img
La noche de las bolsas
img
Juan Cano | 25-04-2007 | 18:52| 0

Las últimas fianzas que está imponiendo el juez Torres comienzan a recordarnos a la noche de las bolsas. El 30 de junio del año pasado prestaron declaración ante el juez los principales promotoes inmobiliarios detenidos en la ‘operación Malaya’: Ávila Rojas, Tomás Olivo, Sandokan, Jesús Ruiz, etc. etc. El juez les fue imponiendo, uno a uno, fianzas que quitaban el hipo: 300.000 euros la más baja, medio millón la mayoría. No sin estupor, los periodistas que hacían guardia en la puerta de los juzgados comenzaron a ver desfilar esa misma noche bolsas de diferente porte y tamaño, desde las populares de triangulitos verdes de El Corte Inglés hasta algunas más sofisticacadas y de marca. Eran bolsas diferentes en su continente, pero idénticas en su contenido. Dentro iban billetes, muchos billetes, para garantizar que ninguno de estos acaudalados imputados pasara la noche en Alhaurín. El paisaje se dibujaba a altas horas de la madrugada, pero aparentemente no era difícil a esa hora conseguir semejantes cantidades en efectivo. No eran pocos los que se preguntaban si el pago no era, al mismo tiempo, el pasaporte para eludir la cárcel y un intrínseco reconocimiento de culpa.
Viene esto a la memoria porque un comisario retirado, presuntamente ligado a la red de blanqueo, acaba de ingresar una fianza de medio millón de euros. Tardó en reunirlos menos de 24 horas.

Ver Post >
Marbella no descansa
img
Juan Cano | 17-04-2007 | 10:52| 0

Mientras la campaña electoral sigue su curso y no se atisba un gramo de autocrítica acerca de lo sucedido en los últimos años (no la hacen los políticos, pero tampoco los empresarios ni las denominadas fuerzas vivas, que siguen glosando las virtudes de la ciudad sin aludir a que muchos tuvieron que equivocarse mucho durante mucho tiempo), Marbella se desayuna con otra operación contra el blanqueo de dinero. Los furgones policiales dando vueltas por la ciudad y los registros en los despachos profesionales comienzan a ser parte del paisaje habitual de la ciudad. El sector turístico, tan golpeado con los hoteles rodeados de una nube de apartamentos, puede ver una luz de esperanza al final del túnel: tanta movida puede comenzar a convertirse en la oferta turística complementaria que tanto se echa de menos.

Ver Post >
ALGUNAS PREGUNTAS
img
Juan Cano | 27-03-2007 | 18:31| 0

No son pocos los indicios que invitan a pensar que Roca estaba avisado de que en su imperio comenzaba a venirse la noche.
La infidencia de una ex concejala, a quien esto firma, dos meses antes de la operación, de que Roca sabía que iba a ir a la cárcel; el comentario extendido entre su gente de confianza de que el jefe se iba del Ayuntamiento; la versión, que procede de sólidas fuentes de lo que era el poder municipal en aquel entonces, de que Roca había pronunciado la frase «Esto explota en marzo» y las precauciones que tomó con algunas de sus comunicaciones (no con todas) constituyen pistas de que ‘Malaya’ no tomó desprevenido al asesor de Urbanismo.
Si es así, ¿por qué se dejó coger con una contabilidad exhaustiva? ¿Por qué la gente de su entorno, que seguramente le deberá favores y su propio enriquecimiento, lo defendió al principio pero ahora forman fila ante el juez para culparle de todo? ¿Será porque se sienten traicionados por el jefe? ¿Piensan que Roca les sirvió en bandeja pruebas contra ellos para proteger a otros?
¿Por qué no se han encontrado pruebas contra el empresario más cercano a Roca que sí aparece en al menos dos declaraciones?
¿Blanqueaba Roca dinero de otras organizaciones?
¿Ha elegido la cárcel para protegerse de ellas?
Y la última ¿Dará Malaya respuesta a estas preguntas?

Ver Post >
LA “OBSESIÓN” DE LOS MALAYOS, por Juan Cano
img
Juan Cano | 18-03-2007 | 12:19| 0

El juez Torres se ha convertido en la “obsesión” de los ‘malayos’, que pierden más tiempo en intentar deslegitimarlo que en argumentar su inocencia. Los letrados han pedido una y otra vez que se levantara el secreto del sumario porque “limitaba el ejercicio de la defensa” y, ahora que se conoce el 80% de su contenido, algunos salen con que el juez no respetó las normas de reparto. ¿Y nada más? Pretender desmontar un caso que ha dado lugar a más de 90 imputaciones con el débil argumento de que “a éste juez no le tocaba” me parece falaz -permítanme la licencia- por muy ajustado a derecho que sea el recurso. Pero voy más allá. No se olviden, señores letrados, que lo que se está investigando es un saqueo multimillonario a una ciudad (presuntamente) traicionada por sus políticos. Rellenar recursos con ataques al juez es gastar papel (Torres ya los responde hasta con una pizca de sorna) y seguir engañando a un pueblo con argucias legales huelen a cobarde. ¿Acaso le tienen miedo? Ahora que conocen casi todo el sumario, olvídense del juez e intenten convencernos de que nadie cobró ni pagó a Roca y compañía. Que nadie se lucró malvendiendo el suelo y los recursos de Marbella. Que nadie despilfarró el dinero público. Argumenten de una vez por qué sus clientes son inocentes. Y no pierdan más tiempo.

Ver Post >
TRES CUARTAS PARTES
img
Juan Cano | 14-03-2007 | 18:49| 0

No sin cierto escándalo, durantes este verano se difundió una frase que se atribuía a María Rosa Jimeno, la mujer de Juan Antonio Roca: «No nos han pillado ni la cuarta parte de lo que tenemos». A nadie escapaba que el nivel de vida de la susodicha no aparentaba haber medrado ni una décima, pese al bloqueo de las cuentas bancarias y la intervención judicial de las incontables propiedades de su marido.
Con la orden cursada para que la detengan, el juez Torres le ha dado la oportunidad a doña Rosa de que explique ahora dónde están las tres cuartas partes que todavía no se han encontrado.

Ver Post >
EL SILENCIO TENIA UN PRECIO
img
Juan Cano | 18-02-2007 | 12:18| 0

No hay rey sin vasallos, ni capataz sin peones. No se levanta sin cómplices un imperio económico. No se pone al propio servicio una institución pública sin la colaboración activa de algunos y el silencio de otros. Las últimas informaciones han permitido confirmar lo que muchos sospechaban: que la autoridad que Roca ejercía en el Ayuntamiento de Marbella, y especialmente en el área de Urbanismo, no se sustentaba únicamente en el respeto debido a las decisiones del jefe o al temor a perder el trabajo. Los relojes de lujo que caían en Navidad y los sobresueldos injustificados permitieron también construir lealtades y comprar silencios. Una fortuna construida a base de saber repartir migajas. Durante años se hicieron barbaridades en Urbanismo, se destruyó la calidad de vida de la ciudad y quienes tenían acceso a esa información, en las oficinas municipales, callaron con indecencia cuando no colaboraron activamente. Y empezamos a tener pruebas de por qué lo hicieron.
Si antes le tuvieron miedo al capo, ha llegado la hora de que comiencen a temerle a los jueces. Y también al juicio moral de sus vecinos.

Ver Post >
UN NUEVO PERSONAJE PRINCIPAL
img
Juan Cano | 09-02-2007 | 13:05| 0

El ‘caso Malaya’ tiene un nuevo encarcelado. El abogado Juan Hoffmann ya duerme en Alhaurín de la Torre después de haber pasado una noche en la comisaría provincial y otra en el arresto municipal de Marbella.
Llaman la atención algunos aspectos relacionados con este nuevo imputado. Cuando cabía suponer que ya no habría más detenidos o que a lo sumo se producirían algunos coletazos, como la detención del ‘joyero de Roca’, el caso ha sumado a un nuevo personaje que seguramente distará de ser un secundario. El registro del despacho donde aparentemente ya no trabajaba fue el más largo que recuerda la operación: más de 16 horas, y el interrogatorio al que lo sometió el juez tampoco se quedó atrás: cinco horas y media. También la medida adoptada, prisión incondicional cuando apenas quedaban tres encarcelados, es también un claro indicio de la importancia que el juez atribuye a este abogado en la trama de blanqueo.
Pero además no se trata de un personaje nuevo para quienes siguen el sumario. Su nombre ha aparecido repetidamente en una de las declaraciones de Juan Antonio Roca, y no porque el presunto cerebro de la trama lo citara, sino porque el juez le preguntó por él. Desde esa comparecencia de Roca han pasado ya seis meses.
En el auto de prisión se justifica la medida en que la investigación todavía continúa. Sin embargo, debe suponerse que ya no existe riesgo de destrucción de pruebas. Ha habido tiempo más que suficiente para ello.

Ver Post >
Un registro del siglo XXI
img
Juan Cano | 07-02-2007 | 12:46| 0

16 horas, minuto arriba, minuto abajo, es el tiempo que demandó el registro realizado en el despacho Tarodo-Hoffmann, en pleno paseo marítimo de Marbella, dirigido por el propio juez Torres. La cadena Malaya ha llevado de momento hasta el eslabón de un bufete de apariencia respetable. El tiempo destinado convierte a este registro en el más largo de todos los realizados hasta ahora en el ‘caso Malaya’, y ello nos sitúa ante dos posibles hipótesis no necesariamente contradictorias: la primera es que el bufete podría ser una pieza central en el entramado montado por Roca para el lavado de dinero, y que por lo tanto había mucha documentación que llevarse. La segunda es que el juez Miguel Ángel Torres se ha cansado de recibir recursos en los que se le solicita la devolución de discos duros incautados en anteriores operaciones y cuyo contenido resulta imprescindible para la vida profesional y hasta personal de los imputados. Por eso ha decidido no llevarse los ordenadores y, en cambio, copiar la información, lo que evidentemente requiere más tiempo, pero resulta, al menos, bastante más prolijo. En el registro de los tres pisos pertenecientes al bufete se requirieron, debe insistirse en el detalle, 16 horas. Desde las 10 de la mañana hasta las dos de la madrugada siguiente. Se trató de una actuación propia de la investigación judicial, realizada a instancias del propio juez y no de la policía. Y propia también de este siglo, donde la información no necesariamente está en los papeles. Es de esperar que tantas horas invertidas sirvan ahora para arrojar luz sobre la trama del saqueo que ha sufrido esta ciudad.

Ver Post >
LOS SECRETOS DE URBANISMO
img
Juan Cano | 01-02-2007 | 20:16| 0

Poco a poco se va sabiendo cómo funcionaban las cosas en Urbanismo. Siguen apareciendo papeles que permiten confirmar lo que muchos sospechaban, y es de temer que no son muchos quienes se sorprenden de lo que va saliendo. ¿Cómo fue posible que durante tanto tiempo pasaran tantas cosas y que tantos abogados, arquitectos, aparejadores y delineantes que trabajaban en Urbanismo vieran lo que sucedía frente a sus narices y no le hicieran, aunque sea, una discreta visita al fiscal? Las instrucciones de Roca eran claras: ver,oir y callar.
Los pagos adicionales con que se beneficiaban algunos funcionarios (ver SUR del 24 y del 28 de enero) revelan dos cosas: 1) que la maquinaria de lealtades y silencios comprados estaba bien aceitada y 2) que no era asunto de los últimos años. Las facturas a las que ha tenido acceso este periódico (no estaría mal colgarlas en la red, pero son demasiadas) se remontan hasta el año 1994. 12 años cobrando doble por hacer el mismo trabajo (¿o acaso se cobraba por algo más que por los vagos conceptos generales que aparecen en los papeles?)
Pero no todas las lealtades compradas de esa manera son perpetuas. Una prueba de ello son las declaraciones de algunas personas que trabajaron a las órdenes de Roca y que han desfilado ante el juez. Roca se queja amargamente de que sus antiguas personas de confianza ahora lo acusan de todos los males de España. No hay como el miedo a la cárcel para aflojar las lenguas. Sobre todo cuando ya no hay más talones que cobrar.

Ver Post >
ISABEL HACE ESCUELA
img
Juan Cano | 20-01-2007 | 11:57| 0

¿Cuál es la diferencia entre el alcalde de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, y la ex teniente de alcalde de Marbella, Isabel García Marcos? De momento, sólo que la fianza impuesta a Martín Serón, 100.000 euros, es mayor que la que tuvo que pagar García Marcos, 60.000 euros.
Por lo demás, encontramos semejanzas: los dos están acusados de prevaricación y cohecho, los dos han tenido que declarar ante el juez por unas grabaciones que los comprometen y los dos se consideran perseguidos políticos. Los dos, además, recurrieron a la coartada de ETA. Cuando salió de la cárcel, García Marcos aseguró que «como ahora no hay terroristas, en la cárcel están los malayos». Martín Serón gritó ante sus fieles algo así como que en la «república bananera de Zapatero, las personas decentes (él y su concejal de Urbanismo) están en la cárcel y la ETA (sic) en la calle». Muchas semejanzas. Y una más: a los dos les asiste el derecho a la presunción de inocencia.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella