img
Autor: HectorBarbotta
Espacios públicos
img
Héctor Barbotta | 31-03-2017 | 12:13| 0

 

Marbella está en las antípodas de la postura que ha adoptado Barcelona sobre la consideración del turismo como una plaga. En primer lugar, porque el turismo masivo que ha invadido la Ciudad Condal y ha convertido en invivibles algunos de sus espacios públicos está en las antípodas del perfil mayoritario de quienes eligen Marbella para sus vacaciones. Pero también porque Barcelona tiene alternativas que le permiten abordar debates que parecen inviables en zonas donde el turismo adquiere la condición de monocultivo productivo.

Sin embargo, hay debates que posiblemente deban afrontarse con tiempo suficiente para evitar que en algún momento se llegue a la situación en la que está Barcelona, con sus alternativas productivas de gran ciudad europea, pero también algunas zonas de las islas Baleares, con el drama de la falta de opciones y la realidad de haberse convertido en destino invadido.

Por eso resulta interesante y oportuna la discusión que se ha abierto en torno al reparto de espacios en la Plaza de Los Naranjos, y también por eso mismo estaría bien abordar esta discusión sin demagogia, sin oportunismos y sin chantajes. Los vecinos de Marbella con memoria tienen la ventaja de que aún recuerdan que todas las barbaridades urbanísticas que se cometieron durante años en la ciudad se perpetraron bajo el paraguas legitimador de la riqueza que creaban, con los puestos de trabajo como rehenes que servían para abortar cualquier cuestionamiento no ya moral sino meramente práctico.

Es posible que sólo los más antiguos del lugar recuerden una Plaza de Los Naranjos libre de mesas y abiertas al disfrute ciudadano. Todas las imágenes recientes y no tan recientes, salvo las invernales, remiten a un paisaje totalmente privatizado, invadido por mesas y sillas. Una gran terraza sin lugar no ya para pasar, sino siquiera para sentarse, con el mobiliario urbano convertido en mesas auxiliares donde depositar bandejas, cubiertos y mantelería.

Las obras realizadas por el Ayuntamiento para renovar el suelo de la plaza actuaron como revitalizador de la memoria, devolvieron un paisaje que remitía al blanco y negro y abrieron la posibilidad de cuestionarse si era aceptable que el 100 por cien del principal espacio abierto del casco antiguo volviera a convertirse en un espacio privatizado. Y no, no era aceptable.

Ahora, además de haber una plaza que antes estaba tapada, hay un debate abierto que la propuesta municipal de reparto de espacios presentada esta semana, con la que aparentemente están más de acuerdo los propietarios de establecimientos de hostelería que los miembros de la plataforma que han reunido un millar de firmas contra la ocupación, no parece que vaya a zanjar. Supone, eso sí, un punto de partida que se pondrá a prueba durante la Semana Santa que se avecina.

Estamos por eso, ante de un debate que se presenta largo y para el que estaría bien marcar tres límites si es que se pretende llegar a una fórmula sobre la que se pueda construir un consenso: Uno, no hay solución posible que vaya a contentar a todos al 100 por cien; dos, la Plaza de Los Naranjos no es homologable a la plaza de un pueblo por la sencilla razón de que hace décadas que Marbella ha dejado de ser un pueblo, y tres, no es aceptable que los puestos de trabajo que crean las mesas sean utilizadas como elemento de presión, porque por ese camino llegaríamos antes de que pudiésemos impedirlo a la encrucijada en la que hoy día se encuentra Barcelona. El turismo que no es compatible con la vida ciudadana no tiene nada que ver con el turismo de calidad y sustentable por el que debe apostar esta ciudad.

Este debate sobre quiénes somos y quiénes queremos ser ha tenido en esta semana otro punto para la reflexión al otro extremo del término municipal, junto a la basílica paleocristiana de Vega del Mar.

En la Tenencia de Alcaldía de San Pedro se ha decidido que ese emplazamiento, que cuenta con la protección arqueológica de la Junta de Andalucía, es un buen lugar para instalar un merendero y por eso se solicitó en el mes de octubre un permiso para limpiar y adecentar la zona por medios manuales y utilizando vehículos livianos. La Delegación de Cultura concedió el permiso a condición de que los trabajos se realizaran bajo la supervisión de un técnico del área municipal de Cultura y Patrimonio. Ahí nos encontramos ya con el primer problema, porque entre los 3.200 trabajadores del Ayuntamiento de Marbella no hay ni un solo arqueólogo, lo que explica al mismo tiempo cómo se han hecho las cosas en los últimos 25-30 años y cuál es el lugar que el patrimonio histórico ocupa entre las prioridades políticas.

Por eso no fue ninguna sorpresa que para acelerar los trabajos de limpieza en la Tenencia de Alcaldía se decidiera que era buena idea meter una excavadora, con los resultados conocidos.

Después de que primero dos vecinos y luego la asociación Cilniana denunciaran la situación llegaron unas explicaciones de esas que pueden incluirse entre las aclaraciones que oscurecen. Se aseguró que no era la primera vez que entraba una excavadora en el suelo protegido, que hay un problema de drenaje porque el gobierno del PP llevó en su día la tala de eucaliptos más allá de lo razonable, que no hay evidencia científica de que la zona afectada albergue restos arqueológicos de importancia, que los restos aparecidos ya estaban rotos previamente y no tienen valor porque no están contextualizados y que parte de estos restos sin valor y sin contextualizar han sido enviados al Museo de Málaga.

De todas estas explicaciones podrían surgir algunas preguntas, pero en realidad hay una que va mucho más allá de cómo podría haber evidencia científica del valor arqueológico del lugar si nunca han habido ni fondos ni voluntad para una excavación, de si se talaron más o menos eucaliptos, de por qué hay una pequeña nave pintada con los colores de Opción Sampedreña en el interior del espacio vallado, de si ésta era la primera vez que una excavadora entraba en suelo arqueológico protegido o de si los restos que aparecieron destrozados ya estaban rotos antes. La pregunta es si de verdad no había otro sitio donde montar un merendero. Y si realmente queremos ser una ciudad que trata de esa manera a su propia historia.

Ver Post >
El parto de los presupuestos
img
Héctor Barbotta | 23-03-2017 | 10:11| 0

 

Los políticos que dicen no ser políticos sólo porque están de paso por la actividad municipal suelen dar definiciones que describen situaciones con mucho más acierto que las frases hechas que emanan de los argumentarios y la encorsetada forma de actuar de los partidos. En esta semana plana en que la actividad municipal, al menos la pública, se limitó a la comparecencia tras la comisión de gobierno del martes y a la presencia en la feria turística de Moscú, la expresión más acertada salió de la boca de Manuel Osorio, el concejal de Opción Sampedreña (OSP) que tiene a su cargo la cartera de Hacienda.
Al presentar los presupuestos municipales que se llevarán a pleno el próximo martes, Osorio no dudó en referirse a la negociación previa como un parto. «Cada vez cuesta más dar a luz a este bebé», reconoció sin complejos. Si se toma en cuenta cuándo comenzaron las conversaciones y en qué momento entrarán en vigor los presupuestos, podemos concluir, efectivamente, que se trató de un embarazo completo. De riesgo.
La negociación de los presupuestos en un Ayuntamiento siempre es un proceso difícil, el más complejo de cada ejercicio político, incluso en las situaciones de mayoría absoluta, porque una vez que se reparten las delegaciones municipales cada uno intenta llevarse la mayor porción de la tarta.
Desde que las políticas de austeridad y el techo de gasto redujeron el tamaño de la tarta, la lucha es más encarnizada. Por eso, a partir del momento en que se alcanzó el acuerdo a cuatro que situó a José Bernal en la Alcaldía de Marbella se supo que la negociación de los presupuestos iba a ser el momento que más iba a poner a prueba la fortaleza del pacto multicolor. Sobre todo, porque en un acuerdo en el que todos los votos son necesarios en principio nadie está dispuesto a renunciar a ocupar el centro del poder de decisión.
Osorio atribuyó gran parte de la responsabilidad en el retraso en la aprobación del documento –que no entrará en vigor hasta mayo– a que tampoco el Gobierno central tiene presupuesto y a que el cálculo del techo de gasto no llegó a tiempo. Eso es parte de la verdad, pero no la verdad completa, porque la frase que comparaba la negociación con un parto no remitía a factores externos, sino sobre todo a las dificultades del tripartito para llegar a un acuerdo con Costa del Sol Sí Puede, formación a la que gran parte del tripartito, pero sobre todo OSP, le sigue reprochando que no se integre en el equipo de gobierno y siga planteando, casi dos años después, exigencias desde fuera.
El edil también mostró su aspiración de que el año próximo no vuelva a producirse un escenario como éste y que la ciudad no tenga que esperar al quinto mes del año para contar con sus presupuestos aprobados. Sin embargo, no hay nada que pueda hacer prever que el paisaje vaya a cambiar. Las dificultades del Gobierno central para sus propios presupuestos seguirán ahí y el partido vinculado a Podemos seguirá sin entrar en el gobierno municipal de Marbella. El año que viene volveremos a tener otra gestación, y hace bien el edil de Hacienda en adelantar que tras el verano comenzará a trabajar en los nuevos presupuestos. Quizás hasta debería ponerse antes.
Pero el símil del parto propuesto por Osorio ha sido especialmente afortunado por lo que viene de ahora en adelante. Así como las biografías no culminan, sino que comienzan en el alumbramiento, el presupuesto tiene por delante una parte no menos compleja que lo que supusieron las negociaciones para elaborarlo: su ejecución. Sólo con repasar las distintas partidas provisto de calculadora y revisando la ejecución de los presupuestos del año pasado, al menos la parte que está disponible, no es difícil llegar a la conclusión de que las cuentas son optimistas en cuanto a los objetivos recaudatorios y que el techo de gasto seguirá pesando como una losa sobre las inversiones previstas. Que una obra aparezca en los presupuestos está bien, pero no constituye, ni de lejos, una garantía.

La vida política de la provincia estuvo esta semana convulsionada por el intento de compra de un concejal de Costa del Sol Sí Puede en el Ayuntamiento de Mijas para que respaldara una moción de censura que repusiera en el sillón de alcalde al presidente del Partido Popular de Mijas, Ángel Nozal.
Las grabaciones, reproducidas por este periódico, remitieron seguramente a la memoria colectiva de Marbella y a episodios que marcaron su historia reciente. Es probable que algunos vecinos hayan experimentado un legítimo sentimiento de frustración al comprobar que lo que pasó durante el gilismo, lejos de crear anticuerpos democráticos contra la plaga de la corrupción política lo que creó fue escuela.
Era de esperar que el episodio diera lugar a una crisis en el PP de la localidad vecina, pero la dimisión del concejal que actuó como intermediario y la necesidad de dar por zanjado el asunto antes del congreso regional de la formación, que se celebra este fin de semana, abortaron cualquier posibilidad de limpieza a fondo ejemplarizante ante un episodio tan grave.
A nadie escapa que la forma en que se ha resuelto un incidente que mancha la reputación del PP alienta episodios similares en el futuro y permite leer cuál es la posición de la dirección provincial del partido frente a sus barones locales en un momento en que en la Diputación no sobra ningún voto y en el que todavía pesa el antecedente de Alhaurín el Grande.
Por ello seguramente deba descartarse, de cara a las elecciones municipales de 2019 cualquier movimiento de renovación en el PP de Marbella impulsado desde el equipo de Elías Bendodo. La debilidad demostrada por el presidente provincial en este episodio permite adelantar que si Ángeles Muñoz quiere, volverá a ser candidata a la Alcaldía.

Ver Post >
Tragaderas
img
Héctor Barbotta | 17-03-2017 | 12:33| 0

La imagen de Marbella se propaga habitualmente sobre los municipios vecinos y no es inusual que bajo su sombra se ampare gran parte de la oferta turística de toda la zona. Hay hoteles y clubes de playa situados en el término municipal de Estepona que encuentran cobijo y estrategia comercial en la marca Marbella –y nadie se molesta por ello, ni en Marbella, ni en Estepona–, del mismo modo que urbanizaciones de lujo de Benahavís o promociones inmobiliarias de Ojén utilizan también con éxito el reclamo irreprochable del municipio vecino. Con lo que cuesta posicionar una marca en el mercado turístico e inmobiliario internacional, sobre todo cuando esa marca es ignorada por las instituciones públicas que deberían promoverla, no tendría sentido no valerse de ella sólo por una estrecha cuestión de lindes.
En los últimos años también Mijas se ha valido del paraguas de Marbella, pero en un sentido diferente. No para promover iniciativas económicas de éxito, sino para que sus propias vergüenzas quedaran ocultas bajo escándalos que brillaban con más fuerza. No por una cuestión de gravedad, sino por un mero motivo de penetración de marca.
Pero basta con observar las barbaridades urbanísticas que se asoman a la autopista para concluir que algo viene oliendo mal en Mijas desde hace tiempo. Y como no ha habido escándalos que avergonzaran al personal, tampoco parece que se hayan generado los anticuerpos morales necesarios.
Ahora se ha sabido que el portavoz del Partido Popular de Mijas, Ángel Nozal, acaba de ofrecerle a un concejal de Podemos participar en una moción de censura para recuperar la alcaldía a cambio de un trabajo. Si no se pliega, lo denunciarán por un supuesto cobro irregular de nóminas en el Ayuntamiento. Nada personal, sólo negocios.
Esta oferta, que es en realidad una amenaza, vuelve a demostrar que, en el mejor de los casos y abordando el tema con la mejor buena voluntad, indulgencia e ingenuidad, en el Partido Popular conviven dos almas: la de quienes se avergüenzan de todo lo que ha pasado desde Gürtel hasta aquí y la de quienes consideran que se puede seguir adelante sin cambiar nada, solamente dilatando el tamaño de las tragaderas de los ciudadanos.
Los antecedentes de Ángel Nozal y la propia catadura moral que su oferta revela no permiten albergar dudas de qué alma lo anima, del mismo modo que tampoco da lugar a expectativa alguna de que vaya a retirarse por propia voluntad. Pero quienes debían señalarle la puerta no lo han hecho. Quizás su proyecto político también consista, simplemente, en agrandar las tragaderas.

Ver Post >
Libertad de expresión
img
Héctor Barbotta | 13-03-2017 | 10:14| 0

S ucedió en Marbella, pero podría haber pasado en otro sitio. Una persona que ejerce el periodismo se acercó a la madre de una celebridad gravemente enferma y se interesó por el estado de su hijo. La mujer encontró un momento para el desahogo. La periodista, que no había revelado su condición de tal, no tuvo reparo en convertir en noticia la confidencia de una madre desesperada. La mujer se encontraría con su confianza traicionada y publicada en una web, de la que a su vez beberían luego otros medios y agencias que ignoraban cómo se había obtenido la noticia. Historias así se han convertido en parte del paisaje, igual que las webs que desconocen la frontera entre el interés personal del periodista y el interés general de los lectores o, peor aún, entre el periodismo y el chantaje.
Este tipo de situaciones no suele ponerse sobre la mesa. Es difícil saber si es por corporativismo o porque un oficio cuyo entorno se degrada día a día aconseja no meterse a criticar a colegas porque uno nunca sabe a qué puertas se puede ver obligado a llamar. O quizás, simplemente, porque los periodistas no debemos dedicarnos a hablar de nosotros. Una de las cuestiones que primero se aprenden en este oficio es que no hay buenos profesionales éticamente reprochables y que el grado de invisibilidad que se alcanza es directamente proporcional a la calidad de lo que se hace. A raíz del comunicado de la Asociación de la Prensa de Madrid, se habla mucho de los periodistas, del grado de libertad con que trabajan y de las presiones que sufren. Y si bien no es buena noticia que se hable de los periodistas, mucho menos que se pretenda transmitir que las presiones son una situación anómala. Trabajar bajo presión, de cargos públicos, de cualquier entidad implicada en una información o de estúpidos que se escudan en el anonimato de las redes forma parte de la rutina de cualquiera que haga medianamente bien su trabajo. Las peores presiones no son las que se denuncian, sino las que surten efecto.
El periodismo está en peligro. Pero no por las presiones, sino por la mala praxis, por las condiciones en las que trabaja la mayoría y por el desprecio por la verdad de quienes ejercen el poder público y el privado. En un país donde los medios se achican cada día y donde dos titiriteros han dormido en prisión, que tiene a un rapero en la cárcel y en el que el fiscal acaba de denunciar a una drag queen, escuchar que la libertad de expresión peligra porque los de Podemos presionan a periodistas sería para partirse de risa si no fuese para llorar.

Ver Post >
Una vida con sentido
img
Héctor Barbotta | 28-02-2017 | 6:24| 0

 

Dice el escritor Ernesto Semán que se escribe para darle sentido a la experiencia, y ese principio, que expuso al acabar una durísima novela inspirada en el secuestro, desaparición y posible asesinato de su padre cuando él sólo tenía nueve años, seguramente vale para toda creación artística.

Pablo Ráez no llegó a ser autor de ninguna obra literaria, la vida no le dio tiempo para ello, pero la forma en que decidió abordar su enfermedad deja un legado que bien podría inspirar no uno, sino decenas de ensayos, novelas, poesías o guiones.

Seguramente no exista sinsentido mayor que perder la vida cuando apenas se ha comenzado a vivirla. Sin embargo, este joven consiguió darle sentido a ese absurdo. Lo hizo haciendo pública su enfermedad, no con el afán de  exhibicionismo narcisista que tanto abunda y hastía en esta sociedad en la que las redes dan aun a los más insustanciales la posibilidad de acceder a sus 15 minutos de celebridad, sino concediéndole a sus conciudadanos la posibilidad de ser un poco mejores.

Porque cuando Pablo hablaba de su enfermedad no se refería a sí mismo, sino a todas las personas que se enfrentan a ese enemigo invisible e impiadoso; cuando consiguió que todo el mundo se planteara convertirse en donante de médula no lo hacía sólo con la esperanza de conseguir una donación compatible que lo curara a él, sino con la certeza de que su acción estaba permitiendo salvar a muchos otros; cuando nos hacía partícipes de sus avances y retrocesos en lucha contra la enfermedad no era para vanagloriarse de su valentía y de su fortaleza admirables, sino para transmitir esa valentía y fortaleza a otros enfermos que seguramente encontraron en su ejemplo la templanza y el ánimo que necesitaban.

Que con sólo 20 años haya sido capaz de convertirse en semejante ejemplo mientras atravesaba el trance de luchar por su vida y lo haya hecho recurriendo a instrumentos que muchos utilizan para exhibir sus miserias nos revela que hemos estado ante un personaje extraordinario que seguramente representa a miles de héroes anónimos cuyos nombres nunca llegaremos a conocer.

Pablo Ráez, como los grandes autores de la historia, ha conseguido darle sentido al absurdo de un drama terrible y el legado que deja seguramente nos sobrevivirá a todos quienes hemos tenido la suerte de ser sus contemporáneos.

Su familia está lógicamente desconsolada, aunque tiene motivos más que fundados para el orgullo. Sólo unos padres extraordinarios pudieron educar a un hijo con esos valores. Ellos también son un ejemplo.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella