endesa al Martín Carpena tiene que hacer mucho más para hacerse merecedor a la victoria.

Ver Post >
El Unicaja duerme líder. Felices sueños.

Mis compañeros de Deportes de SUR me van a tirar de las orejas por usar esta expresión, pero me viene que ni al pelo para justificar un mal partido del Unicaja saldado con victoria, la tercera consecutiva de la temporada. El Unicaja duerme este sábado líder de la Liga Endesa. Felices sueños para un equipo que ha hecho los deberes hasta ahora y para unos aficionados que se merecen un ramillete de alegrías en una ciudad muy dada a la tristeza.

 

El Unicaja jugó con fuego frente al Lagun Aro y afortunadamente no se quemó en San Sebastián. No se puede jugar peor en defensa y tener tantas opciones de victoria y, por supuesto, aprovecharlas.

 

Freeland es hoy en día uno de los mayores talentos ofensivos del baloncesto europeo, y el Unicaja deposita en el británico muchas de sus opciones cara al aro rival. Es verdad que también ha ganado sin el pívot inglés, pero con él en la pista todo es más fácil.

 

Valters ofreció lo peor y lo mejor en los muchos minutos que disfrutó. Salió cara, pero su defensa al base rival fue una cruz demasiado pesada para un equipo que iba siempre a remolque de su rival.

 

Darden se están mostrando como un jugador muy fiable, mientras Rowland tiene mucho recorrido por delante como director de juego, pero hasta ahora no ha desentonado. Que visto los antecedentes ya es bastante. Cuando Fitch mira al aro con regularidad y eficacia, el Unicaja tiene muchas opciones de victoria. Y Sinanovic tiene que imponerse más frente a jugadores veteranos que saben cómo sacarlo del partido. Por cierto, buenos minutos de Berni Rodríguez, que frenó la sangría ofensiva del cuadro donostiarra en el segundo cuarto. Y Zoric parece que puede aportar momentos de estabilidad, lo que no hizo en la primera jornada y realizó de sobra en la segunda.

 

Esperemos que la lesión de Jorge Garbajosa no le impida disputar el próximo partido. Sería la peor de las pesadillas. Y ahora toca soñar…

Ver Post >
Para el Unicaja, la vida puede ser maravillosa

En el segundo aniversario de la muerte de Andrés Montes, el Unicaja puede decir bien claro y muy alto su frase favorita: “La vida puede ser maravillosa”. Frase mítica que deberíamos asumir todos al levantarnos, pero que sintetiza como pocas un estado de ánimo, una sensación placentera, un torrente de emociones en plena efervescencia de la realidad.

 

El Unicaja está feliz, se le nota, y no lo esconde. Ha ganado los dos primeros partidos y la vida se ve de otro color desde la parte alta de la clasificación. Solo cuatro equipos, Barcelona, Caja Laboral, Unicaja y Asignia Manresa (Blancos de Rueda tiene un partido menos, pero no ha perdido aún) han conseguido imponerse en las dos primeras jornadas. Y el equipo malagueño no pierde la ilusión de seguir así otra jornada más.

 

Este sábado juega en la cancha del Lagun Aro, que todavía no conoce la victoria, por lo que es doblemente peligroso. El cuadro donostiarra ha formado un buen bloque, pero quizás se note que es una plantilla con nuevo entrenador, Sito Alonso, y muchos jugadores nuevos. Que necesita tiempo para acoplarse. Esperemos que tarde un poquito más…

 

Mientras los aficionados malagueños presumen de equipo, yo me escondo de la vergüenza que pasé viendo el Regal Barcelona-Asefa Estudiantes. El conjunto del Ramiro de Maeztu dio mala imagen, es verdad, pero si lo dirigentes de la Liga Endesa promueven este espectáculo nos quedaremos sin baloncesto de alto nivel en poco tiempo. Barça y Real Madrid, aunque haya perdido en Bilbao, están muy por encima de los demás en cuanto a presupuesto y capacidad de generar recursos llegado el momento de reforzarse en mitad de la temporada. Y eso es jugar con doble baraja. Y encima, con las reglas de este año.

 

Julián Felipo lo explica perfectamente en su blog. Y es que el marco de contratación es un sumidero de pesadillas en forma de pasaportes que indignan al aficionado de a pie.

 

Si queremos que la Liga Endesa se parezca cada vez más a la de fútbol, con dos equipos muy por encima del resto de rivales por culpa del maldito dinero, lo están consiguiendo.

 

Esto de los pasaportes es como aquella famosa frase de Groucho Marx: “¡Hay tantas cosas en la vida más importantes que el dinero! ¡Pero cuestan tanto!.”

Ver Post >