img
Libertad de expresión
img
Héctor Barbotta | 13-03-2017 | 09:14

S ucedió en Marbella, pero podría haber pasado en otro sitio. Una persona que ejerce el periodismo se acercó a la madre de una celebridad gravemente enferma y se interesó por el estado de su hijo. La mujer encontró un momento para el desahogo. La periodista, que no había revelado su condición de tal, no tuvo reparo en convertir en noticia la confidencia de una madre desesperada. La mujer se encontraría con su confianza traicionada y publicada en una web, de la que a su vez beberían luego otros medios y agencias que ignoraban cómo se había obtenido la noticia. Historias así se han convertido en parte del paisaje, igual que las webs que desconocen la frontera entre el interés personal del periodista y el interés general de los lectores o, peor aún, entre el periodismo y el chantaje.
Este tipo de situaciones no suele ponerse sobre la mesa. Es difícil saber si es por corporativismo o porque un oficio cuyo entorno se degrada día a día aconseja no meterse a criticar a colegas porque uno nunca sabe a qué puertas se puede ver obligado a llamar. O quizás, simplemente, porque los periodistas no debemos dedicarnos a hablar de nosotros. Una de las cuestiones que primero se aprenden en este oficio es que no hay buenos profesionales éticamente reprochables y que el grado de invisibilidad que se alcanza es directamente proporcional a la calidad de lo que se hace. A raíz del comunicado de la Asociación de la Prensa de Madrid, se habla mucho de los periodistas, del grado de libertad con que trabajan y de las presiones que sufren. Y si bien no es buena noticia que se hable de los periodistas, mucho menos que se pretenda transmitir que las presiones son una situación anómala. Trabajar bajo presión, de cargos públicos, de cualquier entidad implicada en una información o de estúpidos que se escudan en el anonimato de las redes forma parte de la rutina de cualquiera que haga medianamente bien su trabajo. Las peores presiones no son las que se denuncian, sino las que surten efecto.
El periodismo está en peligro. Pero no por las presiones, sino por la mala praxis, por las condiciones en las que trabaja la mayoría y por el desprecio por la verdad de quienes ejercen el poder público y el privado. En un país donde los medios se achican cada día y donde dos titiriteros han dormido en prisión, que tiene a un rapero en la cárcel y en el que el fiscal acaba de denunciar a una drag queen, escuchar que la libertad de expresión peligra porque los de Podemos presionan a periodistas sería para partirse de risa si no fuese para llorar.

Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella