img
Se acabó la incertidumbre
img
Héctor Barbotta | 17-06-2017 | 15:37

El nuevo centro de salud de San Pedro era una de las actuaciones comprometidas en el pacto de investidura que inclinó hace dos años la balanza de Opción Sampedreña en favor de la candidatura del socialista José Bernal. El viernes, tras la firma en presencia de la flamante consejera de Salud, Marina Álvarez, del protocolo por el que la Junta se compromete a construirlo, el teniente de alcalde de San Pedro y vicepresidente de OSP, Rafael Piña, mostró su satisfacción por el grado de cumplimiento del acuerdo. El partido sampedreño tiene previsto revisar formalmente el pacto antes de fin de mes, aunque la posición ya expresada por Piña deja poco margen para la incertidumbre.
La situación no era la misma días atrás, cuando se conoció que un informe de la intervención general de la Junta ponía freno a la intención municipal de adelantar la financiación de las obras con sus propios fondos.
Este informe cayó como un cubo de agua fría en el tripartito, ya que coincidió en el tiempo con el periodo en que Opción Sampedreña abrió el debate ya anunciado en su día sobre su revisión del pacto de gobierno a mitad del mandato. Se temió que la no concreción de las inversiones de la Junta pusiera en peligro la continuidad del tripartito y ello obligó a una intensa labor de mediación entre el gobierno municipal de Marbella y la Junta de Andalucía para buscar una solución. Esta tarea la asumió el secretario de Política Institucional del PSOE andaluz, Francisco Conejo, quien durante la semana del 29 de mayo al 2 de junio acudió a Marbella en al menos tres ocasiones para informar de la marcha de las negociaciones y calmar los ánimos entre los miembros de OSP.
Cuando el viernes 2 de junio  tomaron estado público las reuniones que OSP había mantenido con dirigentes del PP y las opciones de posible cambios en el Ayuntamiento que allí se habían barajado, el asunto ya estaba solucionado. Ese mismo día, la Plataforma de Contratación de la Junta publicaba la licitación para la adaptación del proyecto, la prueba que OSP necesitaba como garantía de que el compromiso de la Junta iba en serio.

Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella