¿Conoces las distancias de seguridad en los campos de fútbol? | DeporLegal. El deporte no es sólo un juego. - Blog diariosur.es

Blogs

JUAN JESUS CORRALES CLARO

DeporLegal. El deporte no es sólo un juego.

¿Conoces las distancias de seguridad en los campos de fútbol?

Una vez que nuestros hijos “deciden” que quieren jugar al cualquier deporte, en este caso el  fútbol, son pocos los padres que se interesan por la seguridad en los terrenos de juego. Directivos de clubes son meros gestores de los campos que les “ceden” estén en las condiciones que estén y además agradecidos a las Instituciones. La gran mayoría piensan que como son de titularidad pública, estos deberían de respetar las medidas mínimas de seguridad para la práctica deportiva.

Los propietarios de las instalaciones tienen el deber de construirlas siguiendo lo establecido en la Normativa NIDE del Consejo Superior de Deportes. Esta normativa, aunque no vinculante, marca las normas de seguridad que se recomiendan tengan los terrenos de juego y en este caso el fútbol, tanto profesional como amateur.

Esta distancia llamada “de seguridad”, es la mínima que deberían tener todos nuestros campos de fútbol para evitar futuribles lesiones o daños. Podemos afirmar que muchas de las instalaciones construidas no cumplen con ellas, aún existiendo un Registro de Instalaciones Deportivas en el que como requisito mínimo debería tener el respeto a esta normativa.

Pero no es hasta que no ocurre un accidente  cuando se activan las alertas.  Propietarios de Instalaciones, Federaciones, Clubes, Directivos y entrenadores son responsables civiles de lo que les pueda ocurrir a los deportistas en el transcurso de la práctica deportiva.  Al no asegurarse de que el terreno de juego cumple con la normativa, es la obligación del club, directivo y en el terreno de juego el entrenador, informar al estamento arbitral para que refleje en el acta del partido, que el terreno de juego no cumple con la normativa y distancias de seguridad mínimas recomendables, al menos para poner en conocimiento del Colegio de árbitros y a la federación que representan, la inseguridad.

Podrían negarse a jugar, aunque como sabemos, el “fútbol es así” y no lo vamos a cambiar. Craso error, las cosas se cambian sobre todo por la seguridad de nuestros jóvenes jugadores. El problema es nuestro sentir competitivo con niños que lo que quieren es jugar a un noble deporte, pero a veces dirigidos por padres ambiciosos donde al explicarles asuntos como estos te responden ” si se lesiona, mala suerte” ; ¿denunciar? ¿para qué?, eso no sirve de nada. Lo importante es que el “nene” se convierta en su medio de vida.

Hemos de decir que muchas de las instalaciones donde nuestros jóvenes deportistas desarrollan la actividad de fútbol, no cumplen estas medidas mínimas.

Desde el prisma del Derecho Deportivo en el caso de que un jugador sufriera un daño, como consecuencia de no haberse respetado estas medidas en la construcción de la instalación, y valorándose muchos factores técnico jurídicos a determinar, se podría iniciar un procedimiento de indemnización por daños y perjuicios.

La seguridad empieza en el terreno de juego.

Analizamos el deporte Amateur, base y profesional desde el punto de vista del Derecho Deportivo

Sobre el autor

Abogado, Máster en Derecho Deportivo. Defensa de Deportistas, Clubes de Base y aplicación de las Nuevas Tecnologías al deporte.


julio 2016
MTWTFSS
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031