img
Lolo baja de la montaña
img
Héctor Barbotta | 21-12-2017 | 12:23

El montañismo pierde un escalador de ‘ochomiles’ y Podemos gana un portavoz. Esa ecuación sintetiza la decisión adoptada por el secretario local de la formación morada, Manuel González ‘Lolo’, de interrumpir de momento su carrera deportiva para volcarse en la actividad política.
Con cinco ‘ochomiles’ en el currículum, a Lolo le resta coronar tres cumbres en el Himalaya para completar la lista de las cimas más altas del mundo, una meta que se había marcado cuando se convirtió en montañista de élite y que ahora deja de momento aparcada para volcarse decididamente en la política. Se trata de una interrupción momentánea, pero con 52 años puede convertirse en una renuncia definitiva. Cuando el virus de la política entra en el organismo parece difícil desprenderse de él.
«Los motivos para entrar en política son la consecuencia de la decisión que tomé hace unos tres años por el hartazgo y la repugnancia que me producen la gestión política de algunas personas que representan a partidos como PP y PSOE», explicó ayer González en una nota en la que dio a conocer esta decisión y agradeció a los medios de comunicación la cobertura informativa que durante todo este tiempo se ha dado a sus hazañas en las cumbres más altas de la Tierra. En el escrito, ‘Lolo’ recordó sus dos momentos más difíciles, cuando estuvo a punto de perder la vida en Lhotse en 2011 y el accidente sufrido dos años más tarde en Dhaulagiri, en el que perdió la vida un compañero de expedición.
En la nota, el dirigente de Podemos reconoce que renunciar a completar su currículum con todos los ‘ochomiles’ es una decisión muy difícil, pero que lo hace para dedicarse a la política pese a que en Podemos existe el criterio, que él mismo comparte, de que la dedicación a la actividad pública es siempre provisional. «La duración de esta nueva faceta de mi vida va a depender de dos factores: que mis compañeros y compañeras de Podemos sigan confiando en mí y que la ciudadanía también lo haga en el caso de que forme parte de una candidatura de Podemos».
La formación morada se enfrenta a un momento de decisiones y su secretario general quiere estar en primera fila. Tras haber sido elegido para ocupar el cargo rentado que le corresponde al grupo municipal de Podemos en el nuevo organigrama del Ayuntamiento, González se dispone a presentarse para renovar como secretario general en Marbella en una elección que presumiblemente la dirección nacional del partido fijará para febrero. Previamente la formación debatirá en un encuentro político algunas de las cuestiones más candentes. Entre ellas se encuentra la posible confluencia con Izquierda Unida también a nivel local, una opción que no cuenta con gran respaldo entre los militantes de Podemos de Marbella.
Posteriormente, Podemos tendrá que elegir a sus candidatos para las elecciones municipales, una lista en la que, si es elegido secretario general, González pugnará por estar. Los ‘ochomiles’ tendrán que esperar.

Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella