img
Sam Baixauli: Hijo mío
img
Pedrortega | 22-03-2017 | 19:12

Sam Baixauli

Diplomado en Edición por la ECAM (Escuela de cine de Madrid, España). Inmerso en el sector audiovisual desde los 16 años, cuenta con trabajos en televisión, publicidad y, principalmente, en cine. Destaca su trabajo como editor de cine, con trabajos como Guten Tag, Ramón (Beancafilms), Aztec Warrior (Lionsgate-Televisa) o Moronga (Elite Studios) o Visitantes (Videcine). Fruto de estos trabajos, ha sido nominado al Premio Ariel a la mejor Edición y galardonado con la Diosa de Plata en ésta misma categoría. Además, en publicidad, ha trabajado en campañas para conocidas marcas, y tiene un amplio currículum en series de televisión tanto en España como en México.

Filmografía

Hijo mío (corto, 2015), Vocabulario (corto, 2013), Algodón de azúcar (corto, 2011), Si la cosa no funciona (corto, 2010)

Sinopsis

Juan es un hombre maduro que siempre ha vivido bajo la sombra de una madre posesiva y absorbente. Vencido por la inseguridad y la confusión, no ha podido canalizar de manera natural sus deseos más íntimos, transformándolos con el tiempo en oscuras intenciones.

 

 

¿Cómo nace el proyecto?

Después de la filmación de mi anterior corto, me apetecía contar una historia que abordara la relación padres-hijos. Empecé a desarrollar la idea y terminé sintiendo la necesidad de llevarlo a este extremo.

 

Ya conocemos la sinopsis, pero ¿sobre qué trata?

Trata de la dificultad que puede suponer ser quien quieres ser en un mundo con tantos prejuicios.

 

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Quería contar una historia íntima, directa e incomoda para el espectador. Me apetecía trabajar casi sin diàlogos para salirme de mi zona de confort y usar un lenguaje más sobrio que me permitiera afrontar una temática tan sensible.

 

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

Todos y cada uno de los miembros del equipo confiaron en el proyecto desde el principio y pusieron todo su talento y esfuerzo al servicio de la historia. Ellos son el principal apoyo que ha recibido este cortometraje, que fue completamente financiado de manera independiente, sin subvenciones públicas.

Además, hubo varias empresas que nos apoyaron con material o haciéndonos buenos descuentos en las diferentes etapas de la producción y la postproducción (Sae Insitute México, CTT Rentals, Splendor Cinema, y otras en España como Moonlitht).

 

 

¿Y cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

El tiempo. Teníamos poco tiempo para filmar y mucho que contar.

 

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película 

Como comentaba anteriormente, con el trabajo “por amor al arte” de los compañeros del equipo, el apoyo de empresas amigas que aportaron su infraestructura y parte de los ahorros de Fernando Gómez (productor) y míos. 

 

Preséntanos a los actores. 

3 monstruos de la interpretación:Noe Hernández es uno de los actores más interesantes del cine mexicano en la actualidad. Su expresividad, la fuerza de su mirada y su gran disciplina en el set son valores que necesitábamos por las condiciones de la película. Evangelina Martínez, lleva a sus espaldas muchas horas de trabajo como actriz en todas sus modalidades. Ella es experiencia, fuerza y una aventurera por meterse a filmar con nosotros en jornadas que a menudo terminaban a las tantas de la madrugada.

Y Mai Elissalt que se dejó la piel construyendo un personaje muy dificil, que se pasa casi todo el corto atada a una silla de ruedas y sin casi opción para moverse.

Los tres asumieron su rol en la historia muy orgánicamente y fue un placer tenerlos en el proyecto.

 

 

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico?

 

Son el mayor valor de esta producción. Está integrado por profesionales del cine español y mexicano. Hicimos un buen equipo. Cada uno aportó todo su potencial en su area de especialidad y fue muy fácil trabajar con todos ellos.

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Filmábamos en un pueblo en el Estado de México donde nunca habian experimentado un rodaje profesional de estas características.

El pueblo nos trató con mucha incertidumbre. Algunos curioseaban con salir en el corto, otros se escondían por miedo a salir. Es muy interesante ver lo que provoca un equipo de 20 personas con unos focos y una cámara grande en un pueblo pequeño en medio del monte.

Nuestro director de foto (Edu Canet) estuvo a punto de ser llevado al calabozo por la policia municipal por meterse con la cámara donde no debía. Cuando ya lo daba por hecho, me dio su fotómetro (un objeto al que le tiene mucho cariño) para que lo guardara para que no se lo fueran a confiscar en comisaría.

Menos mal que al final llegamos a un acuerdo con la policia. Así es México.

 

¿Cómo se ha llevado a cabo la postproducción? 

Se montó en México en Avid por Sonia Sánchez, una excelente montadora española que reside en México. Luego hicimos la post de sonido en Sae Institute y Splendor Omnia, los efectos y subtitulos en Fx or Films (también en México) y la corrección de color en España, gracias a la paricipación de Moonlight que trabajó con Edu Canet desde Barcelona.

 

Háblanos de la banda sonora.

Queríamos generar atmósferas, no tanto melodías. Para esto elegimos trabajar con Carlos Sánchez que está a caballo entre la música, la creación de frecuencias y sonidos y la post de audio, para crear la banda sonora. Había que hacer una combinación fuerte entre música y sonido ambiental que permitiera no distinguir una cosa de la otra. Nos amoldamos muy rápido y Carlos hizo un gran trabajo en muy poco tiempo.

 

Ahora que ya puedes ver el cortometraje terminado, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Me gusta la atmósfera que se crea, como los actores entraron en esos personajes y lo mucho que expresan con poco.

 

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

El tempo conseguido y como va creciendo poco a poco la historia.

 

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que vea el cortometraje?

Que pasa rápido. En 20 minutos tendrá algo con que reflexionar (o no).

 

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival de Málaga de Cine Español?

Supone el mayor logro del cortometraje. Estamos muy contentos con la selección. Que se vea en España (de donde somos gran parte del equipo) y en un festival tan importante es algo que nos tiene muy entusiasmados.

 

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Por supuesto. Yo vivo de esto cada día. Soy montador de profesión y no podría vivir sin contar historias.

 

 

¿Qué nos puedes contar sobre de su distribución?

Estuvo a cargo de La Ñora distribuye, la primera empresa privada dedicada a la distribución de cortos en México.

Es un corto que, a diferencia de mi anterior trabajo como director (Vocabulario), ha costado más moverlo. Es un corto de pocas selecciones pero muy buenas. Hemos estado en México, Canadá, Eeuu, Europa y ahora en Málaga. Un viaje de dos años que ya casi termina. 

 

¿Qué opinas del panorama actual del cortometraje en España?

Desde siempre españa ha sido un nido de cortometrajistas talentosos.

Los festivales de todo el mundo están inundados de grandes trabajos hechos en España. Este año hubo dos cortos preseleccionados para los oscar y uno finalmente nominado (que encima está en el festival de málaga también).

La cantidad de talento, festivales, distribuidoras y gente que le gusta el mundo del corto, sin embargo, no se ve reflejada en el apoyo gubernamental hacia este sector. Pero bueno, yo creo que eso es lo que nos hace cada día buscar nuevas alternativas para seguir contando historias.

 

  • tiojimeno

    La ví el viernes en el Albeniz. Noe Hernández esta muy bien y no veas como es la mamita ….
    Atrevida y valiente .

Sobre el autor Pedrortega
Una mirada independiente sobre el cine más artesanal.