img
Actitud violenta de padres y aficionados en el fútbol base.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 28-03-2017 | 10:39

PELEAS  Y ACTITUDES VIOLENTAS EN EL FÚTBOL BASE. 

Tras las dos peleas de padres y aficionados de fútbol base  de las que se han hecho eco los medios de comunicación en estos días, hemos de entonar  a modo de crítica social y deportiva  que estamos acostumbrados ver en los campos de fútbol base de España y concretamente en Málaga este cartel, prohibido comer pipas.

Sin embargo no encontramos ningún aviso en los terrenos de juego de deporte base  en el que se prohíba actitudes en la grada como insultos , agresiones y chillidos, por lo que podemos intuir que comer pipas no está permitido pero “si lo está insultar y agredir en los terrenos de juego”, cuando menos.

Es más que común, está social y deportivamente admitido la actitud ya no de aficionados que agreden verbalmente y físicamente a jugadores y asistentes, sino la de los padres.  Esta normalidad con la tan manida frase, el fútbol es así, no debería ser tan evidente en nuestros terrenos de deporte y concretamente en el fútbol base.

Decimos fútbol base porque es el deporte donde más agresividad se aprecia. Sin querer desmejorar este noble deporte, hemos de decir que la mercantilización del mismo hace que los padres vean en sus hijos desde una temprana edad un producto que “les soluciones la vida”. Esta presión hace que muchos de los niños sufran un estrés desde la grada por parte de sus progenitores, los cuales deberían de preocuparse de que su hijo se divierta, practique una actividad saludable y aprenda a respetar y competir, entre otros aspectos que caracterizan el deporte y concretamente el fútbol.

Estos continuos chillidos y alaridos suelen traducirse en alusiones al rival con una consecuencia inevitable, el enfrentamiento entre aficiones.

Son pocos los clubes que solicitan a los padres y aficionados respeto, educación y una animación adecuada. No obstante hemos conocido la exigencia por parte de algunas entidades de base  de nuestra provincia para con los padres obligándoles a firmar un Código de Conducta donde se comprometan a acudir a los encuentros bajo una actitud adecuada. Ejemplo que debería de seguirse por todos y cada uno de los más de 200 clubes de fútbol que conforman la geografía Malagueña, andaluza y nacional ( 21.000 clubes de fútbol).

Decir que el Código de Justicia Deportiva de la RFAF en el caso de Fútbol y la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte castigan duramente incluso comentarios dentro de los terrenos de juego, aunque se presta menos atención al sector que más lo necesita, el deporte base.

Es en la base donde hay que educar y formar y son nuestros niños los que se” empapan” de una información inadecuada por parte de aficionados y sobre todo de sus propios padres. No estamos deacuerdo con las declaraciones hechas en el día de ayer del presidente del Comité de Competición de Barcelona en las que afirmaba que no se podía hacer nada contra los padres.

Como bien ha hecho la Comisión Antiviolencia de la Federación de Fútbol de las Islas Baleares (FFIB), ha puesto a disposición de la fiscalía los hechos sucedidos. Esto nos hace ver que SI se puede hacer algo para evitar estos desagradables incidentes. El Código disciplinario de la RFEF en sus artículos 66 a 68 enumera las faltas graves por actos notorios y publico que afecten al buen orden deportivo, la dignidad y las conductas violentas, racistas e intolerantes en el fútbol. En base a la normativa deportiva, los padres y aficionados deben saber que además de suponer un delito o falta la agresión, puede tener consecuencias deportivas que van desde el cierre del campo por una jornada hasta el cierre de toda la temporada e incluso la expulsión del club de la competición.

Desde DeporLegal abogamos por la defensa de los derechos de los niños en el Deporte empezando por la formación en valores deportivos y sociales. Directivos, aficionados y padres deben inculcar estos valores a nuestros jóvenes deportistas para intentar hacerlos ya no grandes deportistas sino grandes personas.

CEO en DeporLegal. Abogado, Máster en Derecho Deportivo. Defensa del deportista y aplicación de las NNTT al deporte.