img
Sanción a Juanmi al acordarse de Pablo Ráez.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 03-03-2017 | 12:52

El Comité de Apelación confirma la sanción a Juanmi al acordarse de Pablo Ráez.

Tras el triste fallecimiento de Pablo Ráez,  “JUANMI” jugador de la Real Sociedad,  osó tener un cariñoso recuerdo para este luchador marbellí después de marcar un gol, luciendo una camiseta donde podía leerse su eslogan “Siempre Fuerte, descanse en paz Pablo Ráez”.

Esta acción “tan grave” atenta según el Comité de Competición contra el buen orden deportivo aplicando una sanción reflejada en el Artículo 111 del Código disciplinario de la RFEF.

Tan “peligroso” comportamiento fue recurrido ante el Comité de Apelación, el cual desestima las alegaciones, que no han sido otras que explicar que el contenido de la leyenda era con motivo de hacer un homenaje al tristemente fallecido Pablo Ráez.  La respuesta del  Comité de Apelación en un acto de “generosidad” ha sido que confirma la decisión del Comité de Competición puesto que se ha sancionado en base al artículo 111 del citado Código y no por el 91 del mismo cuerpo reglamentario, realizando un ejercicio de compasión al destacar que el comité ha sido benevolente al no sancionarlo como falta grave (art. 91).

La diferencia fundamental es que el art. 111 castiga el simple hecho de levantarse la camiseta y el artículo 91 sanciona el hecho de llevar una camiseta con un contenido sea cual fuere.

Hemos de “agradecer” al señor colegiado que no reflejara que había camiseta con contenido debajo de la remera oficial. Hemos de agradecer que el Comité de competición no sancionara este hecho como falta grave en base al artículo 91, por lo tanto y trasladado al lenguaje coloquial, el Comité de Competición nos viene a decir que “no nos quejemos por la tarjeta con la que se sanciona a Juanmi, porque podría haber sido peor”.

La desastrosa interpretación de este reglamento por parte del señor colegiado al sancionar con tarjeta amarilla y  reflejarlo en el acta del partido, así como la sanción interpuesta por el Comité de Competición y confirmada por Apelación, nos muestra una vez más no sólo la falta de sentido común en la aplicación tan restrictiva de la normativa, sino que los órganos que rigen el fútbol denotan  una total y desafortunada falta de sensibilidad ante el motor de este deporte, el aficionado.

 

 

 

CEO en DeporLegal. Abogado, Máster en Derecho Deportivo. Defensa del deportista y aplicación de las NNTT al deporte.