img
Autor: HectorBarbotta
Una buena oportunidad para comenzar a cambiar
img
Héctor Barbotta | 08-09-2008 | 12:33| 0

Puede ser, en gran medida, por la situación económica. Pero buscar todas las explicaciones en factores que escapan al control propio es el camino más directo para no asumir los errores que hay que corregir. La temporada álgida de verano ha terminado con un aumento en el número de visitantes, más camas vendidas en los hoteles…y peores resultados en comercios.
Es verdad que la crisis no impide salir de vacaciones, aunque sí obliga a limitar gastos. Pero no es menos cierto que es frente a las dificultades cuando tienen que aparecer las soluciones. Y en el casco de Marbella hay una cierta sensación de inercia. Casi los mismos escaparates de siempre, los horarios de toda la vida y el paisaje dominguero más parecido al de un pueblo que a al de una ciudad pujante que vive del turismo. Los comerciantes que este año decidieron ampliar sus horarios sí consiguieron mejorar sus resultados. Es un ejemplo de que la situación tiene solución, de que el sector no puede vivir sólo del privilegio de estar en uno de los mejores cascos antiguos que se pueden visitar y de que Puerto Banús, que ha sabido situarse a la vanguardia del comercio adaptándose a los nuevos hábitos, es un buen espejo donde mirarse.

Porque achacar todos los problemas a la crisis puede derivar en esperar a que la crisis pase para que los problemas se solucionen solos. Las dificultades, ya se dijo, no son más que oportunidades para mejorar. Quizás por ello las medidas de contención del gasto anunciadas esta semana por la alcaldesa deberían ser algo más que iniciativas de ocasión para afrontar la actual situación económica. Dijo la alcaldesa que se reducirán al máximo los presupuestos de las áreas que no presten un servicio directo a los ciudadanos –particularmente las vinculadas a servicios sociales– y que en el apartado de recortes entran fiestas y verbenas. Es quizás una buena ocasión para debatir si el dinero público –más allá de coyunturas económicas– está para financiar orquestas y atracciones de feria.
La oposición no ha desaprovechado la ocasión para lanzar sus dardos. Algunos con puntería. Izquierda Unida ha denunciado que el Ayuntamiento ha errado el tiro de los recortes al despedir a 60 limpiadoras que prestaban servicios en los colegios públicos, y el PSOE ha aprovechado la visita de su secretario provincial, Miguel Ángel Heredia, para reclamar que sean los altos cargos municipales quienes den ejemplo y congelen sus retribuciones.

Para el Ayuntamiento no se trata sólo de recortar gastos, sino de laminar las situaciones que a fuerza de repeticiones han dejado de sorprender. A poco que se revuelven papeles surge el esperpento de los años de Gil y sus secuaces cuyas consecuencias se prolongan hasta hoy.
Esta semana se ha sabido que el Ayuntamiento lleva diez años pagando, a razón de 3.000 euros por mes, el alquiler de un local al que no se le conoce uso. El inmueble fue durante unos pocos meses la sede el partido Unión del Pueblo de Marbella y San Pedro, la formación que creó Julián Muñoz cuando sus diferencias con Gil se hicieron irreconciliables. Pero tan pronto como el efímero partido desapareció, el local quedó vacío. Y el Ayuntamiento pagando. El caso es que hurgando en los datos de la empresa beneficiaria salta que la administradora única es hermana de una de las más conocidas palmeras del GIL, uno de aquellos personajes que no se perdía pleno y se la pasaba en grande aplaudiendo a los miembros de la banda y fustigando a la por entonces sufrida oposición.
El absurdo no se acaba ahí. El Ayuntamiento ha tenido que resolver por impago varias concesiones administrativas realizadas en los años de los grandes negocios privados ruinosos para la ciudad. Entre ellos el del lago de Las Medranas, que había sido cedido por 2.000 euros mensuales que para más inri no se pagaron entre 1993 y 2006.

Entre las personalidades que han visitado Marbella este verano hay que agregar una más. El, probablemente, mejor futbolista que jamás pisó los campos de juego estuco Marbella para presenciar los partidos internacionales de tenis celebrados este fin de semana en el club El Casco.
Maradona, icono mediático donde los haya, ya no hace genialidades en los campos de juego, pero demostró en una multitudinaria rueda de prensa que sigue en plena forma. Felicitó a Nadal por su Príncipe de Asturias y confesó que no se ilusiona con ganar ese premio porque para ello deberían caer antes muchos tabúes, lamentó que los jeques árabes y los potentados rusos no pusieran millones cuando él todavía jugaba y reconoció que no podrá conocer Marbella como le gustaría. Hace décadas que los forofos y cazadores de autógrafos le impiden salir de los hoteles. «Pensé que cuando dejara de jugar iba a poder hacerlo, pero me equivoqué», dijo.
Quienes asistieron a los partidos de tenis pudieron ver cómo, tras llegar a la pista del club El Casco, tuvo atender ininterrumpidamente durante 40 minutos a los admiradores que se le acercaban para pedirle una foto o un autógrafo.
La rueda de prensa que ofreció fue una buena muestra de lo que Maradona aún supone. Desde que el juez Torres irrumpió en el Ayuntamiento no se veían en Marbella tantos perodistas y curiosos juntos.

Ver Post >
Público de champán
img
Héctor Barbotta | 01-09-2008 | 5:35| 0

Seguro que nunca llueve al gusto de todos, y que este verano pudo haber sido glorioso para algunos y dramático para otros, pero si se analizan los resultados turísticos más allá de las avatares particulares, el sabor de boca tiene un claro matiz dulce.
En medio de una crisis económica que se deja sentir en el consumo, con la ciudad todavía no recuperada de la cuestionada reputación y con episodios cercanos que no ayudan a mejorar la mala fama, los hoteles han disparado la venta de camas y han superado en un ocho por ciento lo conseguido el año pasado, según el balance que el miércoles realizó el consejero de Turismo.
Habrá todavía que hilar fino en el análisis, desmenuzar con qué precios han trabajado los hoteles, y esperar a que se cierren los resultados de agosto, pero el hecho de que se trate no de datos de un mes aislado, sino de los primeros siete meses del año, invita a creer en que estamos ante una tendencia firme. Es temprano aún para hacer un balance triunfal, pero hay motivos para el optimismo.

El propio Ayuntamiento, dos días después del consejero Alonso, hizo su propio balance apoteósico del verano. Destacó los mismos datos e incidió en la gran cantidad de turistas más y menos célebres pero con abultada chequera que este verano han vuelto a elegir Marbella para pasar sus vacaciones. El equipo de gobierno aprovechó para arremeter contra el PSOE por su propuesta de crear una unidad especial anti mafia después de que la ciudad fuera escenario, la semana anterior, de dos tiroteos que recordaron que el trabajo para volver a situar a Marbella donde debe estar será arduo.
Los buenos resultados, sin embargo, parecen haber cargado de moral al Ayuntamiento, que el viernes anunciaba que las próximas promociones de Marbella se centrarán en la oferta comercial de lujo y que tendrán a Nueva York como escenario predilecto.

El caso es que este año el verano parece haber brillado un poco más. A eso ayudaron no sólo las visitas más relucientes, sino también los eventos que pusieron a esta ciudad en el mejor mapa de la temporada, especialmente el que Gloria Estefan ofreció en Puente Romano. En las gradas y en los asientos pudo verse a la fauna más variada del verano marbellí, y también alguna de las características que hacen peculiar a esta ciudad. La cantante tuvo que pedir a quienes ocupaban las localidades más caras, a 150 euros por barba, que no se enfadaran con quienes se levantaban para bailar al son de la salsa y les tapaban la visión. Aún así, el marido y productor, Emilio Estefan, confesó en confianza al partir que le gustaba el público de Marbella. «Es un público de champán», dijo.

Entre el público de champán se contaban varios miembros del equipo de gobierno, y no se sabe si reservaron alguna botella para celebrar en el Ayuntamiento las dos sentencias de la Audiencia Nacional que eximen a la ciudad de pagar el IVA acumulado de las sociedades municipales.
El asunto viene de largo, de donde vienen casi todos los problemas legados a esta ciudad por la banda que la gobernó durante 15 años. Las sociedades municipales creadas por el GIL para manejar dinero y contrataciones a placer sin pasar por ningún control nunca pagaron IVA. Ahora, Hacienda reclama más de diez millones de euros por ese impago, y la Audiencia Nacional ha establecido en dos sentencias que al menos dos de esas sociedades no tienen que abonar ninguna cantidad.
Es posible que haya quien quiera ver un acierto en no haber pagado antes ese IVA al que ahora parece que no se estaba obligado. Pero es que aquí hay poco lugar para la sorpresa, porque uno de los patrones de conducta que Gil nunca se saltaba era que aquí no se pagaba a nadie. El dinero se escurría por otras rendijas.De modo que cuando el Ayuntamiento volvió a caer en manos decentes uno de los principales problemas que se encontró fue determinar de todos quienes reclamaban la cancelación de deudas a quiénes realmente se les debía y a quiénes no. Ahora parece que a Hacienda no, y eso merece al menos un brindis.

Y para que haya más motivos para descorchar champán, el Ayuntamiento se ha encontrado con otro regalo en forma de sentencia. El Supremo ha anulado el convenio por el que Jesús Gil cedió el terreno de La Pesquera. Parece que se abre camino para que en el emplazamiento donde debería haber un teatro y hay un restaurante haya, efectivamente, un teatro.

Ver Post >
Vecinos deseados y vecinos indeseables
img
Héctor Barbotta | 25-08-2008 | 12:45| 0

Las personas y los personajes que eligen Marbella para vivir o para pasar sus vacaciones conforman un abanico tan amplio que resultaría muy difícil aglutinarlos bajo una única descripción. Se puede encontrar a lo más distinguido, en diferentes y muchas veces cuestionables aspectos, y también a lo más despreciable. A quienes nos despiertan admiración y a quienes nos gustaría tener lejos.
Durante la semana pasada hemos tenido ejemplos de una cosa y de lo contrario.

Un ajuste de cuentas posiblemente por asuntos de drogas, a tenor de los antecedentes de uno de los protagonistas, provocó el jueves por la noche un tiroteo en la zona de Nueva Andalucía, que a este paso va camino de convertirse en un sitio que podría disputarle celebridad a los barrios bajos de Nápoles. Otro suceso con pólvora de por medio se produjo la noche siguiente en el Nikki Beach, donde hasta ahora sólo habíamos tenido noticias de atentados contra el buen gusto. Esto es lo que se llama un salto cualitativo. Es el problema de tener vecinos que nadie quiere, pero que están aquí. Aquella lamentable afirmación de Jesús Gil, una entre tantas, de que no importaba de dónde habían sacado el dinero quienes vinieran a gastárselo aquí resucita con toda su crudeza cuando se producen casos como éste. El sambenito de ciudad sin ley no será fácil de erradicar, pero habrá que hacer el esfuerzo.

Bien es verdad que ninguna ciudad del mundo puede permitirse el lujo de elegir a sus vecinos –y menos aún una como Marbella, donde gente de todo el mundo quiere instalarse–, pero si se pudiera hacer no estaría mal votar por Marion Winter, Barbara Lynn, Barbara Lancanshire-Young y Mary Maye, que sin ningún afán de notoriedad fundaron en 2004 una asociación para recaudar fondos para la futura unidad de Radioterapia del Hospital Costa del Sol. Durante estos cuatro años organizaron múltiples actividades que les permitieron reunir 193.000 euros, y el jueves pasado entregaron el talón que permitirá mejorar la dotación del hospital y potenciar la investigación en el campo de la Oncología, donde el Costa del Sol aspira a convertirse en una referencia. Lo hicieron el mismo día en que se conoció la fecha de inicio de las obras de ampliación del centro sanitario: el próximo 15 de septiembre.
Todas las iniciativas benéficas son encomiables, pero siempre resultan más simpáticas las que se hacen sin afán de notoriedad que aquellas que, especialmente en verano, no parecen más que excusas para lucir vanidad, palmito y bótox. Quizás por eso estas vecinas merecerían un reconocimiento doble.

Otro de los vecinos ilustres que la ciudad tiene durante los meses de verano es el embajador de Estados Unidos, Eduardo Aguirre, que pasa sus vacaciones en una urbanización de lujo de la zona y que el lunes pasado interrumpió su descanso para aceptar una invitación del Centro de Iniciativas Turísticas y ofrecer una conferencia en el hotel El Fuerte. Personaje singular, Aguirre acumula una biografía intensa. Nacido en Cuba, abandonó la isla a los 15 años y fue adoptado, en el sentido literal de la palabra, por Estados Unidos. Hoy es un ferviente defensor del bloqueo que su país de adopción perpetra contra su país de origen. Durante la conferencia, en la que abordó diferentes temas y se sometió amablemente a las preguntas del auditorio, Aguirre subrayó que la administración que representa deplora que un país grande invada a uno pequeño. Aunque el embajador se refería al conflicto entre Rusia y Georgia que en estos días ha poblado los periódicos, seguramente sus palabras hubieran generado tranquilidad y alivio en los pequeños países caribeños que en otros tiempos vieron películas similares a la que hoy se sufre en el Cáucaso. Con el país del embajador Aguirre como actor principal. Rectificar, ya se sabe, es de sabios.
El embajador también mostró su simpatía por Marbella y la Costa del Sol, y descartó de plano que la diplomacia (norte) americana adopte una postura similar a la de sus colegas del Foreign Office británico, que con motivo de la irrupción veraniega de ETA aconsejaron a sus súbditos prudencia a la hora de viajar a la Costa del Sol. Es verdad que ya no vienen tantos americanos como antes, pero el gesto del embajador es de agradecer.

Y si de ganar aliados para la causa del turismo se trata, el anuncio realizado el jueves por el consejero de Turismo, Luciano Alonso, no puede llegar en mejor momento. La Junta de Andalucía realizará en Marbella el lanzamiento de su nueva campaña ‘Andalucía te quiere’. La elección del escenario no tiene otro objetivo que el de relanzar la imagen de la ciudad. A ver si cunde.

Ver Post >
La no foto de la alcaldesa y la ministra
img
Héctor Barbotta | 18-08-2008 | 5:52| 0

La semana anterior comentábamos la oportunidad que la alcaldesa, Ángeles Muñoz, aprovechó durante una de las jornadas de los cursos de verano de la UMA para hacerse la foto con el juez Torres, y una semana más tarde tenemos que referirnos a una foto que la alcaldesa no se ha querido hacer.
El domingo 10, la ministra de Innovación, Cristina Garmendia, acudió a los internacionales de pádel que se celebraron en el club Nueva Alcántara, en el que participaron los mejores jugadores del mundo. Un torneo que ya ha cumplido más de una década y que se ha convertido en toda una referencia en el mundo de ese deporte y una cita obligada en el verano de Marbella.
El pádel, a diferencia de otros deportes, es generoso con el protocolo, sobre todo cuando en las distintas instituciones gobiernan partidos de diferente signo. Como se juega por parejas hay dos trofeos por repartir, de modo que la organización había previsto una solución salomónica para evitar los típicos celillos infantiles en los que a veces sí y otras veces también incurren los políticos. Una copa la entregaría la ministra Garmendia (primer miembro del gabinete ZP que visita Marbella en esta legislatura), y la otra la entregaría la alcaldesa. Dos campeones, dos cargos institucionales; dos trofeos, dos políticas. Ningún problema. Pero ni por esas. La alcaldesa decidió que no se haría la foto con la ministra y dejó coja la ceremonia. Y eso que se decía que el pádel es un deporte pepero.

Cabe esperar que la no foto de la alcaldesa y la ministra no supere la categoría de anécdota y no constituya un síntoma de sectarismo partidista que en nada beneficiaría a la ciudad. Porque si no hay buenas relaciones, a ver quién puede explicar cómo pretende el Ayuntamiento que en la Junta de Andalucía le hagan caso al borrador de equipamiento sanitario que el equipo de gobierno ha redactado con motivo de la elaboración del nuevo Plan General de Ordenación Urbana. El informe da cuenta de la grave situación actual, con dotaciones para atender sólo a 48.000 habitantes, y la necesidad de multiplicarlas por seis para que sean capaces de prestar servicio a 300.000 personas. El estudio, que prevé la correspondiente reserva de suelo en el nuevo PGOU, contempla la construcción de ocho nuevos centros de salud y la ampliación de uno más.

Tras la presentación del informe, que plantea interesantes y ambiciosos objetivos en el terreno de la dotación sanitaria para los próximos ocho años, la Junta respondió que es a esa institución a la que le corresponde la planificación en esta materia. Sin entrar a discutir los ámbitos competenciales de cada uno, no está de más que el Ayuntamiento plantee un mapa de necesidades. Y del mismo modo es necesario que cuanto antes entregue el suelo necesario para que los centros de salud ya previstos comiencen a tomar forma.

Ver Post >
Portillo hace honor a su reputación
img
Héctor Barbotta | 11-08-2008 | 1:49| 0

Digámoslo con claridad: la nefasta gestión de la empresa Portillo aburre. Sobran motivos para que el Ayuntamiento rescate el servicio, pero al parecer lo que no sobra es dinero para hacerlo.
Escasa de fondos, la alcaldesa dijo el jueves que la medida sólo se podría adoptar tras un incumplimiento del convenio, y que no es el caso. Hasta ahora no han constituido motivo de resolución los autobuses sin aire acondicionado en pleno verano o los vehículos que se estropean por falta de mantenimiento, por no hablar de la escasa limpieza y de otras lindezas que han permitido sembrar entre los sufridos usuarios la reputación que Portillo merece. Al parecer, dejar tiradas a miles de personas, muchas de ellas turistas, en pleno agosto por una huelga que la empresa no ha sido capaz de evitar tampoco viola acuerdo alguno con el Ayuntamiento.

Si se hace un poco de memoria acerca de la trayectoria de Portillo en la ciudad podemos encontrarnos con algunos datos inquietantes que no siempre gusta recordar, pero que sirven para tener la fotografía completa de la situación. La adjudicación del convenio aún vigente entre Portillo y el Ayuntamiento fue firmada durante la era GIL, cuando el concejal de Tráfico era el delincuente presunto Victoriano Rodríguez, imputado en el ‘caso Malaya’ por, entre otros motivos, intentar cobrar un soborno…de responsables de la empresa Portillo, alguno de cuyos directivos también está procesado por esa acción abortada por la policía. El sumario del ‘caso Malaya’ incluye la grabación de jugosas conversaciones telefónicas entre el ex concejal y directivos de la empresa que explican por sí solas cómo se negociaban las concesiones en la época anterior.
Seguramente varios de los damnificados por la falta de servicio que se ha sufrido en estos días deben haber pensado, con razón, que si no alcanza con las lamentables condiciones del servicio, intentar pagar un soborno debería ser motivo suficiente para dar por resuelto un convenio. Pero el Ayuntamiento se comporta como si estuviera en un callejón al que no le encuentra salida. Para quitarse a Portillo de encima necesita un dinero que no tiene. Y no tiene el dinero porque se lo robaron quienes cobraban sobornos. Ellos ya no están, pero la empresa a la que le adjudicaron el servicio sigue aquí. Y se la sufre todos los días.

Otra herencia nefasta es la del urbanismo descontrolado para el que ahora se intentan conseguir cauces de normalización. Hasta el jueves de la semana anterior, desde el Ayuntamiento se sostenía que no se había recibido solicitud alguna de licencias provisionales tras la aprobación por el pleno del adelantamiento del PGOU. Hasta el jueves, cero.
Pero cuatro días después, la alcaldesa aseguró que ya se habían presentado mil solicitudes. Descartada una avalancha de peticionarios que nadie vio, y descartado también que Ángeles Muñoz se haya inventado el dato, sólo queda confirmar lo que ya se venía sospechando desde hace meses. Que el Ayuntamiento cuida escrupulosamente la información que sale de Urbanismo, y que en ese departamento alguien se arroga el derecho de cuándo informar y cuando no.
En Urbanismo, más que en ninguna otra área, información equivale a poder. Por eso, haría bien el equipo de gobierno en no permitir que el exceso de celo de algunos de sus colaboradores diera lugar a áreas oscuras precisamente donde más transparencia debe haber. Permitir que quienes manejan el urbanismo creen zonas autónomas de poder ya ha dado a esta ciudad suficientes disgustos como para no aprender la lección. De momento lo dejamos ahí.

La alcaldesa no sólo se apuntó esta semana la información de las mil solicitudes con la que avala su postura de que el adelantamiento de la ejecución del PGOU era una necesidad para cientos de vecinos. También se hizo la foto que le faltaba. El martes visitó la ciudad el juez Miguel Ángel Torres para participar en los cursos de verano de la UMA, y allí fue la alcaldesa para retratar el momento. El juez que acabó con 15 años de corrupción en el Ayuntamiento de Marbella y la principal beneficiaria política de esa operación. Juntos por primera vez.
Pero otro juez ha sido noticia esta semana. Francisco Javier de Urquía ha sido objeto de la primera sentencia judicial contra la corrupción judicial en Marbella. El fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía puede tener varias lecturas. Una de ellas es que después de años de episodios denigrantes en los juzgados de la ciudad, que incluyeron robos de sumarios, expedientes a jueces, funcionarios imputados por espiar para Roca y hasta un testigo incómodo muerto tras caer desde el balcón de su casa durante un registro, la primera sentencia es por un soborno de 73.800 euros.
Otra es que Roca ha ganado su primera batalla judicial. Su confesión de haber entregado sobres en mano sin intermediarios le ha valido para que exculparan a un amigo suyo, Arnaud Fabrice A., y para obtener una rebaja en la petición fiscal –y después en la condena–, en lo que si no ha sido un pacto se le parece mucho. Celebrado el primer juicio desprendido del caso Malaya, el cerebro de la trama va ganando uno a cero.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella