img
Autor: HectorBarbotta
Otra ballena para despertar conciencias
img
Héctor Barbotta | 11-02-2008 | 11:57| 0

Tres años después de la Ballena Blanca, otra ballena causó la semana pasada un fuerte impacto en Marbella. Más inocente, más indefensa, más maltratada. La de hace tres años destapó una trama de corrupción de dimensión indecente, acabó con la inocencia de los incrédulos y permitió que lo que estaba por venir no sorprendiera a nadie. La de esta semana puso de relieve que el maltrato al medio ambiente no sólo está en el cemento y los ladrillos en tierra firme, y que lo que estamos obligados a cuidar vive más allá de lo que nuestros ojos ven habitualmente. La ballena de hace tres años debió haber supuesto una lección. La de esta semana, otra. Sólo los optimistas más tercos podrán confiar en que se trata de lecciones que todos están dispuestos a aprender.

Ver Post >
¿Son los cargos de confianza un tema tabú?
img
Héctor Barbotta | 03-02-2008 | 10:19| 0

El equipo de gobierno municipal ha informado de que va a revisar los pluses que cobran los trabajadores municipales para comprobar si se ajustan a las tareas que realizan. Y como primer avance, anunció la retirada de los complementos de productividad (1.700 euros mensuales) que cobraban tres cargos de confianza, entre ellos los ex miembros de la gestora Javier García y Baldomero León. Posible patinazo, porque en diciembre, el coordinador de Personal, Carlos Rubio, había asegurado que ni García ni León cobraban estos pluses. Entonces, ¿no les han bajado el sueldo como se anunció? Y si se los bajaron, ¿cobraron estos pluses indebidamente el año pasado? Y si es así, ¿devolverán el dinero?

Los cargos de confianza siguen siendo un tema tabú. SUR publicó la semana pasada que la Mancomunidad gastará 915.000 euros en 2008 en los sueldos de estas personas. La información disgustó a alguno de los aludidos. Dos días después, las mismas páginas recogieron que el Ayuntamiento ya ha cubierto los 25 cargos creados al constituirse el nuevo gobierno municipal. 1,6 millones de euros al año. El mismo disgusto. 


¿A qué viene el malestar? Los responsables de las instituciones saben que se trata de un tema resbaladizo, que puede causar daño de imagen y lejos de explicar que no se puede gobernar una institución sin personas de confianza en puestos clave, e informar qué hace cada una de ellas y por qué su sueldo está justificado, prefieren pasar de puntillas. Que no se hable del asunto. Los años del capo parecen haber persuadido a los políticos de que ésta es una ciudad receptiva a los discursos demagógicos. Y que el dinero público que se gasta en cargos de confianza se presta para desgastar al que gobierna con ese tipo de argumentos. Pero subestimar de esa manera al personal puede resultar contraproducente.

Ver Post >
Días de pasión sin lugar para la razón
img
Héctor Barbotta | 28-01-2008 | 12:35| 0

El CIT celebró el jueves su último almuerzo mensual antes de la asamblea en la que elegirá al presidente para los próximos dos años. Fue una exhibición de las buenas relaciones que la actual directiva mantiene con la cúpula empresarial de la provincia y de la comunidad autónoma. Trajo al secretario general de la CEA, Antonio Carrillo, quien dejó algunas reflexiones interesantes. Dijo entre otras cosas que esta ciudad no soportaría que cada uno siguiera yendo por su lado, pero que habrá que esperar a que la pasión partidista de las elecciones generales y autonómicas deje paso a la razón práctica. Algunos acontecimientos de la semana le dieron la razón.

CAMPAÑA
La cortesía puede esperar
El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, celebró un mitin el miércoles en Guadalmina en su calidad de candidato socialista a la reelección. Repartió a diestra y siniestra. Sobre todo a diestra. Acusó a la alcaldesa de desleal, un argumento en el que vienen insistiendo en público y en privado todos los cargos socialistas cuando hablan de Marbella. Están indignados, y en algunos parece algo más que una pose de campaña. Ofrecen como ejemplos la apropiación que, aseguran, se hace desde el equipo de gobierno municipal de obras realizadas por la Junta o de iniciativas impulsadas en su día por la gestora; ya por la colocación de carteles en los que la Junta no aparece por ningún lado, pese a ser ésta la institución que pone el dinero, ya por la visita de la alcaldesa a las obras en cuestión sin siquiera avisar a los delegados de las consejerías que financian esas actuaciones. Sin ir más lejos, el responsable provincial de Medio Ambiente, Ignacio Trillo, estaba esta semana que trinaba después de que Muñoz se presentara el lunes en la las obras que se realizan en el bulevar Ashmawi, producto de una negociación entre esa Consejería y la concesionaria de la nueva tubería.

MITIN
Toda la artillería contra la alcaldesa
El caso es que Chaves acudió a Marbella con la intención de descargar toda la artillería contra la alcaldesa y sacó a colación el controvertido asunto de la ampliación del hospital Costa del Sol. Un proyecto, no olvidarlo, de 38 millones de euros. Dijo que la licencia de obras no ha sido concedida porque a Muñoz «no le dio la gana». Pero es que sí hay licencia. El Ayuntamiento la remitió al hospital el 7 de diciembre, y las obras podrían haber comenzado entonces. Si el presidente de la Junta hubiese acusado a la alcaldesa de obstaculizar el proyecto por vetar la zona comercial y las guarderías –para los que no se da permiso en la licencia– su argumento podría haber tenido defensa. Pero lo que dijo es que el Ayuntamiento no ha concedido la licencia, y la licencia está firmada desde hace más de un mes. Si el papel no se perdió por el camino, el presidente patinó.

CONSEJERA DE SALUD
Una visita que nunca fue
Posiblemente, detrás del discurso de Chaves se encuentre la causa de la truncada visita de la consejera de Sanidad, María Jesús Montero, quien tenía previsto venir a Marbella, y concretamente al hospital, el pasado jueves. Todo estaba arreglado hasta primera hora de la tarde del miércoles, cuando la visita fue suspendida. Un par de horas después, el presidente de la Junta lanzó su afirmación de que la licencia no había sido concedida.

FISCALIA
¿Un principio sobre otro?
Y mientras la pasión partidista no deja lugar a la razón práctica, los responsables del saqueo negocian con la Fiscalía para acumular causas y conseguir penas mínimas. Esta semana se ha sabido que no sólo Julián Muñoz, sino todos los ex ediles que firmaron licencias ilegales entre 1995 y 2006 podrán beneficiarse del acuerdo. La Fiscalía fundamenta su postura en el principio de economía procesal. Se respira que el principio de justicia va camino de quedar en un segundo plano.

URBANISMO
Un título que nadie quiere
Precisamente en Urbanismo se preparan para asumir los cambios después de que el Ayuntamiento confirmara el nombramiento de Juan Carlos Fernández Rañada como coordinador general. (El portavoz del PP, Félix Romero, tuvo un lapsus en el pleno del viernes y habló de gerente, pero ese es un título que nadie quiere a la vista de quién fue el último que lo utilizó). Al equipo de gobierno le preocupa que temas cruciales en esta área estén estancados. El propio Romero reconoció que la situación de Urbanismo es difícil. Además, la concejala está a punto de disfrutar de un permiso de maternidad, y hasta el momento por debajo de ella sólo hay cuatro jefes de área, cuyas relaciones entre sí a veces no son las mejores, pero nadie que coordine todo el trabajo. El elegido para ponerse al frente de todo este embrollo, Fernández Rañada, goza de prestigio. Ha trabajado en cargos de responsabilidad tanto bajo el PP como bajo el PSOE. Quienes le conocen resaltan su perfil técnico y su capacidad para llevarse bien con todo el mundo. Dos cualidades de las que deberá hacer gala. Sobre todo de la segunda.

Ver Post >
La Lupa. Una cierta sensación de cachondeo
img
Héctor Barbotta | 20-01-2008 | 6:20| 0

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de aplazar la ejecución de las sentencias que anulan licencias de obras –las primeras se han conocido esta semana, pero habrá más próximamente– ha traído una sensación de alivio no sólo a los propietarios de los pisos, que también, sino sobre todo a los responsables políticos, que han respirado tranquilos, ya seguros de que no hay piqueta a la vista en la campaña electoral. Pero la decisión ha venido también a fortalecer la sensación de que a veces resulta difícil que las sentencias judiciales pasen del papel a los hechos. Y de que los promotores que apostaron a la política de hechos consumados están ahora más cerca de salirse con la suya.

Julián Muñoz
Acumulación de causas
Pero así como la decisión del TSJA puede resultar entendible para la mayoría de la gente, el reconocimiento que ha hecho la Fiscalía de que está negociando con los abogados de Julián Muñoz y otros ex ediles delincuentes para acumular los casos de delitos urbanísticos encuentra menos explicación. Las tesis que habían sostenido las defensas desde el principio –que no se trataba de varios delitos uno detrás de otro, sino de un solo delito continuado– parece que ahora sí van a ser acogidas por la Fiscalía, que se muestra dispuesta a cambiar el criterio que venía manteniendo hasta ahora. En resumen, que el enriquecimiento a costa de la ciudad de Marbella le puede salir a estos sinvergüenzas más barato de lo que se creía. Seis años como máximo aunque los encuentren culpables de un centenar de casos. Julián Muñoz había dicho hace dos juicios que con tal de salir de la cárcel reconocería su culpabilidad en lo de las Torres Gemelas. No le hará falta. Como los promotores, está a punto de cerrar un buen negocio.

Videovigilancia
Interior dice no
Sigue el cachondeo. Esta semana se ha sabido que Interior sabe que tiene en Marbella cien policías nacionales menos de los que hacen falta, y también que no está dispuesto a que se implante un sistema de videovigilancia para mejorar la seguridad en Puerto Banús. Ni conmigo ni sin mí. Los argumentos esgrimidos para la negativa no tienen desperdicio. La Delegación del Gobierno en Andalucía comunicó al Centro de Iniciativas Turísticas (CIT), promotor de la iniciativa, que no existe «una situación delincuencial de extrema gravedad que haya propiciado un clamor popular» para que los ciudadanos acepten la instalación de las cámaras. No se sabe cómo pulsa Interior la opinión de los vecinos, ni cuántas reyertas veraniegas harán falta para que reconsidere su decisión, pero debe admitirse que el argumento para decir no mejora incluso al esgrimido ante la anterior solicitud del CIT, cuando se afirmó que la grabación de las cámaras podía afectar «a turistas y veraneantes con indumentarias propias de la playa». Si hasta dan ganas de animar al CIT a que haga un tercer intento, no para conseguir que se mejore la seguridad en Banús, sino para ver qué se le ocurre al ingenioso al que se le encarga fundamentar las negativas.

Cit
Elecciones a la vista
Precisamente en el CIT se ha cerrado esta semana el plazo para la presentación de candidaturas. Con algo de polémica. La directiva decidió no agotar el plazo previsto en el estatuto –que fija el primer trimestre del año– para evitar la confluencia de su proceso electoral con la campaña de las autonómicas y generales. A la candidata de la lista opositora, África León, no le pareció bien esta decisión, pese a que le queda todavía un mes por delante para intentar conseguir apoyos. La carta enviada a la asociación empresarial es un dechado de exotismo. No por el contenido, sino por la firma. La candidata, que parece echar de menos su etapa en el parvulario, reemplaza algunas letras por dibujos escolares. Una pirámide por aquí, una palmera por allá. No se sabe si es la rúbrica que utiliza también para los documentos oficiales, pero en todo caso renunciar a la seriedad para ganar en originalidad puede ser una opción tan válida como cualquier otra. La semana vivida en el CIT, cuya relación con el equipo de gobierno municipal es francamente mejorable, ha sido interesante. Ha habido conversaciones para todos los gustos. Ofrecimientos de empresarios que querían entrar en la lista oficial, y alguna presión política para que se excluyera a otros. Miguel Gómez Molina se mantuvo en sus trece. Repite con el equipo que lo ha acompañado hasta ahora.

Urbanismo
Fichas con polémica
Esta semana se ha difundido también la memoria de gestión de José María Ruiz Povedano, director de la Oficina de Planeamiento que la Junta de Andalucía mantuvo en Marbella desde la retirada de las competencias urbanísticas hasta que el mes pasado decidió su cierre. Como parte de esta documentación, más de 200 fichas, supuestamente con el contenido de las reuniones de los responsables de la oficina con promotores urbanísticos y sus representantes. Supuestamente. Porque más de un asistente a estas reuniones jura y perjura que el contenido de las fichas no se parece en nada a lo que se trató en esos encuentros. Y alguno hasta no recuerda haber estado en reuniones en cuya ficha aparece su nombre. El caso es que nunca se llegó a levantar acta, por lo que para creerse el contenido de las fichas hay que hacer un ejercicio de buena fe y confiar en la buena memoria de Ruiz Povedano.

Ver Post >
La Lupa. Problemas generales, soluciones singulares
img
Héctor Barbotta | 14-01-2008 | 12:08| 0

No es la primera vez que Marbella se enfrenta a una crisis o, mejor dicho, que una situación de parón del sector de la construcción amenaza a la economía de la ciudad tal y como ahora lo está haciendo. No está mal, por ello, recordar qué sucedió en situaciones similares anteriores. No precisamente para hacer lo mismo, sino para que síntomas parecidos no inviten a repetir con las medicinas que ya demostraron ser nocivas. 16 años atrás la ciudad fue invitada a aislarse, a construir un supuesto paraíso con islas artificiales y trenes bala, a vivir institucionalmente al margen de la política y de los partidos para no contaminarse con sus prácticas de corto alcance y tentadas por la corrupción. Por ese camino acabó convirtiéndose en el paradigma de aquello de lo que se prometía escapar. Así llegamos hasta aquí.

Construcción
No se puede jugar sin árbitro
Supimos esta semana que la construcción sólo alcanza al 25 por ciento del volumen de actividad que tenía hace menos de cinco años, que ello está afectando de manera negativa al empleo, que conseguir ahora un albañil que haga una reforma en casa es mucho más fácil y rápido de lo que lo era entonces. Sobre todo porque entonces era casi imposible. Se ha escuchado ya alguna voz que atribuye esta situación, que no es exclusiva de Marbella y que encuentra causas, incluso, globales, a la recuperación de la decencia en la ciudad. Esta opinión no se expresa así, sino encubierta. Pero ya se ha escuchado el argumento de que con tanta escrupulosidad no se puede, que el empresario necesita manos libres, que el respeto a la ley, en definitiva, no es más que un obstáculo a la hora de hacer negocios. Como si se pudiera practicar seriamente un deporte sin hacer caso al árbitro. O como si directamente se pudiera jugar sin árbitro. Hay demasiada gente todavía acostumbrada a hacer trampa. Y a la que le molesta que se criminalice a los sinvergüenzas.
La lectura opuesta es que más allá de las causas que escapan a nuestro control, estamos así como consecuencia de los excesos del pasado, y que esta situación invita a prepararse para afrontar el futuro. Aprobar el Plan y recuperar la seguridad jurídica para cuando llegue el cambio de ciclo, que nunca se sabe cuándo puede ser. Sería imperdonable que nos sorprendiera con los deberes sin hacer. O mal hechos.

Seguridad
Protesta por las reyertas en San Pedro
La primera semana laboral del año ha sido escenario de un afloramiento de los problemas. Como si hubieran estado agazapados, dormidos durante las fiestas, para resurgir en cuanto la ciudad comenzara a recuperar su ritmo normal. El martes, cerca de un centenar de vecinos de San Pedro se concentraron frente a la Tenencia de Alcaldía para protestar por la inseguridad y las continuas reyertas que se suceden en una de las zonas de marcha. Pidieron respuestas ante los responsables municipales, como se hace siempre, aunque la seguridad encuentra responsables también en otros ámbitos. Los concejales bajaron a dar explicaciones. Posiblemente el Ayuntamiento pueda hacer más. Y posiblemente, también, las promesas de seguridad no tuvieron en cuenta en su día las limitaciones que las circunstancias imponen. Pero se trata seguramente más de un problema de recursos disponibles que de disposición a usar esos recursos. Y que requiere también soluciones globales que afectan tanto a lo social como a lo institucional.

Maltrato
Una lacra tras la puerta de al lado
Y no es el único. 80 mujeres que en Marbella están bajo protección permanente por su condición de víctimas de malos tratos ofrecen un panorama de cuál es la dimensión que este problema ha alcanzado también en la ciudad. Se trata, es verdad, de un despreciable fenómeno general que afecta a toda la sociedad, pero ello no debe hacer olvidar que es también una lacra que se reproduce al lado nuestro, posiblemente tras la puerta del vecino. También aquí existen responsabilidades institucionales, pero también sociales.

Empresarios
El CIT madruga para evitar contaminarse
La recuperación del ritmo ciudadano tras las fiestas ha llevado a los directivos del Centro de Iniciativas Turísticas a abrir el proceso de renovación de autoridades. Lo han hecho en los primeros días del año porque tienen toda la intención de que su elección no se vea contaminada por la campaña de las autonómicas y generales. No quieren que les suceda lo mismo que a la Asociación del Casco Histórico, cuyo proceso se vio empañado por la contaminación electoral de las últimas municipales. Por eso han madrugado. De momento sólo se presenta Miguel Gómez Molina, que aspira a su tercer mandato, pero el plazo de presentación de candidaturas no acaba hasta el jueves. De momento no se ven aspirantes opositores en el horizonte.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella