img
Carlo D'Ursi: Tabib
img
Pedrortega | 23-03-2017 | 18:20

Carlo D’Ursi

Actor por vocación, productor por exigencias del guion. Tras formar parte del equipo de El Deseo y de Alta Producción (Alta Films), crea en 2004 Potenza Producciones. Entre sus producciones destacan: Diamantes Negros (Premio del Público Festival Málaga 2013), La Memoria del agua (Festival de Venecia 2015) y Gelo. Productor asociado de La Punta del Iceberg (Festival de Malaga 2015). Miembro de la Academia Española de Cine y de AMA. Tabib es su primer cortometraje como autor y director.

Sinopsis

Las imágenes de la cámara de seguridad del hospital Al Quds durante el bombardeo muestran los últimos minutos de vida del pediatra Mohamed Wasim, el caos de los pasillos y la desesperación de médicos y pacientes. A diferencia de los demás Mohamed no huye. Mohamed entra en un quirófano en el que sólo queda un paciente, un niño de 9 años, y dos enfermeras. La vida del niño está en juego y Mohamed lo arriesga todo para intentar salvarle.

 

 

¿Cómo nace el proyecto?

Gracias a un estupendo reportaje que vi en RTVE el 29 de abril de 2016 sobre el bombardeo del Hospital Infantil Al Quds de Alepo, Siria.

 

Ya conocemos la sinopsis, pero ¿sobre qué trata?

Tabib trata de valentía, de entrega al prójimo, de dedicación total y absoluta a la profesión de médico, que es lo que encarnaba el Doctor Mohamed Wasim. Pero también del impacto que los ataques sobre hospitales tienen sobre la población.

 

Personalmente, ¿qué fue lo que te llevó a dirigir una historia como ésta?

Decidí escribir y dirigir esta historia porque es necesaria, y en formato corto porque es el que más libertad artística otorga en comparación con los largometrajes para cine.

 

¿Cuáles fueron los principales apoyos a la hora de producirla?

A nivel institucional el ICAA-Ministerio de Educación Cultura y Deporte, la Comunidad de Madrid, pero es fundamental decir que sin el apoyo de todos y cada uno de los miembros del equipo técnico y artístico este cortometraje no habría salido así.

 

¿Y cuáles son los principales retos que tuviste que superar para que el proyecto se hiciese realidad?

En primer lugar cuando se trata con una historia real, es importantísimo aunque lo hayamos ficcionado, tener mucho cuidado con la “accuracy” de las informaciones. En una guerra como la de Siria, es muy complejo recabar informaciones pues el Gobierno y los rebeldes ofrecen versiones diametralmente opuestas. En este apartado tengo que destacar la ayuda del actor protagonista Josean Bengoetxea que me puso en contacto con Medicos Sin Fronteras.

 

Háblanos de las fórmulas de financiación de la película

Corazón, corazón, corazón, junto con el ICAA y la Comunidad de Madrid

 

 

Preséntanos a los actores.

Josean Bengoetxea, el pediatra de Alepo. Una calidad humana e interpretativa excepcional, hizo malabares para poder estar en el corto.

Son Khouri, el niño que el Pediatra de Alepo intenta salvar. Simba en el Rey León durante muchas representaciones en Madrid, un niño con una experiencia y un control del medio digno de un adulto profesional.

Marta Romero, Jimena La Motta: las enfermeras. Detrás de cada médico hay un equipo que le permite salvar vidas. Han encarnado con unas miradas todos los sentimientos que quise plasmar en el corto.

Juan Martín Gravina: el militar. Juan ha estado en casi todos mis proyectos, con mayor o menor presencia. Es mi amuleto.

 

¿Qué tal ha funcionado el equipo técnico? ¿Podrías presentarnos a sus integrantes?

No bastarían 100 hojas para presentar y agradecer a todos y cada uno de ellos. Mi co-guionista Ana Puentes, brazo derecho en la empresa y hada madrina, el director de foto Nestor Ruiz, que además ha actuado como el brazo armado de producción cuando había que solucionar lo insolucionable. Guillermo Villar, mi alma gemela montadora, que me ha entendido a la perfección desde el primer momento, Fernando Monje, mi histéricamente preciso mezclador, Basi a las luces y sus 500 (si, quinientos) años de experiencia en el cine, pero todos y cada uno de los miembros del equipo han sido únicos y han hecho exactamente lo que les pedí: ser autores en sus departamentos, ser proactivos, estar alerta y proponer. Gracias de corazón a todos y cada uno de ellos.

 

Seguro que durante el rodaje hubo muchas anécdotas. Cuéntanos algunas.

Solo te diré una cosa: los sistema hidraulicos de sangre dan mucho juego.

 

¿Cómo se ha llevado a cabo la postproducción? ¿Cuál ha sido la pieza clave de esa fase?

Creo que sin la labor de acompañamiento en la post-producción de Nestor Ruiz, el director de foto, no estaríamos donde estamos.

 

Háblanos de la banda sonora.

No, no te puedo hablar porque no hay 😉 Lo que si hay es el tono de una melodía que todos podemos reconocer, y quiero agradecer públicamente a los Del Rio y Emi Music por su colaboración.

 

Ahora que ya puedes ver el cortometraje terminado, ¿qué es lo que, personalmente como espectador, más te gusta?

Me gusta sentir tensión cada vez que lo veo.

 

 

¿Y de qué te sientes más satisfecho como director?

Del trabajo con los actores y de los riesgos visuales que hemos tomado.

 

¿Qué le dirías a un espectador para recomendarle que vea el cortometraje?

Son solo 8 minutos, si le gusta se le hará breve, si no le gusta solo habrá invertido 8 minutos de su vida.

 

¿Qué supone para el equipo la selección en el Festival de Málaga de Cine Español?

Ay, mi Málaga. Hace tres años el Festival de Málaga me dio la bienvenida oficial en el cine Español, cuando ganamos la Biznaga de Plata-Premio del público a mejor largometraje de la Sección Oficial con Diamantes Negros. Malaga es mi casa de adopción, no concibo hacer cine y estrenar películas sin Málaga y su maravilloso equipo.

 

¿Sientes que merece la pena el enorme esfuerzo que supone hacer cine?

Sería incapaz de hacer cualquier otra cosa en mi vida, con mayor o menor fortuna voy a seguir haciendo cine toda mi vida.

 

¿Qué nos puedes contar sobre de su distribución?

Que estoy en las mejores manos, Marvin & Waine son los distribuidores de Tabib, y tienen en su portfolio cortos como Timecode, nominado al Oscar.

 

¿Qué opinas del panorama actual del cortometraje en España?

Creo que vive un gran momento, es un territorio de libertad creativa que los largometrajes comerciales no pueden dar al director y al equipo, es una burbuja de experimentación única y la Marca España en cuanto al cortometraje está reconocida mundialmente.

 

Sobre el autor Pedrortega
Una mirada independiente sobre el cine más artesanal.