img
Errores Arbitrales: ni V.A.R, ni VER.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 22-10-2017 | 17:35

Esta Jornada de La Liga tuvimos la oportunidad de ver un nuevo error arbitral que perjudicó notablemente la marcha del encuentro que disputó el F.C. Barcelona frente al Málaga C.F.

Son numerosos los errores de apreciación que se suceden en los partidos de fútbol, errores que son humanos y que han de ser asumidos por todos los entes que conforman este noble deporte del balompié.

Pese a que nuestros colegiados gozan de una gran formación y preparación, los tiempos cambian y son muchos los medios que apoyan esta loable labor que no es otra que la de dirigir encuentros.

Como reflejábamos en otro post en este mismo blog sobre los errores arbitrales, la legislación deportiva y su regulación contemplan estos errores, que han de ser asumidos por jugadores, clubes y ligas.

Pero encontramos dos visiones de este problema. Por un lado, si se podrían evitar y por otro, si se tendría que sancionar a colegiados y asistentes que cometieran estos errores.

Con respecto a si se podría evitar, entendemos que sí con la aplicación del video arbitraje ( V.A.R.) pero las diferencias en nuestro país entre La Liga y la R.F.E.F.  hacen que aún no se pueda aplicar esta medida.

En segundo lugar encontramos si estos errores deberían ser sancionados. En un breve y suscinto análisis legal generalista, todos los empleos y profesiones tienen una responsabilidad y deben estar cubiertas por seguros que cubran errores o negligencias en el desarrollo de los mismos. En este caso es la propia legislación deportiva la que hace asumir los errores a los clubes. Son pocos los casos en los que un error de apreciación han tenido consecuencias sobre colegiados. Si lo han tenido por el contrario, errores en la aplicación del reglamento, que han llegado a producir hasta repetición de encuentros.

Por lo tanto, hemos de seguir soportando la manida frase de “El fútbol es así” hasta que el V.A.R. o el mejor “VER” de los colegiados nos hagan disfrutar de este deporte sin suspicacias, o al menos con una profesionalidad y responsabilidad acorde a compensaciones económicas o sueldos que reciben nuestros colegiados ya que, cualquier humilde trabajador está sujeto a más responsabilidad por errores en su labor, que un árbitro de fútbol, al que no se le puede reprobar ni criticar. Son los Comités de árbitros los primeros en no reconocer estos errores que perjudican gravemente y cada vez más al fútbol.

Pese a que la legislación deportiva sanciona en pocos artículos aspectos como la falta error o malicia en la  redacción de actas, sigue prevaleciendo la presunción de veracidad de los colegiados como jueces únicos de lo sucedido en un terreno de juego, lo cual hace prácticamente imposible tener argumentos de defensa ante los errores o negligencias.

Parafraseando una famosa cita de un  superhéroe: ” Todo poder conlleva una gran responsabilidad”.En el caso de los Colegiados tienen el poder, pero están exentos de responsabilidad.

 

foto-jesus-corrales

 

 

 

 

Juan Jesús Corrales

Abogado

Ceo Deporlegal

 

CEO en DeporLegal. Abogado, Máster en Derecho Deportivo. Defensa del deportista y aplicación de las NNTT al deporte.