img
La importancia de una buena alimentación
img
Rocío Gaspar | 19-02-2016 | 11:19

Etiopía es el segundo país más pobre del mundo. Con 91 millones de habitantes, uno de sus principales problemas es la escasez de agua y la desnutrición. Por eso, la Fundación Harena destina una gran parte de su aportación a la alimentación de los niños del Centro de San José de Muketuri.

Es muy importante saber que el colegio les ofrece a los 300 niños una formación y una alimentación equilibrada de desayuno y almuerzo diario, lo que supone para muchos de estos niños el único alimento que reciben durante el día.

En este viaje Marta ha revisado los menús y Quino, ayudado por Bea, está realizando un control de inventario de los alimentos que se consumen con la intención de sacar mayor rentabilidad y realizar un presupuesto para 2016 del que se hará cargo la Fundación Harena.

El centro cuenta con vacas y gallinas que aportan leche y huevos. Además, tienen un huerto de 1.400m con acelgas, cebollas, patatas, remolacha, zanahoria y lechuga. Nuestro querido José Luis instaló el año pasado un sistema de riego que está dando sus resultados, aunque todavía se pude sacar más partido, incluso se proyecta duplicar la superficie del huerto. Con la venta del excedente de leche, huevo y verduras se obtendrán beneficios para alimentar a los animales.

Los niños comen en el mismo aula donde dan clase. De la cocina salen las monitoras con el menú del día y lo reparten. Los niños comen de todo y he de decir que la comida está muy buena. Pero, antes todos los niños tienen que ir por orden a lavarse las manos. La higiene es otra de las cosas que se enseñan, ya que ellos no están acostumbrados. Nuestra cocinera Marta está incorporando nuevas recetas como las natillas o la tortilla de patatas.

 

Los niños desnutridos están tristes, caen en graves enfermedades, sus cuerpos y cerebros no se desarrollan y si la desnutrición se prolonga durante mucho tiempo les deja secuelas. Por eso es tan, tan, tan importante el trabajo que se hace en San José de Muketuri con estos niños.

De verdad os digo que estos niños de la Escuela de Muketuri son felices. Siempre con una sonrisa, con juguetes hechos por ellos mismos, con un palo juegan a conducir un tren. Las niñas se pintan las uñas y si les das un globo pueden estar todo el día entretenidos.

 

Sobre el autor Rocío Gaspar
Rocío Gaspar, periodista de Málaga, directora de la Agencia Pasedeprensa, Fue a Etiopía en 2016 con la Fundación Harena y ahora vuelve.