Diario Sur
img
Fecha: febrero, 2017
GANAR, GANAR y GANAR !!! Por lo deportivo, civil, penal o lo criminal.
JUAN JESUS CORRALES CLARO 22-02-2017 | 8:55 | 0

“El fin no justifica los medios”.

Nos encontramos cada fin de semana en nuestro fútbol la presión incluso amenazas por parte de clubes, entrenadores además del público a los equipos que acuden como visitantes a disputar un partido de este noble deporte llamado fútbol.

El Código disciplinario de la RFEF en sus artículos 66 a 68 enumera las faltas graves por actos notorios y publico que afecten al buen orden deportivo, la dignidad y las conductas violentas, racistas e intolerantes en el fútbol.

Amenazas en insultos del público podrían ser incontrolables por parte del club local, incluso por parte de las autoridades policiales, pese que a títulos posterior pudieran ser sancionables al club local como responsable. Pero lo que es inadmisible es que entrenadores, delegados y jugadores de un equipo de futbol, por medio de amenazas tanto al colegiado como al club contrario consigan amedrentar, coaccionar incluso anular a colegiado y jugadores para conseguir ganar el partido.

Estas coacciones, amenazas dirigidas tanto a jugadores contrarios como árbitros podrían ser consideradas como actos notorios contrarios al buen orden deportivo, como hemos destacado antes reflejado en el Código disciplinario de la RFEF, pero además son insultos, ofensas y actitudes injuriosas sancionado por medio del artículo 94 del mismo reglamento, derivando en el 95 donde se especifican las coacciones y amenazas hasta llegar al art. 96 donde directamente sanciona las acciones contra colegiados.

Estos hechos que suceden a diario en muchos campos de fútbol de nuestro país, con una interpretación extensiva del reglamento podrían considerarse como una alteración del resultado buscando una predeterminación del mismo y  tipificado en el artículo 75 del Reglamento de la RFEF considerada como una falta muy grave.

A mayor abundamiento encontramos en nuestro Código Penal en su artículo 286 en su apartado cuarto, que se sanciona a “deportistas, árbitros o jueces, respecto de aquellas conductas que tengan por finalidad predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva de especial relevancia económica o deportiva”.

Por lo tanto podríamos considerar que quien “alterarse la competición” y en este caso cometiera amenazas contra jugadores o colegiados, no sólo estaría cometiendo una falta grave deportiva, sino que en base a este artículo del Código Penal , un delito y enfrentarse a penas seis meses a cuatro años de cárcel.

“ El fin no justifica los medios” , el ganar un partido de fútbol debe producirse en el terreno de juego con la practica deportiva y el juego limpio.  Atentar  contra la integridad de jugadores, árbitros y publico, son medios antideportivos, ilegales y que deberían estar más perseguidos por las autoridades competentes aunque como insistimos siempre, es más una cuestión de educación en valores deportivos y sociales.

 

Ver Post >
Errores arbitrales, quién me paga mi punto.
JUAN JESUS CORRALES CLARO 13-02-2017 | 3:48 | 0

En estas últimas jornadas, son numerosas las declaraciones de jugadores, entrenadores y clubes criticando las actuaciones arbitrales. Por parte del Comité de árbitros se ha llegado a denunciar a jugadores por sus declaraciones como refleja la prensa en estos días.

Desconocemos si realmente se han llegado a producir estas denuncias, pero como analizábamos en post anteriores en esta misma publicación, ya existen herramientas para sancionar y reprimir a cualquier ente ya sea club, entrenador o jugador que “ose” criticar la labor arbitral.

El límite está en lo personal, siempre que no se aluda a lo concerniente a la persona del señor colegiado, no entendemos porqué existe ese veto a criticar la labor arbitral y mucho más cuando se perjudica notablemente, como por ejemplo relata en su articulo nuestro compañero con respecto a la actuación arbitral del señor colegiado en el partido Villareal vs Málaga disputado el pasado fin de semana.

Los clubes, jugadores y aficionados son los perjudicados de estas decisiones erróneas o faltas de apreciación que tienen como consecuencia la pérdida de puntos en la clasificación general.

A nivel deportivo, la legislación nos obliga a acatar las decisiones de los señores colegiados que son jueces únicos en la aplicación del reglamento. Pero con la mercantilización del deporte y especialmente el fútbol, los errores de los colegiados producen más consecuencias en los clubes. Estas consecuencias son económicas, si, decimos económicas puesto que dependiendo de la competición podremos, o perder literalmente dinero al no puntuar o pasar de fase como sucede en la Champions League donde, como también expusimos en post anterior, están cuantificados los puntos y pase de fase entre otros factores. En el caso de la Liga encontramos el RDL por el cual se regula el reparto de derechos por televisión. Uno de los factores fundamentales de este reparto es la clasificación final de la temporada anterior.

Pues bien, si un colegiado comete un error evidente, notorio y público, aceptamos el resultado deportivo pero, ¿Quién me resarce del daño económico producido? Es decir, quién es el responsable de que yo obtenga menos puntos en la clasificación general y por lo tanto menos dinero del reparto de derechos televisivos .

Todas las profesiones tienen su régimen disciplinario, por el que cada profesional responde por sus actos. Entendemos que un error de apreciación de un colegiado ha de ser aceptado deportivamente, que forma parte del juego, pero cuando tiene consecuencias económicas debería existir una responsabilidad que cubra ese error y su posterior perjuicio.

Argumentan los Colegiados que no son profesionales y por ello no pueden cubrir ni tener responsabilidades con respecto a este asunto. Un señor que cobra más de 100.000 euros al año  y que sus decisiones tienen tantas consecuencias económicas, si deberían estar considerados como profesionales.

Formando parte de Federaciones y en el caso de España, donde el deporte tiene titularidad privada y titularidad pública, siendo el superior jerárquico el Consejo Superior de Deportes, sería este último quien respondería en última instancia ante errores que produjesen un perjuicio a un club.

En breve y en este mismo blog, hablaremos de este perjuicio, de cómo catalogarlo y evaluarlo, y de la posibilidad de solicitar un resarcimiento de daños, según el cual, incluso un simple abonado de un club, ateniéndonos a las leyes administrativas que rigen nuestro deporte, podría solicitar a las altas instancias deportivas y administrativas, un resarcimiento del daño producido por un error de un colegiado.

 

 

 

 

Ver Post >
Suspensión de partidos de La Liga. “Poderoso caballero”.
JUAN JESUS CORRALES CLARO 06-02-2017 | 10:41 | 0

En esta jornada de La Liga se han suspendido dos encuentros por el mal estado de las instalaciones debido al temporal que azota Galicia en estas fechas. A pesar de las numerosas exigencias con respecto al estado y cuidado de las instalaciones deportivas se escapa a estas las inclemencias del tiempo, las cuales no hace más que agudizar el mal estado de muchas instalaciones deportivas de nuestro país.

Se han suspendido dos encuentros en Galicia, El Deportivo de la Coruña vs Betis y Celta vs Real Madrid. Con respecto a la suspensión de los mismos debemos indicar que en ambos casos se realizan por la falta de seguridad en las instalaciones, por los desperfectos producidos por el temporal, peligrando la integridad de los asistentes al encuentro, ya sean público o jugadores.

El Reglamento de la Real Federación Española de Fútbol en su capítulo IV regula la Suspensión de los Partidos y es en su artículo 239, en su apartado primero se especifica que no podrá autorizarse la suspensión y aplazamiento de un encuentro a fecha que suponga alteración del orden del calendario salvo razones de fuerza mayor indubitadamente acreditadas o recogidas reglamentariamente.

Seguidamente en su artículo 240 nos esgrime cuales son las causas de suspensión de los partidos, y entre ellas encontramos:

1. La RFEF tiene la facultad de suspender cualquier encuentro cuando prevea la imposibilidad de celebrarlo por causas excepcionales: e) Fuerza mayor. En todo caso, el árbitro ponderará tales circunstancias según su buen criterio, procurando siempre agotar todos los medios para que el encuentro se celebre o prosiga.

En este punto hemos de retrotraernos en la misma normativa a los artículos referentes a la titularidad del Terreno de juego, su conservación y responsabilidad. En el artículo 205 encontramos el “ Deber de comunicación”: donde se nos especifica que los clubes “están obligados a informar a la RFEF, con quince días, al menos, de antelación al inicio de la competición, sobre la situación, medidas, tipo de superficie del terreno de juego y posible campo alternativo para disputar aquellos partidos que fueran susceptibles de no ser jugados… Siempre que se realice algún cambio, deberán comunicarlo, acompañando un plano a escala de la disposición del terreno de juego y sus instalaciones, después de las obras”.

Por todo ello una vez comunicada la imposibilidad de la celebración del partido por parte del titular de la instalación, en este caso por el club y el titular que es un ayuntamiento, una vez informada la Federación para evitar desplazamientos innecesarios de árbitros y clubes, acudimos al artículo 214 según el cual se fija el  Calendario y horario de los partidos. En su apartado 3 se nos especifica que “ La RFEF, oído el parecer de la Liga Nacional de Fútbol Profesional, podrá, ponderando la concurrencia de especiales circunstancias y a solicitud de uno de los clubs contendientes, con la audiencia del otro, autorizar que se adelante o retrase un determinado encuentro, siempre desde luego que no se altere el orden de partidos establecido en el calendario oficial.

Desembocamos en el último articulo que sirve de cajón desastre que no es otro que el Artículo 241. Celebración del partido en fechas posteriores, donde a modo de resumen se redacta que “Si el partido se suspendiera por causa de fuerza mayor, se celebrará o proseguirá el día que el correspondiente órgano competente determine, salvo que, en base a las previsiones reglamentarias, adopte aquél otra clase de pronunciamiento”. En este caso quien es el órgano competente, ¿LA LIGA?, ¿LA RFEF? ¿El Comité de Competición? .

Encontramos reglamentariamente que es la RFEF y su Comité de Competición quien debe estimar la fecha y lugar, pero escuchando a los clubes y a la Liga con la gran duda que nos deja este artículo:

¿Quien es el responsable de la instalación?, Quién decide?, ¿Porque no se puede buscar un campo alternativo como marca el artículo 205 del Reglamento?.

Debemos ceñirnos a la realidad y no es otra que, siempre que se muevan tantos intereses económicos en nuestro fútbol profesional, el Reglamento Federativo queda al parecer al margen de decisiones mercantiles, fuera de lo estrictamente deportivo, dejando al margen el principio PRO COMPETITIONE, que prima en todo el deporte para velar por la competición y asumiendo que en nuestro fútbol profesional quien manda es ese “poderoso caballero”.

 

 

Ver Post >
CEO en DeporLegal. Abogado, Máster en Derecho Deportivo. Defensa del deportista y aplicación de las NNTT al deporte.