img
Colectivo Hola, cariño: Área de descanso
img
Pedrortega | 14-03-2017 | 18:39

 

Colectivo Hola, cariño (A.Cabello, M.Bea, P.Borrajo, A.Mechoswki)

María Bea Torrell (Barcelona, 1993)

Estudió el Grado en Fotografía y Creación Digital, un Postgrado en Postproducción en la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) en Terrassa y el Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona. No satisfecha con la carrera, sentía que debía poner en práctica lo aprendido. Se presentó a la primera edición del concurso Illuminating Curiosty y junto con dos compañeros ganó el primer premio. Gracias a eso, trabajó ocho meses en el Instituto de las Ciencias Fotónicas (ICFO) como fotógrafa y diseñadora gráfica, aunque también realizó vídeos y actualizaba la página web. Aquel fué su primer contacto como trabajadora de una empresa y miembro del equipo corporativo, con lo  que aprendió la responsabilidad que eso conllevaba. Paralelamente estuvo tres años como voluntaria en l’Agrupament Escolta i Guia de Sant Ignasi, donde trató con chicos de 6 a 18 años, despertando su interés por los jóvenes.

Pilar Borrajo Ramos (Madrid, 1993)

Se graduó en Bellas Artes en la Universitat Politècnica de València (UPV), realizando su primer cortometraje documental en Almería: Infinita e hizo el Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde que terminó la carrera  no ha dejado de experimentar con diferentes técnicas de la imagen y del video, buscando nuevas formas de evocar una idea. Estos últimos dos años ha sido voluntaria en el festival de fotografía contemporánea Jääl -en Madrid- y en el DocsBarcelona. Ahora aspira a seguir trabajando el terreno documental, viajando y explorando otras culturas.

Alejandra del Barrio Cabello (Granada, 1992)

El periodismo le gusta desde pequeña y por ello decidió graduarse en Periodismo por la Universidad de Málaga (UMA) y hacer el Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabajó durante un año en la agencia de publicidad y comunicación “Pasedeprensa Comunicación”, donde la fotografía, redes sociales, vídeos profesionales y notas de prensa eran su día a día. Anteriormente, pasó por el departamento de comunicación interna de Cepsa – La Rábida. Tras varios años se dio cuenta que contar los hechos noticiosos no le motivaba, narrar historias y vivencias sí, por ende realizó su primer documental La maleta del placer.

Andriev Mechowski (Santiago de Chile, 1989)

Estudió Diseño Gráfico & Multimedia en la universidad UNIACC y el Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la Universidad Autónoma de Barcelona. Trabajó dos años en la agencia de marketing digital DiPaola (Santiago de Chile). Ha realizado pasantías laborales en las agencias de publicidad McCan Erikson (Rio de Janeiro, Brasil) y en DoubleYou (Barcelona, España). Paralelo a su carrera, se ha perfeccionado a través de cursos de fotografía y producción musical. Actualmente ha creado su propia consultora de marketing (Eight Lab). 

Sinopsis

El tedio se apodera de los camioneros estacionados en áreas de descanso. Contra él, nada mejor que las conversaciones por el manos libres.

 

 

¿Cómo nace el proyecto?

El proyecto nace por la curiosidad en los lugares de paso: las áreas de descanso, las gasolineras y los restaurantes de carretera. Especialmente en los alrededores de Fraga, pueblo que hace frontera entre Aragón y Cataluña y es muy frecuentado por camioneros. Aquí surge la idea de la vida del camionero y a lo largo de la antigua carretera N-II se ha desarrollado el proyecto (“por el camino”).

 

Ya conocemos la sinopsis, pero ¿sobre qué trata?

Trata una cotidianidad de manera cómica, la de los camioneros. Trata de hastío, de la rutina secreta del camionero y la relación con lo que le rodea día a día. Y trata de la relación a distancia con las mujeres de sus vidas.

 

 

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

La carretera, el interés por descubrir un estilo de vida tan diferente y poder sumergirnos en él para comprenderlo.

 

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

La productora es el Máster en Teoría y Práctica del Documental Creativo de la UAB.

 

¿Y cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

Cómo se trata de un documental observacional, quizás el gran reto fue (durante la rutina del rodaje) acomodar a los camioneros para la escena, lograr su confianza y actuar nosotros de tal forma que fuésemos casi invisibles para conseguir que no se sintieran intimidados por el equipo material ni por nosotros. Ha sido nuestro primer documental, así también ha sido un reto el aprender de cada decisión durante el proceso de creación.

 

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película

Una gran parte financiada por nosotros y otra mínima parte financiada por el Máster (la UAB).

 

 

Preséntanos a los actores.

Son camioneros que fuimos conociendo por la carretera, personas que interrumpimos en su rutina y que nos abrieron amablemente las puertas de (lo que ellos consideran) su casa. Gracias a ellos hemos podido realizarlo.

 

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

Una buena sinergia. Cada componente del equipo había trabajado en una rama diferente: una fotógrafa, una periodista, un diseñador y una artista, de modo que supimos potenciar las cualidades de cada uno para que el trabajo en equipo funcionara.

 

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Era gracioso porque conocimos a tanta gente, hablamos con tantos camioneros, que cada vez que nos íbamos de rodaje, alguien nos reconocía y nos pitaba desde la carretera o se acercaba algún hombre que no conocíamos a decirnos “¿vosotras sois las que estáis haciendo un documental no?”. La voz había corrido muy rápido entre los camioneros. Éramos un tema de conversación en algunos bares.

 

¿Cómo se ha llevado a cabo la postproducción? ¿Cuál ha sido la pieza clave de esa fase?

La postproducción fue llevada por la idea de “viaje”. De modo que se editó pensando en que el espectador recorría la carretera encontrando a los camioneros que aparecen en la película. La pieza clave fue la primera llamada de un camionero con su mujer, de ahí nos interesamos por las llamadas y la relación con sus mujeres o sus novias. Éstas transmitían mucha información del tipo de relación de cada pareja y era una prueba más de la soledad y distancia entre seres queridos.

 

Háblanos de la banda sonora.

No hay banda sonora musical sino que el sonido se ha trabajado en un primer plano de tal manera que añadiese humor y significado.

 

 

Ahora que ya puedes ver el cortometraje terminado, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

La comedia de lo cotidiano en cada escena. Capta una realidad poco conocida dando tiempo a la observación, a reflexionar en cada plano.

 

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Como colectivo nos sentimos satisfechos, hemos disfrutado mucho todo el proceso de la película y creemos que eso también se refleja en ella.

 

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que vea el cortometraje?

Van a ver el mundo de la vida del camionero de una manera íntima y personal, con toques inesperadamente graciosos.

 

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival de Málaga de Cine Español?

Para nosotros estar en el Festival de Málaga es un salto importante en nuestra carrera, ya que es uno de los Festivales más importantes en España y poder participar en él nos llena de honor. Somos 4 los directores del corto. Tres son de fuera y una reside en Málaga, por lo que las sensaciones son muy distintas. Para las de fuera es siempre un placer venir a una tierra donde te acoje con los brazos abiertos y para la que reside en Málaga es un sueño que se acaba de cumplir.

 

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Merece la pena porque nos gusta. Quizás si hubiese más subvenciones para realizarlo no supondría tal esfuerzo. Pero es cierto que hay otros obstáculos no económicos durante la producción de una película y el trabajo de superarlos es un proceso que disfrutamos como equipo. Al final sentimos una gran satisfacción al ver que la película descubre algo al espectador y le provoca, aunque sea, una pequeña carcajada.

 

¿Qué nos puedes contar sobre de su distribución?

De la distribución nos encargamos los propios integrantes del colectivo (Hola cariño). Hasta la fecha hemos estado en Zinebi (Bilbao), en Bibliocurts (Barcelona) y en éste, el Festival de Málaga. Seguimos distribuyendo a todas las partes del mundo, aún no hemos ganado nada, pero eso no nos preocupa, al menos por ahora.

 

¿Qué opinas del panorama actual del cortometraje en España?

Antes de entrar en el mundo del audiovisual, no conocíamos el inmenso mundo del cortometraje tanto de animación, ficción y documental y esto es porque hay pocos espacios que arriesguen a la difusión de obras con poco recorrido y como consecuencia, la mayoría de proyectos no llegan al gran público.

El caso es que hay una producción interesante de cortometrajes en España y muy desconocida o con un público muy reducido (el mismo tipo de público que acude a cada festival de cortometrajes). Opinamos que las instituciones culturales o los espacios dedicados a la proyección de cine deberían arriesgar más en su programación, para difundir obras de cineastas emergentes o menos reconocidos en el ámbito nacional y así también ofrecer al público un abanico más amplio de oferta audiovisual (que no se limite al largometraje).

 

Sobre el autor Pedrortega
Una mirada independiente sobre el cine más artesanal.