img
Addis Abeba, una ciudad de contrastes
img
Rocío Gaspar | 21-02-2018 | 10:40

Vuelvo a Addis Abeba, capital de Etiopía, dos años después y descubro una ciudad en plena construcción, con una población que ya sobre pasa los 7 millones de habitantes y una situación que sigue siendo realmente precaria, a pesar de los esfuerzos por mejorar.

Llama la atención que el 90% de la ciudad está llena de esqueletos de edificios en construcción, algunos parecen abandonados como uno que nos cruzamos envuelto en plástico de colores como si fuese un paquete destrozado, ¡menuda imagen!

Si te fijas bien, te das cuenta que los andamios que utilizan los “obreros fantasmas” (porque no se ve a nadie trabajando), son de madera, lo cual nos dejó a todos impresionados ya que se trataba de edificios de cierta altura. Me recuerda a este juego de quitar palos uno a uno hasta que se cae todo.

27946761_10213496729044191_1715807947_o-1          27951239_10213496729884212_700189108_o

 

Al doblar una esquina nos encontramos con un grupo de mujeres, algunas de edad avanzada, trabajando en la obra de una carretera, quitaban trozos de piedra y arena, con pico y pala y con sus sombreros y largas faldas. Mientras un grupo de hombres andaba de arriba para abajo supervisando el trabajo.

Desde luego no se puede decir que la mujer etíope esté relegada  a la casa y sus niños, trabaja como la que más, sólo que… parece que es la que hace el trabajo más pesado. De hecho es curioso ver a los hombres con talante más relajado realizando sus costuras en algunos de los puestos o paseando de un lado para otro… haciendo sus gestiones, lo que yo llamaría MERCADEANDO.

 

27946234_10213496748764684_1580859617_o               27946678_10213496749524703_77298234_o

Curioso, todo muy curioso… digno de ser analizado con detenimiento. Aunque os aseguro que las mujeres jóvenes etíopes vienen pisando fuerte, cada vez más preparadas, cada vez más preparadas y convencidas de querer hacer su propia vida.

Con todo ello, la luz de Addis Abeba es especial, su mercado es un fiel reflejo de la forma de ser de su gente alegre, colorida, aunque un poco dejado, conformista…pero buena gente y todo hospitalidad, como esta pareja de novios que nos encontramos y nos invitó a entrar.

27946534_10215791921210298_650206432_o

Y junto a todo este mundo de mercadeo, descaro y pobreza, hay un pequeño oasis con algunos de los hoteles más lujosos del mundo como el Sheraton o el Hilton o incluso la tienda donde venden el café más rico del mundo, El Tamoca, que por fuera es una especie de edificio ruinoso aunque la gente cruce medio mundo para ir allí a comprar café etíope, el mejor café del mundo.

27951407_10213496765845111_1196820166_o          27999083_10213496765805110_2047021844_o

 

Por cierto yo ya he comprado mis cinco o seis bolsas de café. ¿Alguien quiere?

Sobre el autor Rocío Gaspar
Rocío Gaspar, periodista de Málaga, directora de la Agencia Pasedeprensa, Fue a Etiopía en 2016 con la Fundación Harena y ahora vuelve.