Diario Sur
img
Nostalgia de la decadencia
img
Héctor Barbotta | 14-06-2017 | 18:34

Ha muerto Adnan Khashoggi y hay quienes han recordado con indisimulada nostalgia aquella época en la que sus fiestas llenaban de glamur los veranos de Marbella. Su finca de 900 hectáreas La Baraka, en Benahavís, y el yate Nabila, fondeado en Puerto Banús, eran el escenario habitual de aquellos saraos que situaban a la ciudad en el epicentro del lujo en el Mediterráneo.
Las fiestas de Khashoggi, por supuesto, tenían muchos más aspirantes que invitados y por eso quienes pasaron en algún momento por ahí, o incluso quienes estuvieron cerca, las han recordado como aquellos privilegiados a quienes el destino los premia como testigos de un acontecimiento histórico.
El magnate, que en su día fue considerado como quien había cogido el testigo de Aristóteles Onassis como la persona más rica del mundo, tenía toda la estética de los villanos de las películas de James Bond de aquella época, que además de tramas de espías ofrecían al espectador todo un manual de estilo.
Pero Khashoggi no sólo se parecía a los malos de las películas de 007 en su aspecto físico, en la vestimenta, en el yate (que de hecho se utilizó en una de las entregas de la saga) y en las fiestas que organizaba. Porque Khashoggi era un malo de los de verdad. De los muy malos.
Por cuna y por educación –su familia estaba muy bien relacionada con la casa real saudí y la fortuna de su padre le permitió acceder a una educación de privilegio en una de las mejores universidades de Estados Unidos– tuvo la oportunidad de elegir a qué dedicar su vida. Y su decisión fue convertirse en traficante de armas. El mayor traficante de armas de unos años en los que la Guerra Fría convirtió a buena parte del planeta en escenario de conflictos de baja intensidad que dejaron un reguero insoportable de muertos. Un marco perfecto para quien vio en su facilidad para poner en contacto a los países fabricantes de armas con los dictadorzuelos de variado pelaje que las necesitaban –bien para imponerse en disputas regionales, bien para someter a sus pueblos– una inmejorable oportunidad de negocio.
Aquella facilidad para construir relaciones y utilizarlas en su beneficio convirtió a Khashoggi en el hombre más rico del mundo. A diferencia de lo que se suele creer, Marbella no era solamente el lugar donde venía a gastarse el dinero que ganaba sembrando muerte por todo el mundo, sino una pieza más del engranaje de sus negocios, el escenario perfecto para tejer su red de influencias.
Las crónicas de la época muestran cómo además de estrellas del espectáculo como Liz Taylor, Brooke Shields o Farrah Fawcett Majors, a quienes Khashoggi traía vaya uno a saber con qué incentivos, también acudían sanguinarios dictadores como el congoleño Mobutu Sese Seko, posiblemente atraídos con la posibilidad de departir con las celebridades de la época. No hay que ser muy perspicaz para concluir que aquellos saraos servían también para cerrar negocios.
La nostalgia con la que muchos vecinos de Marbella han recordado en estos días aquellos años, algunos porque ya no se cobran propinas como las de entonces, otros por lo que suponían de aparente brillo para la ciudad, permiten concluir que en aquel momento no se cuestionaba ni a la figura de Khashoggi ni a los medios que había utilizado para satisfacer su codicia. Tampoco se tenía en cuenta la estela de sufrimiento y dolor que sus negocios habían dejado por todo el mundo. Su cicerone en Marbella, Jaime de Mora y Aragón, tampoco es en absoluto cuestionado, sino que a falta de una, la ciudad alberga dos estatuas que lo recuerdan. Afortunadamente, de aquella época no quedó ningún bulevar Khashoggi que hoy nos avergonzaría.
Khashoggi bien podría funcionar como metafóra de un concepto que comenzó a arraigar por entonces y que llevaba a concluir algo asi como que da igual de dónde obtienen el dinero los millonarios que nos visitan siempre y cuando se lo gasten aquí y no den problemas.
Aquella idea, que Jesús Gil se atrevió a reconocer en voz alta como una confesión más de cuáles eran sus valores morales, sólo se empezó a cuestionar a partir de diciembre de 2004, cuando un ajuste de cuentas entre narcotraficantes se llevó por delante la vida de un niño de siete años, acribillado a balazos en la peluquería de un hotel en Puerto Banús.
Es verdad que Khashoghi no fue el único personaje de esta calaña que pasó por Marbella. Ahí tuvimos hasta no hace mucho a Monzer Al-Kassar, un emprendedor que se movía en la misma rama comercial y con la misma poca discreción que el saudí. Aunque la ciudad carece de barreras para impedir que estos personajes vengan y campen a sus anchas, porque sólo el Gobierno y sus ministerios de Exteriores, de Interior o de Hacienda cuentan con los instrumentos para hacerlo, sí corresponde a sus vecinos decidir a quién toman como referencia, a quién eligen admirar y, pasado el tiempo, a quién recuerdan con nostalgia.
Es posible que aquella Marbella del glamur de los setenta y los ochenta tenga algo del estilo que se ha ido perdiendo con los años a medida que la actividad turística fue mutando en un fenómeno de masas. Pero no sobra preguntarse si aquel relativismo moral que permitió que Khashoggi se sintiera cómodo y admirado y que puso como referencia esa idea de que el dinero siempre es bienvenido cualquiera sea su origen no fue el que acabó abriendo las puertas del poder político municipal a Jesús Gil, con los resultados conocidos.
Consuela pensar que hoy día sería imposible que un traficante de armas reconocido se convirtiera en la referencia de los saraos y las celebraciones veraniegas por más estrellas rutilantes de Hollywood que fuese capaz de traer.
El tiempo suele tender a endulzar los recuerdos, pero posiblemente aquella época no sea merecedora de la nostalgia que ha salido a la luz estos días.

 

Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella