img
Autor: HectorBarbotta
La baronesa nos regala una exclusiva
img
Héctor Barbotta | 03-03-2008 | 6:52| 0

No se trata de cuestionar la generosidad de la baronesa Tita, pero como los gustos son libres y uno no está tan puesto, se permitirá discrepar de su sentido de la estética. Carmen Cervera ha prestado a Marbella 30 cuadros de su colección privada para que la ciudad comience a recuperar los 16 años de abandono y agresión sistemática a todo lo que oliera a cultura. Se trata de obras de dos prestigiosos pintores vivos que la baronesa, según informó en la presentación, tenía colgadas en sus viviendas (remárquese el plural) y hasta el 26 de marzo lucirán en el Cortijo Miraflores.
Por eso, recorrer la exposición, para quienes no son aficionados a las noticias del corazón, provoca cierto pudor. Se trata de una muestra a mitad de camino entre la pintura de primer nivel y la incursión curiosa en la vida privada de la aristócrata. Como hojear la revista Hola, pero en plan culto. Una exclusiva por la que los programas de la televisión basura hubiesen pagado una millonada, y que aquí la tenemos gratis. Para el que tenga interés.
Tan pronto se puede ver un retrato adolescente del hijo mayor de la baronesa en pose familiar junto a su perro como a los gemelas adoptivas pintadas en plan angelitos. Con todo, la palma se la lleva un lienzo gigante de al menos tres metros de largo en la que personajes reales (ya se sabe, la baronesa, su difunto marido, sus sobrinos, su perro, su tigre, su pantera, etc.) recrean lo que parece ser una escena de época en una plantación caribeña. Una mujer negra abanica a los barones, en una semblanza que quizás hiera la sensibilidad de personas atentas a los avances sociales. No se niega el valor artístico de los cuadros. Merecen verse aunque el neófito pueda pensar que el buen gusto es otra cosa.

Ver Post >
Todo el mundo se toma su tiempo
img
Héctor Barbotta | 24-02-2008 | 10:40| 0

Manifestación con elegancia

Los abogados ya tuvieron su mitin. Casi un centenar de letrados de Marbella se manifestaron el jueves en protesta por un requerimiento del Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales remitido a tres despachos de la ciudad y en el que se les pide información de sus clientes. Con corbata ellos, traje de chaqueta ellas, marcada raya en los pantalones todos y prolijas pancartas al estilo guionistas de Hollywood en huelga, los letrados recorrieron Ricardo Soriano repartiendo educadamente un comunicado redactado en tres idiomas: español, inglés y alemán. Ni una voz que alterara la paz de la mañana. Nada de megáfonos ni de groseros trozos de tela sujetados por dos palos. Sólo un observador tosco podía encontrar semejanzas con alguna vulgar protesta vecinal o sindical. El colegio profesional se desmarcó de la manifestación, y los organizadores demostraron que, acostumbrados a la lentitud con que se resuelven los asuntos judiciales, la diligencia no es lo suyo. El requerimiento de Hacienda se recibió el 14 diciembre, pero la protesta no pudo materializarse, con poco o mucho sentido de la oportunidad, hasta el 21 de febrero. Un día antes del comienzo de la campaña.



Los cobros que ahora nunca existieron 

También se han tomado su tiempo los ex concejales del GIL. En su día reconocieron ante el juez Torres haber cobrado dinero bajo cuerda. Dos años después dicen ante el nuevo instructor que en realidad nunca cobraron nada. La primera en rectificar su declaración fue Carmen Revilla, antigua locutora del régimen y posteriormente concejala y teniente de alcalde. Aseguró que cuando declaró -con todo lujo de detalles sobre quiénes, cómo y dónde pagaban- que cobró 240.000 euros de Roca, en realidad estaba equivocada, o asustada tras haber pasado una noche en el calabozo. Que la verdad es que sólo le habían prestado dinero. En sobres. Otros dos concejales han sufrido también este ataque de amnesia sobrevenida. A esta altura parece claro que la estrategia de las defensas irá encaminada a cuestionar la instrucción y, en ese plano, las condiciones en las que se produjeron las confesiones. 

Los asalariados de Roca rectifican. Están arrepentidos de haberse arrepentido. La misma táctica de colaborar en la investigación que en su día les sirvió para eludir la cárcel les puede complicar la vida cuando llegue el juicio, que lejano aún en el horizonte está más cerca que hace dos años

Ver Post >
Videovigilancia y elecciones
img
Héctor Barbotta | 17-02-2008 | 10:36| 0

La inseguridad en Puerto Banús y cómo combatirla ha vuelto al primer plano. El subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, ofreció el viernes de la semana pasada a la alcaldesa retomar el proyecto de videovigilancia después de que se rechazara la iniciativa presentada por el Ayuntamiento y elaborado bajo el impulso del Centro de Iniciativas Turísticas. El subdelegado propuso redactar un nuevo proyecto, esta vez conjunto, entre ambas administraciones. Casi una garantía de que saldrá adelante. Sobre todo porque hay algo que en su momento Interior no explicó, pero que está en fondo del rechazo del Gobierno a la iniciativa municipal: El Gobierno nunca da su aprobación a proyectos de videovigilancia destinados a ser gestionados por las policías locales. Si el Gobierno se compromete a participar en la redacción del nuevo proyecto, es porque está dispuesto a destinar al mismo a la Policía Nacional. Y la policía tendrá este año un centenar de agentes más, por lo que podrá dedicar algunos al control de cámaras y grabaciones.

Pero en campaña electoral, ni aun un ofrecimiento así puede tener cabida. La alcaldesa respondió que esperará el resultado del recurso presentado sobre el primer proyecto para aceptar la oferta de López Luna. Quizás porque la previsible negativa al recurso le dará una nueva oportunidad de criticar al Gobierno. Quizás porque alberga la esperanza de que las urnas le permitan que sea otro el Gobierno con el que haya que ponerse de acuerdo.

Ver Post >
Otra ballena para despertar conciencias
img
Héctor Barbotta | 11-02-2008 | 11:57| 0

Tres años después de la Ballena Blanca, otra ballena causó la semana pasada un fuerte impacto en Marbella. Más inocente, más indefensa, más maltratada. La de hace tres años destapó una trama de corrupción de dimensión indecente, acabó con la inocencia de los incrédulos y permitió que lo que estaba por venir no sorprendiera a nadie. La de esta semana puso de relieve que el maltrato al medio ambiente no sólo está en el cemento y los ladrillos en tierra firme, y que lo que estamos obligados a cuidar vive más allá de lo que nuestros ojos ven habitualmente. La ballena de hace tres años debió haber supuesto una lección. La de esta semana, otra. Sólo los optimistas más tercos podrán confiar en que se trata de lecciones que todos están dispuestos a aprender.

Ver Post >
¿Son los cargos de confianza un tema tabú?
img
Héctor Barbotta | 03-02-2008 | 10:19| 0

El equipo de gobierno municipal ha informado de que va a revisar los pluses que cobran los trabajadores municipales para comprobar si se ajustan a las tareas que realizan. Y como primer avance, anunció la retirada de los complementos de productividad (1.700 euros mensuales) que cobraban tres cargos de confianza, entre ellos los ex miembros de la gestora Javier García y Baldomero León. Posible patinazo, porque en diciembre, el coordinador de Personal, Carlos Rubio, había asegurado que ni García ni León cobraban estos pluses. Entonces, ¿no les han bajado el sueldo como se anunció? Y si se los bajaron, ¿cobraron estos pluses indebidamente el año pasado? Y si es así, ¿devolverán el dinero?

Los cargos de confianza siguen siendo un tema tabú. SUR publicó la semana pasada que la Mancomunidad gastará 915.000 euros en 2008 en los sueldos de estas personas. La información disgustó a alguno de los aludidos. Dos días después, las mismas páginas recogieron que el Ayuntamiento ya ha cubierto los 25 cargos creados al constituirse el nuevo gobierno municipal. 1,6 millones de euros al año. El mismo disgusto. 


¿A qué viene el malestar? Los responsables de las instituciones saben que se trata de un tema resbaladizo, que puede causar daño de imagen y lejos de explicar que no se puede gobernar una institución sin personas de confianza en puestos clave, e informar qué hace cada una de ellas y por qué su sueldo está justificado, prefieren pasar de puntillas. Que no se hable del asunto. Los años del capo parecen haber persuadido a los políticos de que ésta es una ciudad receptiva a los discursos demagógicos. Y que el dinero público que se gasta en cargos de confianza se presta para desgastar al que gobierna con ese tipo de argumentos. Pero subestimar de esa manera al personal puede resultar contraproducente.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella