Blogs

Héctor Barbotta

Marbella blog

Visitantes

No es la primera vez que en Marbella se producen ajustes de cuentas entre bandas de delincuencia internacional cuyos jefes parecen encontrar en la calidad de vida de la que se disfruta en la ciudad un buen lugar para disfrutar de sus ganancias malhabidas, y en el carácter cosmopolita de una ciudad en la que, además, ninguna ostentación resulta extraordinaria, el marco ideal para pasar desapercibidos.

De vez cuando, muy de vez en cuando, algunos de estos personajes se encuentran con alguien que viene a cobrar facturas pendientes y la ciudad sufre una convulsión que rápidamente pasa al olvido porque es muy rara la ocasión en que uno de estos episodios ocasiona lo que podrían llamarse daños colaterales.

Sin embargo, Marbella y su entorno han vivido en los últimos días varios episodios al menos inquietantes que bien harían en llamar a la reflexión y a preguntarse si no nos encontramos antes una situación nueva e indeseada. El lunes, un individuo con 35 antecedentes en su currículum delincuencial recibió a tiros a los policías que iban a detenerle después de haber protagonizado un accidente en Puerto Banús y de que algunos testigos lo vieran bajar del coche siniestrado con un arma en la mano. El sujeto, de nacionalidad británica, resultó muerto en el tiroteo. Ese mismo día ingresó en el Hospital Costa del Sol otro hombre, de la misma nacionalidad, gravemente herido tras haber sido objeto de un ataque con disparos y con arma blanca en un episodio que los investigadores atribuyen sin dudarlo a un ajuste de cuentas seguramente por asuntos relacionados con el narcotráfico. Al día siguiente la policía desactivó un artefacto explosivo cuyo origen se desconoce pero que también presenta indicios de estar relacionado con el crimen organizado.

Tres episodios de este tipo en solamente dos días podrían ser una casualidad si no fuese porque en los meses precedentes la Costa del Sol fue escenario de otros sucesos que revelan a las claras, para quien quiera verlo, que existe un problema que va mucho más allá de la eventual localización de un vecino millonario con fortuna de origen opaco.

Llama la atención que en estos días, cuando en las redes sociales y también en algunas declaraciones políticas se ve a tanta gente dando rienda suelta a su racismo con los inmigrantes desesperados, los manteros y otros blancos fáciles, casi nadie dirija su mirada sobre otro tipo de visitantes que no llegan en patera, sino en coches de alta gama, y que sí suponen un problema real.

Siempre es más fácil ensañarse con los más débiles que afrontar los problemas con seriedad y valentía.

Temas

Toda la actualidad de Marbella

Sobre el autor

Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella

septiembre 2018
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930