Skip to content

¡Ya está bien de campañas dirigidas en el fútbol español!

2010 mayo 31
por Manuel Castillo

A veces me pregunto dónde se hallará situado el órgano central de la política deportiva.Digo yo que debe existir una especia de FBI que, aplicado al fútbol, dirija, maneje y decididamente manipule el curso de las noticias. O de las que, sin serlo, ese mismo despacho central fabrica según convenga en cada momento. Y quiero concretarlo sólo en lo que se teje y se desteje alrededor del fútbol en España, cuyo “tirón” es siempre muy superior a los demás deportes. Por eso, hay quienes se empeñan en montar un debate tras otro para mantener viva la audiencia a todos los niveles.

Quedó atrás aquello de “Raúl selección” que, con razón o sin ella,trataba de presionar a Del Bosque cara al inminente Mundial de Sudáfrica. Pero no pudieron con el seleccionador nacional cuya personalidad, profesionalidad y buen oficio bastaron para zanjar el tema. Y, claro, sobre la marcha encontraron en bandeja lo de “Pellegrini dimisión”. Y en este tema, por parte siempre de medios nacionales, con improperios, ofensas y titulares de los que avergüenzan a los auténticos profesionales de la información. Esta vez se toparon con un presidente moldeable que, chequera en mano, despidió al técnico chileno de la manera más infame que yo recuerdo (con desprecio, humillación y por la puerta de atrás) para acallar así a quienes, en otro caso, podrían complicarle su mandato presidencial.

Ahora, con Raúl en casa y Pellegrini despedido, hay que inventarse otro debate nacional: el de la portería de la selección nacional. Y quienes llevan algún tiempo promocionando y elevando a los altares del fútbol a Víctor Valdés no se contentan ya con su convocatoria sino que ahora proclaman su titularidad. Es increible que esa calma, esa labor de equipo que se le exige al seleccionador, ese hermanamiento que tanto se ha elogiado de nuestros internacionales se vayan al traste porque unos pocos, y por intereses ada claros, se dediquen a dirigir al respetable. Hasta los propios integrantes de la selección rechazan ese debate de la portería porque Casillas lleva muchos años siendo el mejor y auténtico bastión del equipo nacional. ¡Ya está bien de prestar oidos a quienes pretenden que la selección esté compuesta sólo de barcelonistas cuando tanto rechazan a España!.

¿Y qué decir de ese empeño de cambiar la denominación natural y lógica de selección española por ese otro insistente tejemaneje (de dónde habrá salido) de llamarla “la roja?. Por lo visto, la C.D.D. (Central de Debates Dirigidos) no descansa.

El ambiente está que arde…y yo casi me quemo

2010 mayo 21
por Manuel Castillo

Hace calor, mucho calor. Entre la economía que cada vez está más hundida, entre los parados, las pensiones que nos las congelan y los impuestos que suben, el ambiente está caldeado. Y yo diría que arde, a juzgar por lo que me ha ocurrido esta mañana, a bordo de mi coche, tranquilo yo y casi a las puertas de casa. De pronto, un zumbido que me llega a través de la ventanilla, naturalmente bajada. Quizás haya sido un abejorro (pienso sobre la marcha) o un moscardón, no sé. De inmediato, olor a chamusquina: rápido vistazo al panel de controles y veo que todo está en regla, las agujas en su sitio. Compruebo que el freno de mano esté bien desactivado pero el olor a quemado va en aumento. De pronto, cuando giro para entrar en el garaje y al reclinarme en el asiento, algo así como una fina puñalada o quemazón en la espalda me obliga a salir rápido del coche y mirar hacia el interior. ¿Qué pasa aquí…?

Pues, simplemente,que la colilla de un cigarro sin apagar está incrustrada en la tapicería de mi asiento y empieza a echar humo. Como debía echarla mi espalda. ¿Quién sería el fumador que incapaz de depositar la colilla en el cenicero de su coche la arrojó al viento?. Yo fui el receptor, a mí me tocó y me tengo que alegrar que sólo me haya quemado la tapicería y que en la chamarreta y en la camisa sendos agujeros chamuscados hayan dejado inservibles las prendas. No quiero pensar que esa colilla hubiera caído en el asiento de atrás y hubiera encerrado el coche con un fuego ya casi prendido…Mi espalda, bien dentro de lo que cabe, rápidamente atendida por mi esposa que no daba crédito de lo que es capaz de hacer cierta clase de gente irresponsable. Desde este momento, naturalmente, clamo porque la prohibición de fumar amplíe su severidad hasta los coches.

Este hecho tiene moraleja. Cuidado con los cigarros, cerillas y bengalas porque el ambiente está que arde. No hace falta demasiado para que, en cualquier momento, tanto “calentamiento reprimido”`pueda ocasionar un desastre. Vamos a tratar de evitarlo. ¿O no?

De las miembras a las criaturas, todo vale

2010 mayo 18
por Manuel Castillo

Estoy hecho un lío. No sé lo que escribir ni cómo escribir. No ya porque exista un empeño en torpedear y cargarse el español sino por la jerga que politiquillos de pequeño fuste tratan de imponer por la fuerza. Tanto es así que ya no sé si soy un humano, un hombre o un miembro. Y, claro, cuando me pongo a pensar me asalta la duda si los miembros superiores y los miembros inferiores del cuerpo humano se siguen llamando así, si los de las mujeres se llamarán ahora miembras o si todo da igual.

Lo último ha superado los límites de la sensatez y entra de lleno (perdonen, no soy mal hablado pero es una palabra que en español entendemos todos), entra de lleno, repito en la gilipollés. A partir de ahora no habrá recién nacidos niños o niñas sino criaturas, sin distinción de sexo. Y supongo que, con el tiempo, se eliminará del D.N.I. la casilla de varón o hembra, posteriormente reconvertido en hombre o mujer, porque es tal la confusión que quienes mandan ahora estiman que eso es lo de menos, que todos somos iguales. Y hasta aconsejan que a las criaturas que nazcan con formas y órganos de mujer se les regalen balones y guerreros y a las otras (las otras criaturas), hasta ahora llamadas hombres, se les halague con muñecas y cocinitas.

Y, fíjense, para unificar la denominación recurren a una palabra femenina (criatura) en su empeño de acabar, dicen ellos, con el mal entendido machismo. Mientras tanto, el país se desmorona, los parados aumentan por días y la presión europea y la del mundo financiero asfixian a los gobernantes españoles que ahora, de nuevo, recurren a los tres trajes de Camps como asunto importante a resolver. Pero bueno…

¿Han entendido ustedes cuanto les digo en estas líneas?. Seguramente no. Y es que, como digo al comienzo, estoy hecho un lío. Aunque no tanto como lo están quienes mandan en este país que, de momento, sigue hablando en español.

Bailes con tomadura de pelo

2010 mayo 12
por Manuel Castillo

Siento una especie de vergüenza ajena cuando se me ocurre escribir sobre Belén Esteban. En unos momentos convulsos, cuando vamos camino de los cinco millones de parados, cuando Bono primero y a la vez la Justicia se niegan a clarificar una extrañísima situación, cuando el juez Garzón trata de quitarse de enmedio antes de que lo suspendan en sus funciones, un personaje tan frívolo y vulgar como la tal Belén Esteban no pega aquí ni con cola. Pero no es ella la que me saca de quicio sino Tele5, empeñada en manejar el “marujeo” nacional, primero con Karmele y su intento eurovisivo y ahora con el descarado propósito del citado canal de hacerla ganadora del programa “Mira qué pasa”. Es inconcebible que viendo bailar a Edurne, a Janeiro y a Lomana (por citar sólo a los que van quedando), cuyas actuaciones levantan de sus asientos a los profesionales del Jurado y maravillan a los espectadores, resulte ser la machacona Belén (una especie de don tancredo en brazos de un bailarín) la primera en clasificarse ante un asombro generalizado que a Telecinco le importa un bledo.

Se esgrime que se trata de una votación popular que, al parecer, se bebe los vientos por “la princesa del pueblo”. Pero eso ya ocurría en la primera fase cuando también contaba el citado Jurado y cuyas manipulaciones (que por su profesionalidad no debieran permitir) han originado más de un altercado ante las cámaras. El programa o concurso es de baile, está claro, pero hasta los mismos concursantes salen del programa sabedores ya de que la ganadora final va a ser la vecina de San Blas. De un tiempo a esta parte nos limitamo a disfutar con un auténtico espectáculo musical (¡que buen trío de cantantes!) y de baile, haciendo inneceario aguardar al final. La tomadura de pelo se acrecienta en el programa que sigue en la parrilla de programación. Allá ellos.

Estamos bajo mínimos en muchos aspectos

2010 abril 20
por Manuel Castillo

Estoy anodadado. Hondamente preocupado. Y no me refiero a las consecuencias producidas por el volcán de Islandia sino por la situación de un país, España, que no levanta cabeza se mire por donde se mire. Y me refiero a la gente, a nuestra gente, que reacciona extrañamente en situaciones que no debieran admitir dudas. Y como no es mi intención meterme en política, paso por alto que grupitos de aquí y de allá se manifiesten para exculpar al juez Garzón pese a sus tres causas abiertas, para detenerme en cómo va la televisión, sus programas, cada día más iguales unos a otros y casi todos enfrascados en polémicas, griteríos, “espantás” y maniobras orquestadas en una vergonzosa competencia de escándalos que atentan a la honorabilidad de personas que, prácticamente, están perseguidas por unos personajillos que se autodenominan periodistas, que provocan y engañan con sus preguntas, que claramente van buscando alguna reacción destemplada de cualquier famoso para armarla a continuación. Y no digamos nada de muchos de los colaboradores y tertulianos que aparecen y desaparecen cada día de distintos programas de la tarde y de la noche. Parece ser que todo eso es lo que prefiere una mayoría, según los niveles de audiencia.

Ustdes me dirán en seguida que, con no ver esos programas asunto arreglado. Pero resulta que las distintas cadenas, me refiero a las tradicionales y privadas, continuamente están promocionando en los huecos de publicidad esos tipos de programas de escándalos y griteríos, motivando que a la fuerza tengamos que ver pasajes que no quisiéramos ver. Ayer mismo, hasta un afamado abogado de famosos fue vapuleado, amenazado y respondido con la misma clase de argumentos que, increiblemente, exponía el tal abogado. Sentía vergüenza ajena

Por si no fuera sufiiente, la ministra de Cultura se ha declarado en Málaga, en el Festival de Cine, ferviente seguidora y admiradora de Belén Esteban, otra figura que, en cierto modo (por mucho que se le catalogue fenómeno social, que a lo peor lo es) viene a darnos una idea del nivel cultural que la ministra exige y admira. Lo que viene ocurriendo en el programa de baile con la llamada “princesa del pueblo” es deprimente, ofensivo para los demás participantes y debiera ser inadmisible por parte de los miembros del jurado. Sin duda, a nivel de pueblo, estamos bajo mínimos.

No todos somos iguales

2010 abril 16
por Manuel Castillo

Blancanieves va a tenerlo difícil en su empeño de mantener a su lado los siete enanitos. Y la Bella durmiente tampoco despertará con el beso de un príncipe porque, tal como están las cosas, parece más conveniente que, a lo peor, sea una princesa la que haga efectivo ese beso. Debe ser, digo yo, la llamada ley de Igualdad que pregona la ministra Aido que se ha manifestado en el sentido de dar un cambiazo a los cuentos infantiles tradicionales, los de toda la vida. Y es que tanto en decisiones políticas como en las de algunos canales de televisión se nos hace comulgar con ruedas de molino.

Mientras tanto, algunos programas de Telecinco actúan a su aire, tratan de imponer la homosexualidad y el amoro libre como la cosa más natural del mundo y alardean de ello, dando la sensación de que quienes no somos o pensamos así debemos pertenecer a otro mundo. Mienten a sabiendas en muchas de las informaciones que se crean y, consecuencia de ello, es que Cristiano Ronaldo ha manifestado ya que va a demandar a “Sálvame” y a su conductor (cuyo nombre no voy a mencionar aquí) por una indormación sobre fiestas de madrugada del futbolista portugés en la víspera del encuentro Madrid-Barcelona. Y eso, después de que se haya hecho público que el tal conductor de “Sálvame” y el mismo canal hayan sido multados severamente por aquel “Tomate” que, suprimido cara a la galería, ha sido continuado con este otro.

Después del fallido intento de colocar a Karmele Marchante en Eurovisión, ahora quieren hacer de la tal Belén Esteban una estrella del baile, Una ofensa permanente para los demás concursantes del programa y todavía más para algunos miembros del Jurado que entran por aceptar un enjuague mayúsculo, que hace reir… por no llorar. Ver cómo bailan los demás concursantes, y en particula ellas,y que tengan que aplaudir y admitir los triunfos de la tal Belén, sonroja. Y es que, a ver si nos damos cuenta, no todos somos iguales.

Un sueño…que me quita el sueño

2010 abril 8
por Manuel Castillo

Acabo de tener un sueño, raro pero con mucho realismo. Créanme, lo veía todo con la misma fidelidad que, en su momento, había visto por televisión el partido y los cuatro goles de Messi al Arsenal. Me hallaba yo en todo lo alto de la tribuna, en una de sus esquinas, y de pronto observé cómo un jugador del equipo que defendía le daba al balón con el tacón dando ocasión al contraataque velocísimo de otro jugador…De pronto, la cámara de televisión estanca la imagen en ese lugar del terreno de juego mientras se vé como una enorme cantidad de gente aparece despavorida desde una banda del terreno de juego hacia las gradas; la cámara recupera entonces su travelling y entonces veo como un tropel de gente (como si de los indios del general Custer se tratara), a lo ancho de todo el campo, se lanza hacia la portería a la que atacaba aquel jugador en su contraataque. Pero, atención, con una línea de caballistas con vetustas armaduras y lanzas en ristre entre la multitud alocada que debía ir en busca de algo. No llegué a saber qué pretendían. Me desperté.

Y todo esto, ¿a cuento de qué?. Mi postrera reflexión me lleva, sin embargo, a pensar en ese inmediato Madrid-Barcelona, un partido que personalmente no me quita el sueño pero que preocupa. Sobre todo cuando unas horas antes había oído unas palabras del ex jugador barcelonista, Stoichkov, fracasado como entrenador, en las que sibilinamente arenga a los llamados aficionados: “Que se prepare Messi que le van a dar palos de todos los colores”. Más o menos adelanta (a la par que confiesa su odio por el Madrid) que irán a por él. Y echa leña al fuego a un partido que, por sí, ya está caliente. en tanto que los medios informativos especializados (los de Madrid y Barcelona) se encargan de mantener viva la llama del apasionamiento, de la revancha y de lo que sea. Que la Liga se puede decidir en ese partido es cierto pero tambien es cierto que aún quedarán muchos partidos para que, cualquiera de los dos, pueda tener un traspié.

No sé si esta noche soñaré con el Sevilla pero la verdad es que, como malagueño, el partido del sábado en La Rosaleda me preocupa mucho más. Me gustaría, para empezar, que fuésemos lo suficientemente cívicos como para tratar de evitar esas lamentables pintadas que suelen circundar los alrededores de estadio cada vez que viene el Sevilla. Que puedan hacerlo allí sería problema de ellos.

Enrique Cerezo, premio en cine y vapuleo en fútbol

2009 abril 24
por Manuel Castillo

Yo creo que si hubiera podido, anoche mismo, Enrique Cerezo habría salido corriendo para huir de la quema, más o menos como han hecho José Chaves y Rosa Aguilar en sus respectivas parcelas. El presidente del Atlético de Madrid era homenajeado en el Festival de Cine de Málaga en su calidad de productor cinematográfico y, al mismo tiempo, su Atlético de Madrid era vapuleado en Santander. Si como productor de cine recibía los parabienes de la industria cinematográfica española, como presidente del club madrileño recibía la más humillante respuesta de un equipo, el suyo, que lucha por jugar en Europa y, sin embargo, amargaba la fiesta de su mentor y mecenas que, seguro, ni por asomo habría incluido tan abultada derrota en el guión del partido. Una pena. Desde hace años, muchos años, al Atlético de Madrid se le ha apodado “el pupas”, precisamente por su insistente reincidencia en comportamientos como el tenido en El Sardinero. No creo que haya habido otros clubes más favorecidos por el apoyo económico de sus sucesivos presidentes (Vicente Calderón, Jesús Gil, Enrique Cerezo…) que este Atlético de Madrid que me ha hecho pensar más de una vez que todo debe ser cuestión de genes…si el fútbol tuviera genética. Pasan los años, los equipos, los presidentes y los estadios y el Atlético de Madrid no cambia. Es el maestro de las “espantás”. Vamos, el Curro Romero del fútbol.

Uno, que anda sumido vocacionalmente entre el cine y el fútbol, ha pensado alguna vez en ofrecerle al presidente del club madrileño un guión cinematográfico sin más y mejor protagonista que el Atlético. Desde aquellos tiempos de Larbi Ben Barek, Escudero, Mendoza, Peiró y Collar en el Metropolitano hasta estos de Kun Agüero, Forlán y Simao pasando por los de Gárate, Adelardo, Rivilla y Calleja, ya en el Manzanares, ha ocurrido de todo en el Atlético de Madrid. Lo mismo dentro que fuera del terreno de juego. Y aquí está, dispuesto seguramente a conjurarse una vez más y levantar cabeza en busca de su objetivo.

Claro que, por lo que se está viendo últimamente, el fútbol está dando de sí mucho más de lo previsible, no sólo comedias con fondo deportivo sino dramas, aventuras y películas de terror como la que hace unos días protagonizaba un futbolista apodado Pepe, que nada tiene que ver con aquel otro Pepe que encarnó el genial Mario Moreno, Cantinflas. Aquellos tiempos, en el cine y en el fútbol, ya no volverán.

Una crisis inesperada se nos cuela entre la crisis global

2009 abril 5
por Manuel Castillo

Estoy que no duermo. Las crisis nos llevan por la calle de la amargura pero, a mí, hay una crisis que me tiene rotos los nervios. No vivo. Que si Garzón y sus ardices, que si Bermejo no deja el pisito oficial en el que tantos miles de euros se gastó, que si Zapatero ha podido, al fín, dar la mano a Obama…No cesan los momentos de tensión. Y, por si no fueran suficientes, salta la noticia de la semana, la que ha ocupado y sigue ocupando las portadas de todos los programas del corazón y las de las revistas que ya están en la calle. Habrán deducido, si duda, que se trata de la “posible” separación matrimonial de Belén Esteban, la “princesa de San Blas” según cuentan, que tanto puede afectar al desarrollo social de nuestra España. ¡Que drama!. Se ha agotado el papel couché y hasta se han delatado ojos llorosos y temblones de emoción de alguna presentadora que ha hecho de la inefable Belén un pozo sin fondo de noticias, bien pagadas por cierto. No duermo, creánme, pero no de nervios o preocupación sino de pena por ver a dónde hemos llegado. Siento vergüenza ajena. Y como profesional del periodismo, tristeza. Sólo falta que cualquier informativo de televisión abra un día de estos con la noticia de la reconciliación.

Confieso que hace ya tiempo que dejé de pararme siquiera en determinados programas televisivos pero es que, inevitablemente, en los momentos de zaping resulta casi imposible no ver u oír informaciones (que desde luego no son noticias) de los devaneos, cameos y juergas de gente a la que no se le reconoce trabajo alguno, que cíclicamente aparecen y desaparecen de la “tele” para poner en escena nuevos apaños, montajes incluso propiciados por algunas productoras y fomentadas por quienes tratan de mantenerse en pantalla. Se someten a preguntas vergonzosas y humillantes a concursantes que han de responder ante su cónyuge o familia; hay concursos que apañan citas y arreglos entre parejas que se conocen en el mismo plató; no digamos más de las secuencias en vivo que se recrean en “Gran Hermano”. Nada extraño, por otra parte, cuando la educación, la ética y los valores humanos parecen un objetivo para el exterminio. Menos mal que también hay gente sensata, con notables valores y predispuesta a salir adelante. Es la esperanza a los que una gran mayoría nos aferramos. Es a ese tipo de gente, de programas y de cuestiones a las que me remito últimamente, fútbol y películas aparte.

En La Rosaleda, admiremos al Madrid pero aplaudamos y ayudemos al Málaga

2009 abril 2
por Manuel Castillo

Flaco favor nos están haciendo los políticos (a los de baja estopa me refiero) con eso  de acaparar el protagonismo de cada día por la vía de la “mangancia”. Da la impresión de que están alineados, aguardando la hora de saltar a la palestra del escándalo, lo mismo a nivel nacional que en los más recónditos pueblos e instituciones. Está claro que la política necesita un saneamiento a fondo, tan a fondo como se ha hecho en el Real Madrid donde, según cuentan, han llevado a cabo una asamblea de limpieza que se está poniendo de ejemplo. Seguro que sus socios y abonados lamentarán no haberlo hecho antes.

   Y puesto que al Madrid me estoy refiriendo, ya lo tenemos aquí. Saneados a nivel de club, ilusionados sus jugadores con la posibilidad de aprovechar el primer tropezón que pueda tener el Barcelona, vienen a La Rosaleda dispuestos a ganar a un Málaga que, esta vez, no es el de otras veces. Y llegan alrededor de unas fechas que hacer recordar un mítico 6-0 que, demasiado lejos, puede servir sin embargo para enaltecer las posibilidades malaguistas de hacer la hombrada. El partido del sábado noche en La Rosaleda puede ser uno de los más decisivos de la temporada por lo que supondría una derrota madridista (incluso más que una victoria del Málaga) en esa desesperada persecución por el título. Puede ser un partido histórico porque aparte de adjudicar casi automáticamente la Liga al equipo azulgrana, supondría una baza importantísima para los de Tapia, no sólo por los tres puntos sino por la inyección de moral y autoconvicción de un equipo incluso capaz de alcanzar Europa cuando, al comienzo de la Liga (seamos sinceros) no dábamos ni un euro por su mantenimiento en Primera.
  No se trata ahora de clamar por la asistencia de los aficionados a La Rosaleda porque, según dicen, el lleno está asegurado hasta con el cartel de “no hay localidades”. Se trata ahora de que los asistentes al partido se vuelquen con el Málaga, que los malagueños “madridistas” antepongan por una vez su fervor por el equipo de su tierra y, en fin, todos podamos disfrutar de un gran espectáculo. Y, por encima de todo, con deportividad y educación. Como debe ser.