Diario Sur
img
Autor: HectorBarbotta
La Marbella que se va, la Marbella que no llega
img
Héctor Barbotta | 30-10-2007 | 10:14| 0

Nunca es fácil la transición. A veces parece que se está en un limbo histórico, atrapado entre lo que no acaba de terminar y lo que no alcanza a comenzar.
Durante los últimos días el pasado ha regresado como en una invasión. Hubo novedades sobre la casa de la vergüenza de quien alguna vez, parece increíble, fue alcaldesa de Marbella. Roca y Julián Muñoz volvieron a los juzgados a dar explicaciones (o a no darlas) sobre la corrupción urbanística. Se citó a testigos en la causa que se sigue contra un juez supuestamente corrupto. Se habló de la inesperada dificultad que está encontrando Pedro Román para reunir el millón de euros que le permita salir de la cárcel. Una fianza que puede dejar rastros indeseados para el reo y apetecibles para los investigadores.
Y todo ello sin mencionar al PGOU, el documento del futuro condicionado por el hormigón del pasado.
La actualidad de Marbella, vaya paradoja, parece marcada por lo que ya ha sucedido. Y seguramente esto es así porque el futuro no acaba de llegar. Los proyectos que deben guiar el porvenir brillan por una ausencia marcada por la miseria económica y financiera del Ayuntamiento y por unos presupuestos de la Junta más inclinados por tapar los agujeros de 15 años pasados que por generar alguna ilusión futura.

Ver Post >
Una salida al laberinto
img
Héctor Barbotta | 22-10-2007 | 7:09| 0

El debate sobre las compensaciones que deben afrontarse para regularizar las viviendas ilegales ha contaminado cualquier otra consideración que pudiera hacerse sobre el nuevo PGOU de Marbella.
El documento marca las pautas para la ciudad de, al menos, los próximos diez años, propone la ampliación de sus puertos, la forma en que llegará el AVE, el sitio donde deberá construirse, algún día, su Universidad, la protección de sus edificios históricos, la ubicación de sus futuros parques y un largo etcétera. Pero no hay más debate que las compensaciones de los edificios ilegales.
A la hora de buscar explicaciones a esta situación, la principal responsabilidad apunta los redactores del Plan, y posiblemente a su torpeza. No establecieron distinciones entre quienes se beneficiaron de las obras ilegales –los promotores– y quienes –de forma mayoritaria aunque seguramente habrá excepciones– son sus perjudicados, los compradores.
Si lo que pretendían era debilitar la posición de los promotores empujando a los propietarios a denunciarlos, lo que han conseguido es exactamente lo contario: confundieron los intereses de unos con los de los otros, –cuando en realidad se trata de intereses antagónicos– y así la única posición que salió debilitada, al menos en la ciudad, ha sido la de la Junta, administración bajo cuya dirección se redactó el Plan.
Ahora, frente a posiciones interesadas que piden la anulación de las compensaciones (una amnistía encubierta y la consumación final de la política de hechos consumados que sería un desastre para la credibilidad de la ciudad) existe otra posible solución. Hay vecinos que exigen que no se les reclame a ellos lo que debe exigirse a los promotores y que el propio Plan establezca explícitamente que la responsabilidad es de los promotores.
Posiblemente sea una salida al laberinto en la que la ciudad parece otra vez perdida.

Ver Post >
Víctimas y verdugos
img
Héctor Barbotta | 15-10-2007 | 9:32| 0

La manifestación convocada por la denominada plataforma de afectados por el PGOU fue todo un éxito. Asistieron cerca de 2.000 personas, un número más que respetable, aunque alejado de los 50.000 que sus dirigentes dicen representar.
Los asistentes reclamaron un Plan General consensuado con los vecinos, y sobre todo, no tener que responder ellos por las compensaciones fijadas a los promotores y que éstos tienen poca o ninguna intención de asumir.
Seguramente entre los manifestantes habría opiniones para todos los gustos, pero es evidente que son más quienes responsabilizan a las administraciones por lo que sucedió durante los últimos años que quienes cargan alguna responsabilidad sobre los promotores que se forraron. Es más fácil reclamar al policía que hizo menos de lo que tenía que hacer que pedir que se encarcele al estafador que huyó con el producto de la estafa.
En la manifestación del lunes había varias pancartas contra el presidente de la Junta, pero ninguna contra Ávila Rojas o cualquier otro de los constructores procesados en el ‘caso Malaya’.
Los compradores de pisos ilegales se han convertido en rehenes de una situación indeseable. Defienden sus intereses, pero al mismo tiempo y seguramente contra sus deseos, defienden también los intereses de quienes sacaron tajada de Marbella durante todos estos años. La víctima defiende al verdugo.
La política de hechos consumados ideada por Gil y sus secuaces para saquear la ciudad fue un crimen muy bien planificado. En cuanto un ciudadano decente se convirtió en propietario de un piso ilegal se transformó, al mismo tiempo, en el rehén de los estafadores y en la garantía de que el crimen quedaría impune.
Antes o después habrá amnistía para los pisos ilegales. Y se habrá consumado el crimen perfecto.

Ver Post >
Aguas revueltas en el PSOE
img
Héctor Barbotta | 08-10-2007 | 8:21| 0

Las crisis pueden ser una buena oportunidad para resolver los problemas de raíz, pero también una excusa para no hacerlo.
En el PSOE de Marbella, donde en estos días se tomarán decisiones importantes, deberán resolver sobre todo si eligen la primera opción o persisten en la segunda. El cainismo que ha vuelto a aflorar en los últimos días parece indicar que llegar a acuerdo en los asuntos importantes no va a ser un camino de rosas.
La elección de un nuevo secretario general que aglutine a lo que eufemísticamente se llama todas las ‘sensibilidades’ socialistas parece de momento una hipótesis de ciencia ficción. En la dirección provincial quieren que el actual, Antonio Rodríguez Leal, se quede hasta que concluya el expediente abierto por las supuestas afiliaciones falsas, pero hay quienes creen que la provisionalidad no puede aguantar tanto tiempo, y menos con un calendario electoral en ciernes.
Más cerca, y no por ello menos complicada, está la elección del portavoz municipal tras la salida de Paulino Plata.
Cuando en el partido, tanto en Málaga como en Sevilla, se daba por hecha la elección de Óscar Fernández, la concejala Susana Radio ha ganado predicamento entre sus compañeros tras una brillante intervención en una comisión informativa que puso en evidencia errores en el informe en el que se basaba el polémico aumento del agua que impulsaba el equipo de gobierno municipal. El camino parecía expedito en el grupo, pero la intervención de las agrupaciones locales de Marbella y San Pedro enrarecieron el ambiente.
Ambas decidieron adelantarse y proponer a Radio, y entre los concejales se tomó esta iniciativa como una intromisión en la vida del grupo municipal.
Sin el mal ambiente que se vive en la lucha interna del partido, los concejales se reunieron el lunes a la noche y decidieron postergar su decisión.
De momento, el camino para resolver la crisis no ha comenzado a andarse.

Ver Post >
Paulino se va, pero ¿para qué vino?
img
Héctor Barbotta | 02-10-2007 | 10:55| 0

Paulino Plata ha anunciado que se va de Marbella y es difícil encontrar a alguien que vaya a echarlo de menos. Alguno hasta se ha animado a decir que no se va, porque nunca vino.
Es más, quienes mayor entusiasmo han mostrado por la partida han sido sus propios compañeros, que ven en esta salida una oportunidad para reorganizarse y afrontar el futuro.
Los motivos por los que Plata aceptó ser candidato del PSOE en Marbella son de momento un misterio insondable. Nunca llegó a mostrar interés por la ciudad, ni por el partido, ni por ganar las elecciones. Su campaña fue un catálogo de despropósitos y de absurda soberbia. Ni siquiera pareció interesado en preservar el prestigio que lo precedía como un político de proyección y que dilapidó en apenas seis meses.
Su único interés pareció ser pasar factura a quienes lo habían obligado a dejar su cómoda consejería para luchar por la alcaldía. El fin de semana libre que se tomó en plena campaña electoral pasará a los anales del desinterés más absoluto.
Después de las elecciones, la actitud no mejoró. No se recuerda un solo pleno municipal en el que sus compañeros de corporación hayan tenido el privilegio de contar con su presencia hasta el final.
Hasta la forma en que se despidió ilustra con nitidez cómo fue su paso por la ciudad. En cuanto le comunicaron que Chaves había confirmado su marcha en declaraciones formuladas en Málaga, Plata se levantó del asiento que ocupaba en el pleno y abandonó el Ayuntamiento. Sólo volvió (desde la calle) a hacer declaraciones ante los periodistas gracias a la insistencia de su jefa de prensa. Y fue para decir que su marcha no suponía ninguna novedad.
Desde luego que no.
Ahora, sólo falta que despeje la incógnita. ¿Para qué vino?

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella