img
Zapatos
img
Héctor Barbotta | 27-07-2017 | 07:15

Tú mírale los zapatos; si los lleva viejos o incluso sucios, no es un chorizo». El consejo se escuchó atentamente hace años, mucho antes de que invadiera la sensación de que la política se había convertido en terreno abonado donde oportunistas, caraduras y sinvergüenzas de toda calaña encontraban su hábitat ideal. Cuando Jesús Gil parecía solamente un paracaidista que había caído en territorio ajeno y no un maestro que acabaría creando escuela.

Hasta entonces no había sido siempre así. Basta con mirar, ahora que se acaba de cumplir el 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas, el currículum de muchos de los políticos de entonces. Había muchos burócratas del antiguo régimen que mutaron oportunamente sus convicciones y hasta limpiaron antecedentes, pero también, frente a ellos, además de un buen puñado de resistentes a la dictadura, profesionales y catedráticos que aparcaban sus carreras porque entendían que el país necesitaba de su esfuerzo en un momento de esperanzas pero también de incertidumbres.

Resulta muy difícil pensar que en aquellos años alguien podía tomar la decisión de meterse en un partido con la expectativa de medrar. La política no parecía ser, por entonces, un buen lugar para llenarse los bolsillos. El derrotero que tomaría con los años era insospechado.

Cuando el exalcalde de Casares Juan Sánchez entró en política afiliándose al Partido Comunista tenía 18 años. Al dictador todavía le faltaban dos años para morirse en la cama y el PC era una organización clandestina. Sus aspiraciones, con toda seguridad, eran otras de las que acabarían siendo.

Cuando en el futuro se estudie la degradación moral que acompañó en la Costa del Sol a la burbuja inmobiliaria posiblemente haya que recurrir a las sentencias judiciales. Un saga cuya obra más célebre es ‘Malaya’ pero que engorda a medida que los tribunales van describiendo, con retraso pero también con detalle el paisaje completo de una época. La última es la del ‘caso Magestic’, cuya investigación permitió conocer a una organización criminal del Este de Europa que se había instalado en estos lares en los comienzos de la década pasada y cuya resolución explica con pelos y señales la complicidad política que uno de sus representantes encontró en el Ayuntamiento de Casares, donde gobernaba un alcalde con casi 30 años de currículum y a quien avalaba una trayectoria nacida en la resistencia a la dictadura.

La sentencia explica, sin decirlo, que el dinero fácil de la burbuja llevó su tentación hasta territorios insospechados. Y permite concluir también que la fórmula de observar los zapatos no funciona.

Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella