img
NEGOCIACIONES TENSAS
img
Juan Cano | 04-07-2007 | 18:57| 0

Los años de impunidad y de compadreo crearon costumbre, y hubo constructores que, caído el viejo régimen, no se resignaron a que las cosas habían cambiado.
Cuentan en Urbanismo que el año de la gestora dejó más de una anécdota que pone en evidencia hasta qué punto los promotores de moral en entredicho se habían acostumbrado a mandar en las oficinas públicas. Las iremos desgranando.
Uno de los incidentes se produjo cuando José Ávila Rojas, responsable de gran parte de las construcciones ilegales, imputado en el ‘caso Malaya’ y señalado como socio de Roca por el juez Torres, se presentó en las dependencias de Urbanismo para saber qué había de lo suyo. Enfrente estaba Rafael Duarte, entonces vocal de Urbanismo y ahora concejal de esa área en Estepona. Choque de trenes.
Se le pidió al constructor un gesto que demostrara que se había entrado en una nueva etapa, y que podía comenzar él mismo por derribar alguna de las múltiples construcciones ilegales de la que es responsable. Tenía muchas donde elegir.
El empresario, lejos de acceder, se atrevió a aventurar que él no era culpable de nada, sino víctima. Exigió que se le regularizara lo inaceptable. La discusión subía de tono y el abogado de Ávila Rojas procuraba calmar a su cliente.
Duarte le pidió que abandonara el despacho. El empresario no se calmaba, y el vocal de Urbanismo pidió que se llamara a la policía para desalojarlo.
Antes de la llegada de los agentes, Ávila Rojas optó por irse. No volvió a aparecer por ahí.

Ver Post >
AIRE FRESCO EN URBANISMO
img
Juan Cano | 25-06-2007 | 18:03| 0

La alcaldesa de Marbella ha decidido que el hasta ahora arquitecto jefe de Urbanismo, Francisco Merino, no siga en ese departamento municipal, ávido de aire de fresco y necesitado de decencia.
El curriculum del funcionario apartado (imputación en el ‘caso Monteverde’, mención en el informe del Tribunal de Cuentas) es para echarse a temblar, pero más que su trayectoria, lo que asusta es la impasibilidad con la que contó a la policía las barbaridades que Roca y sus secuaces hacían en el Ayuntamiento. Asusta, sobre todo, por qué no explicó los motivos por los que durante 15 años no presentó ni media denuncia de todo lo que veía. Tampoco dijo si los motivos de su inhibición ante la justicia encontraban sus más profundas explicaciones en el miedo a perder su trabajo, en los regalos con los que Roca lo obsequiaba cuando llegaban las navidades, en las facturas por trabajos extra que presentó (y cobró durante años) o en una miserable combinación de todas estas.

Ver Post >
Un gigantesco plató para la televisión basura
img
Juan Cano | 14-05-2007 | 11:11| 0

Comenzó Jesús Gil con sus apariciones en las que exhibía su prominente abdomen en un jacuzzi junto a esbeltas señoritas mientras hacía gala del soez pero eficaz discurso que lo llevó al triunfo electoral.Desde entonces Marbella se ha convertido en foco de atención de los programas más zafios de la televisión, que encontraron un filón en la ciudad. La política local surtía uno tras otro de innumerables personajes , mientras que los buscadores de fama no tenían más que pasearse por Puerto Banús para conseguir su porción de efímera celebridad catódica. La retransmisión de los avatares sentimentales del entonces alcalde Julián Muñoz y su romance con Isabel Pantoja parecieron marcar el culmen de la Marbella televisada, pero faltaba todavía la ‘operación Malaya’ y la conversión de los imputados en contertulios y de los chismosos profesionales en expertos judiciales.
Hoy existe la sensación de que cuantos más minutos acumula en la televisión, más cae la imagen de la ciudad, y el convencimiento paradójico de que lo único que necesita Marbella para recuperar su nombre es que se deje de hablar de ella. No será fácil. Los acontecimientos la han situado en el centro de un negocio suculento sin final a la vista. Dos ejemplos dan buena muestra de cómo está montado el asunto. Esta misma semana, la producción de un programa televisivo se ocupó de recoger en el centro de Marbella a turistas para montarlos en un autobús, llevarlos a casa de Isabel Pantoja y presentarlos en directo como espontáneos curiosos que se acercaban hasta el chalé. El viernes por la noche, un programa subió seguramente su audiencia mientras anunciaba la detención de Carlos Fernández. Era mentira

Ver Post >
Sin atisbo de autocrítica
img
Juan Cano | 12-05-2007 | 14:22| 0

Desde el área de Urbanismo se ha invitado a los propietarios de los pisos de Banana Beach, uno de los edificios ilegales más emblemáticos de la era GIL, a presentar una denuncia contra el promotor José Ávila Rojas, responsable de esa obra, imputado en la ‘operación Malaya’ y considerado por el juez Torres socio de Juan Antonio Roca. Es la única forma de que el empresario responda por la estafa que han sufrido los compradores, a quienes se les han vendido unos pisos levantados en zona verde, amenazados ahora por la piqueta y que en el mejor de los casos quedarán en un limbo jurídico de consecuencias inciertas. Los vecinos se han negado. Quieren que sea la administración la que resuelva la situación.
Esta circunstancia no dejaría de ser una anécdota si no fuese un síntoma más que habitual. Los vecinos son conscientes que ha sucedido algo grave y saben que son las primeras víctimas, pero no hay, salvo excepciones, atisbos de responsabilidad o autocrítica. ¿Cómo pudo pasar esto? es una pregunta muy habitual en otros sitios, pero que casi no se escucha en Marbella, un ciudad empeñada en mirar al futuro y que se resiste a hacer balance. Hoy día resulta casi imposible encontrar a un vecino que se reconozca como votante del grupo que saqueó la ciudad, y mucho más escuchar alguna opinión autocrítica de esos electores. El ‘no importa que robe mientras haga cosas’ que presidió los mandatos gilistas ha dado lugar una atribución de responsabilidades hacia los partidos mayoritarios, los alcaldes anteriores a Gil, las instituciones, en especial la Junta de Andalucía, y los jueces. A la hora del balance, a Marbella le cuesta mirarse a sí misma

Ver Post >
¿Ablande en el calabozo?
img
Juan Cano | 09-05-2007 | 11:46| 0

¿Utiliza el juez Torres la estrategia del ablande o solamente exhibe su autoridad?
Los abogados se venían quejando de la práctica a su juicio innecesaria de mandar a los sospechosos a dormir a la comisaría antes de tomarles declaración. Dicen que no lo hacía por necesidad procesal, sino para que reflexionaran sobre si debían decir la verdad que el instructor les requría.
Lo sucedido con el ex comisario San Agapito parece dar argumentos a esa protesta. Aparentemente no había necesidad de enviar 24 horas al calabozo a una persona que voluntariamente se presentó en el juzgado para someterse al interrogatorio y que el día siguiente iba a recuperar la libertad tras pagar una fianza.
Esta forma de actuar ya le ha costado al juez Torres la presentación de una querella en el TSJA por parte del abogado de la hija de Juan Antonio Roca, a quien se detuvo frente a sus compañeros de clase, se trasladó a Marbella en un vehículo policial y se le tomó declaración durante diez minutos para enseguida dejarla en libertad con cargos.
Es de esperar que la instrucción no comience a presentar fisuras. A ver si el trabajo de investigación de tanto tiempo se viene a bajo por ejercicios de autoridad innecesarios.

Ver Post >
El juez Torres entra al trapo
img
Juan Cano | 07-05-2007 | 17:27| 0

No lo pudo el encarcelamiento de un ayuntamiento entero, incluidos sus dos últimos alcaldes, ni las astronómicas fianzas impuestas a los promotores más señalados del régimen, ni la intervención de cuentas bancarias, fincas, aviones, helicópteros, caballos y jirafas disecadas, ni la detención de sospechosos para interrogarlos y dejarlos en libertad a la mañana siguiente (o a los diez minutos). Pero sí lo pudo la omnipresente Isabel Pantoja.
El juez Torres ha roto el silencio sepulcral de más de un año de ‘operación Malaya’ para dar explicaciones sobre la detención de la tonadillera. No lo hizo con los periodistas que el viernes por la mañana esperaban novedades a las puertas del juzgado -a quienes ni siquiera miró cuando lo saludaron con un educado ‘buenos días’-, sino con un medio nacional que seguramente le será de más ayuda en su carrera -algunos piensan que alocada- para convertirse en juez estrella.
Nada que objetar a su decisión. Cada uno habla cuándo y con quien quiere. Pero ahora que ha hablado y que posiblemente se haya dado cuenta de que los periodistas no muerden, estaría bien que dejara de advertir con severidad a policías, procuradores y abogados de que no deben filtrar a la prensa datos del proceso que son de interés público. Él ha revelado detalles de una parte de la operación que aún estaba secreta, y lo ha hecho para quedar a salvo de las críticas. ¿Tiene autoridad moral para exigir a los demás lo que él no hace?

Ver Post >
La noche de las bolsas
img
Juan Cano | 25-04-2007 | 18:52| 0

Las últimas fianzas que está imponiendo el juez Torres comienzan a recordarnos a la noche de las bolsas. El 30 de junio del año pasado prestaron declaración ante el juez los principales promotoes inmobiliarios detenidos en la ‘operación Malaya’: Ávila Rojas, Tomás Olivo, Sandokan, Jesús Ruiz, etc. etc. El juez les fue imponiendo, uno a uno, fianzas que quitaban el hipo: 300.000 euros la más baja, medio millón la mayoría. No sin estupor, los periodistas que hacían guardia en la puerta de los juzgados comenzaron a ver desfilar esa misma noche bolsas de diferente porte y tamaño, desde las populares de triangulitos verdes de El Corte Inglés hasta algunas más sofisticacadas y de marca. Eran bolsas diferentes en su continente, pero idénticas en su contenido. Dentro iban billetes, muchos billetes, para garantizar que ninguno de estos acaudalados imputados pasara la noche en Alhaurín. El paisaje se dibujaba a altas horas de la madrugada, pero aparentemente no era difícil a esa hora conseguir semejantes cantidades en efectivo. No eran pocos los que se preguntaban si el pago no era, al mismo tiempo, el pasaporte para eludir la cárcel y un intrínseco reconocimiento de culpa.
Viene esto a la memoria porque un comisario retirado, presuntamente ligado a la red de blanqueo, acaba de ingresar una fianza de medio millón de euros. Tardó en reunirlos menos de 24 horas.

Ver Post >
Marbella no descansa
img
Juan Cano | 17-04-2007 | 10:52| 0

Mientras la campaña electoral sigue su curso y no se atisba un gramo de autocrítica acerca de lo sucedido en los últimos años (no la hacen los políticos, pero tampoco los empresarios ni las denominadas fuerzas vivas, que siguen glosando las virtudes de la ciudad sin aludir a que muchos tuvieron que equivocarse mucho durante mucho tiempo), Marbella se desayuna con otra operación contra el blanqueo de dinero. Los furgones policiales dando vueltas por la ciudad y los registros en los despachos profesionales comienzan a ser parte del paisaje habitual de la ciudad. El sector turístico, tan golpeado con los hoteles rodeados de una nube de apartamentos, puede ver una luz de esperanza al final del túnel: tanta movida puede comenzar a convertirse en la oferta turística complementaria que tanto se echa de menos.

Ver Post >
ALGUNAS PREGUNTAS
img
Juan Cano | 27-03-2007 | 18:31| 0

No son pocos los indicios que invitan a pensar que Roca estaba avisado de que en su imperio comenzaba a venirse la noche.
La infidencia de una ex concejala, a quien esto firma, dos meses antes de la operación, de que Roca sabía que iba a ir a la cárcel; el comentario extendido entre su gente de confianza de que el jefe se iba del Ayuntamiento; la versión, que procede de sólidas fuentes de lo que era el poder municipal en aquel entonces, de que Roca había pronunciado la frase «Esto explota en marzo» y las precauciones que tomó con algunas de sus comunicaciones (no con todas) constituyen pistas de que ‘Malaya’ no tomó desprevenido al asesor de Urbanismo.
Si es así, ¿por qué se dejó coger con una contabilidad exhaustiva? ¿Por qué la gente de su entorno, que seguramente le deberá favores y su propio enriquecimiento, lo defendió al principio pero ahora forman fila ante el juez para culparle de todo? ¿Será porque se sienten traicionados por el jefe? ¿Piensan que Roca les sirvió en bandeja pruebas contra ellos para proteger a otros?
¿Por qué no se han encontrado pruebas contra el empresario más cercano a Roca que sí aparece en al menos dos declaraciones?
¿Blanqueaba Roca dinero de otras organizaciones?
¿Ha elegido la cárcel para protegerse de ellas?
Y la última ¿Dará Malaya respuesta a estas preguntas?

Ver Post >
LA “OBSESIÓN” DE LOS MALAYOS, por Juan Cano
img
Juan Cano | 18-03-2007 | 12:19| 0

El juez Torres se ha convertido en la “obsesión” de los ‘malayos’, que pierden más tiempo en intentar deslegitimarlo que en argumentar su inocencia. Los letrados han pedido una y otra vez que se levantara el secreto del sumario porque “limitaba el ejercicio de la defensa” y, ahora que se conoce el 80% de su contenido, algunos salen con que el juez no respetó las normas de reparto. ¿Y nada más? Pretender desmontar un caso que ha dado lugar a más de 90 imputaciones con el débil argumento de que “a éste juez no le tocaba” me parece falaz -permítanme la licencia- por muy ajustado a derecho que sea el recurso. Pero voy más allá. No se olviden, señores letrados, que lo que se está investigando es un saqueo multimillonario a una ciudad (presuntamente) traicionada por sus políticos. Rellenar recursos con ataques al juez es gastar papel (Torres ya los responde hasta con una pizca de sorna) y seguir engañando a un pueblo con argucias legales huelen a cobarde. ¿Acaso le tienen miedo? Ahora que conocen casi todo el sumario, olvídense del juez e intenten convencernos de que nadie cobró ni pagó a Roca y compañía. Que nadie se lucró malvendiendo el suelo y los recursos de Marbella. Que nadie despilfarró el dinero público. Argumenten de una vez por qué sus clientes son inocentes. Y no pierdan más tiempo.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella