img
Autor: HectorBarbotta
Un estreno amargo y brillante
img
Héctor Barbotta | 02-02-2009 | 7:34| 0

Junto al duelo, el dolor y la indignación había también una sensación de inseguridad. No pocos empresarios habían mostrado su temor de que el trágico suceso que acabó con la vida del empresario Fernando Moreno fuera ell inicio de una espiral que también podía tenerlos a ellos como víctimas en el futuro. Después de la rápida acción de la policía, sólo existe lugar para el duelo.
Pocos crímenes impactaron tan fuerte en Marbella como el secuestro y muerte del industrial de San Pedro, y pocos se han esclarecido con tanta eficacia. Sólo seis días después de encontrar el cuerpo, se iniciaron las detenciones. En dos días más todo se había resuelto. La policía reunió pruebas suficientes como para que la jueza que instruye el caso imputara a los cuatro detenidos no sólo por secuestro, sino también por asesinato. Los presuntos autores ya duermen en la prisión de Alhaurín de la Torre.

Mucho se ha hablado en la semana del perfil de los tres presuntos asesinos. Especialmente del camionero de la empresa de la víctima, el único español entre los cuatro imputados, que traicionó de la manera más vil la confianza del industrial. Una vez ejecutado el crimen, acudió al funeral, donde se le vio derramando lágrimas. Horas después la policía ya lo había identificado como la persona que marcó el blanco a los otros participantes en el secuestro. Tres indeseables que no pueden poner en entredicho la honorabilidad de los cientos de vecinos que nacieron en el país de Fernando Botero y Gabriel García Márquez y que eligieron Marbella para vivir, trabajar y educar a su hijos.
Seguramente ha sido un estreno doloroso para el nuevo comisario de Marbella, que lleva menos de un mes en su cargo, pero también brillante. La rápida resolución del caso no sólo ha sido un consuelo para la familia y los amigos de la víctima. También ha contribuido a que se evapore la sensación de inseguridad y la inquietud provocada por el suceso, y sobre todo puede haber servido como advertencia de que no existe impunidad posible para delitos de esta gravedad.

Ver Post >
Condenados por el saqueo
img
Héctor Barbotta | 26-01-2009 | 1:35| 0

La trágica muerte del empresario sampedreño Fernando Moreno ha relativizado la repercusión de una de las noticias más esperadas en Marbella durante la última década: la sentencia del ‘caso Saqueo’. La instrucción de uno de los dos casos que llevaron (efímeramente) a la cárcel a Jesús Gil se convirtió en su día en paradigma de las actuaciones judiciales paralizadas mientras los jueces se quejaban del trabajo excesivo, pero las condenas que han marcado el final demuestran que casi todo acaba. La sentencia señala al ex asesor jurídico de Gil, José Luis Sierra, desde siempre considerado el cerebro en la sombra del ex alcalde durante sus primeros años en Marbella, como mentor de la trama por la que se hurtaron al Ayuntamiento 26 millones de euros. Y ello a pesar de que fue él mismo quien, tras enemistarse con Gil, flitró la documentación de cómo se ejecutaba el expolio a la ciudad.
Con el tiempo, los sistemas puestos en marcha para enriquecerse a costa de Marbella fueron haciéndose cada vez más sofisticados, pero los hechos por los que se ha condenado a Sierra, a Roca y al contable Jorge Castel forman parte de la primera etapa del GIL, cuando los métodos eran aún elementales. Simplemente se cobraron fondos municipales mediante la emisión de facturas por bienes nunca entregados y por servicios nunca prestados. El desfalco había comenzado en 1991 tras el triunfo electoral del GIL, que dio en bandeja a los vampiros la llave del banco de sangre.
Con el paso del tiempo, los medios fueron cada vez más complejos, pero el fin no varió: desangrar a Marbella.

Ver Post >
Baño de autoestima y polémica en ciernes
img
Héctor Barbotta | 18-01-2009 | 1:55| 0

Posiblemente no sea en la situación actual en la que existan más motivos para darse un baño de autoestima, pero con seguridad es el momento en el que el baño viene mejor. Marbella aprobará el lunes la solicitud para que la ciudad sea incluida en la consideración de municipio de gran población. El expediente que presentará Marbella pone cifras a lo que ya se sabe: la ciudad tiene un peso decisivo la economía andaluza.
El documento elaborado por el Ayuntamiento no sólo hace hincapié en los índices de actividad industrial, comercial y turística de Marbella -con datos contundentes, como que más del 0,5 por ciento de todas las operaciones comerciales que se realizan en España tienen lugar en Marbella, o que la ciudad encabeza el ránking andaluz de oficinas bancarias, teléfonos o líneas de internet por habitante -, sino también en su crecimiento demográfico. Durante 2008, Marbella se situó como la octava ciudad andaluza con más habitantes de derecho -por delante de dos capitales de provincia-, y si se tomara en consideración la población de hecho ascendería varios puestos más.
Aún con todos estos datos sobre la mesa, debe tenerse en cuenta que la inclusión de Marbella en la lista de municipios de gran población, a la que acceden directamente todas las capitales de provincia y las ciudades con más de 250.000 habitantes, no supondrá para el municipio el acceso a más recursos, de los que está tan necesitado, sino a un escalafón administrativo que permitirá la descentralización con la creación de distritos, la concesión de poderes ejecutivos a la Junta de Gobierno local en desmedro del pleno o la inclusión en el gobierno de personas que no necesariamente tendrán que ser concejales. Es decir, que tendremos polémica, y de la buena, tan pronto como la ciudad acceda a la categoría institucional que nadie le discute.

Ver Post >
El PGOU se aleja del consenso
img
Héctor Barbotta | 12-01-2009 | 1:37| 0

El equipo de gobierno municipal de Marbella y el principal grupo de la oposición parecen haber entrado en una guerra de cifras a cuenta de las alegaciones presentadas en el nuevo plazo abierto antes de la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana.
Si en el primer plazo las alegaciones objetaban aspectos del Plan elaborado bajo la dirección de la Junta, en este segundo periodo lo que se cuestiona son los cambios introducidos por el Ayuntamiento, especialmente por las rebajas en las compensaciones que permitirán regularizar las construcciones ilegales.
Consideradas globalmente, en el primer turno la mayoría de las alegaciones cuestionaban por excesivas las compensaciones impuestas para regularizar pisos ilegales, y los llamados compradores de buena fe acaparaban el protagonismo. En el segundo lo que se cuestiona es todo lo contrario –la consolidación de los beneficios obtenidos irregularmente en el pasado – y lo que está en primer plano son los espacios públicos perdidos.
Por todo esto, no debe extrañar que así como en el primer plazo las cuentas oficiales del Ayuntamiento iban al alza –las alegaciones buscaban corregir el Plan de la Junta–, ahora es el grupo socialista el que ha querido poner de relieve el número de escritos presentados como un generalizado cuestionamiento ciudadano a los cambios del grupo de gobierno.

No se trata de una cuestión menor, teniendo en cuenta que tanto la aprobación inicial como la primera aprobación provisional contaron con el voto favorable del grupo socialista, pero que con el rumbo que ha tomado el debate es difícil imaginar un nuevo respaldo de los concejales del PSOE al documento cuando se trate de darle el visto bueno final antes de remitirlo a la Junta de Andalucía para que sea refrendado.
Mucho ha cambiado el paisaje desde que la corporación recién formada tras las elecciones que dieron la mayoría absoluta al equipo encabezado por Ángeles Muñoz estrenara sus recuperadas competencias urbanísticas concediendo su aprobación al Plan elaborado por la Junta sin haberlo estudiado. Eran momentos de urgencias, donde la necesidad de recuperar la seguridad jurídica perdida primaba sobre cualquier otra consideración.
Pero ahora los tiempos son otros, la crisis económica invita a pensar que no van a perderse grandes inversiones porque el documento se retrase algún mes más y el equipo de gobierno reivindica por la vía de las modificaciones el derecho a dejar su impronta en el documento que diseña la ciudad de los próximos años.
El compromiso de que la aprobación sería en diciembre o a más tardar en enero ha sido evaporado por la fuerza contundente de los hechos. La aspiración de que el Plan salga bajo el manto del consenso va por el mismo camino. Eso es lo que se está discutiendo bajo la apariencia de un debate de 500 alegaciones más o menos.

Ver Post >
A veces las dificultades son buenas consejeras
img
Héctor Barbotta | 04-01-2009 | 10:24| 0

Alguien tenía que hacerlo, y Marbella ha sido la primera. Durante años, no pocos ayuntamientos han acudido a Fitur con expositores propios, como si la cantidad de metros alquilados en el Ifema fuera proporcional al interés que cada municipio ponía en el turismo.
Era un gigantesco ejercicio de hipocresía, porque al mismo tiempo que se gastaban centenares de miles de euros que se restaban a iniciativas de promoción con impacto real, los responsables municipales no dejaban de reconocer que se trataba de un gasto inútil. Cualquiera que haya cambiado impresiones con un político en Fitur ha escuchado la frase «No sirve para mucho, pero hay que estar».
Pues bien, el Ayuntamiento ha decidido que para estar en Fitur no es necesario gastarse 170.000 euros en un expositor que sólo sirve para decir «aquí estamos».
No se trata de restar importancia a las ferias turísticas. Pero solamente desde la ingenuidad se puede ignorar que la costumbre de instalar un expositor propio con el nombre de Marbella sólo nació para hacer propaganda del grupo que gobernaba la ciudad, exaltar la figura de su jefe y exhibir el dispendio de recursos que ocultaba el saqueo sistemático al que estaba siendo sometida la ciudad.
Sólo así podía entenderse el stand, que alejado del pabellón de Andalucía y en el último rincón de la feria, reproducía en cartón piedra el arco de entrada a la ciudad. Toda la estética hortera con que en no pocos ámbitos se identificó a Marbella desde que Gil y su banda se hicieron con el poder en la ciudad estaba sintetizada en ese expositor más dirigido al consumo interno que al mercado turístico y que no se verá en la próxima feria. La ciudad estará presente en Fitur, como no podría ser de otra manera, pero lo hará en el expositor del Patronato de Turismo de la Costa del Sol, dentro del pabellón de Andalucía.
En éste, como en otros asuntos, se demuestra que los recortes impuestos por la crisis ayudan a veces a poner un poco de cordura y a pensar mejor qué se hace con el dinero público. En ocasiones, las dificultades son buenas consejeras.
La cordura y los buenos consejos también han imperado en el hotel Los Monteros, donde el acuerdo ha abortado un conflicto de consecuencias imprevisibles para un establecimiento fundamental para Marbella que en los últimos años ha sobrevivido a duras penas a una realidad hostil.
Tras los 72 despidos de la semana anterior, empleados del hotel, muchos de ellos con importantes responsabilidades, confesaban en privado su desazón por el oscuro panorama de futuro. Sobre todo porque la decisión de los nuevos propietarios parecía obedecer más a una exhibición de testosterona que a una estrategia meditada. Si algún activo tienen hoteles como Los Monteros, más allá de sus instalaciones, más allá de su ubicación, más allá de su prestigio, es el saber hacer, la experiencia acumulada por los trabajadores -el ‘know how’ según el término importado que habitualmente se utiliza en el mundo de la empresa-, que se asienta con los años y que los nuevos sólo pueden asimilar trabajando codo a codo con los veteranos.
La decisión adoptada la semana anterior y anulada tras el acuerdo con los sindicatos y el comité de empresa no sólo creaba un ambiente irrespirable, también ponía a la ciudad entera en contra de los nuevos propietarios y situaba la resolución del problema sobre un foco equivocado. Pero sobre todo suponía prescindir de mala manera de una buena parte del principal activo con el que cuenta el hotel.
Muchas veces los empresarios pueden sentirse tentados de reemplazar mano de obra experimentada por sangre joven de coste laboral reducido. Pero el ‘know how’ (volvemos con lo cursi) no se aprende de un día para otro. Y menos en un hotel como Los Monteros, donde la atención al cliente no es sólo lo más importante, sino posiblemente lo único importante. Afortunadamente, la postura de los trabajadores unida a la reacción de los partidos, las instituciones y buena parte de la sociedad civil forzaron una negociación con los resultados conocidos: readmisión de los despedidos, pago de los salarios atrasados y negociación de un plan de viabilidad.
Es posible que la reacción unánime contra su decisión sorprendiera al propietario, que ha sabido rectificar. Sería bueno que supiera también que esa misma energía que tuvo en contra la tendrá a favor cuando se trate de apoyar a este emblema de Marbella para salir adelante.
También ha estallado la crisis del equipo de fútbol de la ciudad. Los presupuestos elaborados por los anteriores responsables del club estaban basados en una operación urbanística que tenía al estadio como epicentro. La operación no se hizo, los inversores desaparecieron, y ahí están los jugadores sin cobrar. Toda una metáfora.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella