Diario Sur

img
Autor: @jesuskor
Actitud violenta de padres y aficionados en el fútbol base.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 28-03-2017 | 12:39| 0

PELEAS  Y ACTITUDES VIOLENTAS EN EL FÚTBOL BASE. 

Tras las dos peleas de padres y aficionados de fútbol base  de las que se han hecho eco los medios de comunicación en estos días, hemos de entonar  a modo de crítica social y deportiva  que estamos acostumbrados ver en los campos de fútbol base de España y concretamente en Málaga este cartel, prohibido comer pipas.

Sin embargo no encontramos ningún aviso en los terrenos de juego de deporte base  en el que se prohíba actitudes en la grada como insultos , agresiones y chillidos, por lo que podemos intuir que comer pipas no está permitido pero “si lo está insultar y agredir en los terrenos de juego”, cuando menos.

Es más que común, está social y deportivamente admitido la actitud ya no de aficionados que agreden verbalmente y físicamente a jugadores y asistentes, sino la de los padres.  Esta normalidad con la tan manida frase, el fútbol es así, no debería ser tan evidente en nuestros terrenos de deporte y concretamente en el fútbol base.

Decimos fútbol base porque es el deporte donde más agresividad se aprecia. Sin querer desmejorar este noble deporte, hemos de decir que la mercantilización del mismo hace que los padres vean en sus hijos desde una temprana edad un producto que “les soluciones la vida”. Esta presión hace que muchos de los niños sufran un estrés desde la grada por parte de sus progenitores, los cuales deberían de preocuparse de que su hijo se divierta, practique una actividad saludable y aprenda a respetar y competir, entre otros aspectos que caracterizan el deporte y concretamente el fútbol.

Estos continuos chillidos y alaridos suelen traducirse en alusiones al rival con una consecuencia inevitable, el enfrentamiento entre aficiones.

Son pocos los clubes que solicitan a los padres y aficionados respeto, educación y una animación adecuada. No obstante hemos conocido la exigencia por parte de algunas entidades de base  de nuestra provincia para con los padres obligándoles a firmar un Código de Conducta donde se comprometan a acudir a los encuentros bajo una actitud adecuada. Ejemplo que debería de seguirse por todos y cada uno de los más de 200 clubes de fútbol que conforman la geografía Malagueña, andaluza y nacional ( 21.000 clubes de fútbol).

Decir que el Código de Justicia Deportiva de la RFAF en el caso de Fútbol y la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte castigan duramente incluso comentarios dentro de los terrenos de juego, aunque se presta menos atención al sector que más lo necesita, el deporte base.

Es en la base donde hay que educar y formar y son nuestros niños los que se” empapan” de una información inadecuada por parte de aficionados y sobre todo de sus propios padres. No estamos deacuerdo con las declaraciones hechas en el día de ayer del presidente del Comité de Competición de Barcelona en las que afirmaba que no se podía hacer nada contra los padres.

Como bien ha hecho la Comisión Antiviolencia de la Federación de Fútbol de las Islas Baleares (FFIB), ha puesto a disposición de la fiscalía los hechos sucedidos. Esto nos hace ver que SI se puede hacer algo para evitar estos desagradables incidentes. El Código disciplinario de la RFEF en sus artículos 66 a 68 enumera las faltas graves por actos notorios y publico que afecten al buen orden deportivo, la dignidad y las conductas violentas, racistas e intolerantes en el fútbol. En base a la normativa deportiva, los padres y aficionados deben saber que además de suponer un delito o falta la agresión, puede tener consecuencias deportivas que van desde el cierre del campo por una jornada hasta el cierre de toda la temporada e incluso la expulsión del club de la competición.

Desde DeporLegal abogamos por la defensa de los derechos de los niños en el Deporte empezando por la formación en valores deportivos y sociales. Directivos, aficionados y padres deben inculcar estos valores a nuestros jóvenes deportistas para intentar hacerlos ya no grandes deportistas sino grandes personas.

Ver Post >
Otro fútbol base es posible.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 12-03-2017 | 9:45| 0

Esta temporada ha surgido un club de fútbol base en Málaga cuyo nombre ya nos indica cuales son los valores fundamentales de la entidad.

El Club Espíritu Deportivo nace con un lema: “Otro fútbol base es posible”. Ante la agresividad existente en los campos de fútbol por parte de padres y aficionados,  la competitividad exagerada debido a la mercantilización de este deporte y la pérdida de valores, este club apuesta por una formación deportiva, social y de respeto a rivales, colegiados y aficionados.

Sus entrenadores y formadores inculcan a sus jóvenes jugadores además de la formación deportiva, valores fundamentales.  En los entrenamientos y antes de los partidos, realizan charlas en las que frases como “el arbitro es nuestro compañero” o, “hay que respetar  al contrario”, hacen que los  jugadores desarrollen su labor como deportistas pensando sólo en deporte y divertirse.

Del mismo modo los padres de los jugadores están aleccionados y advertidos sobre los valores y condiciones de lo que podríamos denominar el Código Deontológico de este club, donde no está permitido que se produzcan chillidos, insultos ni improperios durante los partidos algo que podría ser lógico, pero que es poco común en los campos de fútbol base.

Un concepto necesario del que esperamos tomen ejemplo todos y cada uno de los clubes ya no de fútbol sino de cualquier deporte, puesto que la agresividad y competitividad a cualquier precio que observamos y denunciamos desde este blog en numerosas ocaciones, hacen flaco favor a nuestro deporte base y sus protagonistas, los jóvenes deportistas.

 

 

Ver Post >
Sanción a Juanmi al acordarse de Pablo Ráez.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 03-03-2017 | 1:52| 0

El Comité de Apelación confirma la sanción a Juanmi al acordarse de Pablo Ráez.

Tras el triste fallecimiento de Pablo Ráez,  “JUANMI” jugador de la Real Sociedad,  osó tener un cariñoso recuerdo para este luchador marbellí después de marcar un gol, luciendo una camiseta donde podía leerse su eslogan “Siempre Fuerte, descanse en paz Pablo Ráez”.

Esta acción “tan grave” atenta según el Comité de Competición contra el buen orden deportivo aplicando una sanción reflejada en el Artículo 111 del Código disciplinario de la RFEF.

Tan “peligroso” comportamiento fue recurrido ante el Comité de Apelación, el cual desestima las alegaciones, que no han sido otras que explicar que el contenido de la leyenda era con motivo de hacer un homenaje al tristemente fallecido Pablo Ráez.  La respuesta del  Comité de Apelación en un acto de “generosidad” ha sido que confirma la decisión del Comité de Competición puesto que se ha sancionado en base al artículo 111 del citado Código y no por el 91 del mismo cuerpo reglamentario, realizando un ejercicio de compasión al destacar que el comité ha sido benevolente al no sancionarlo como falta grave (art. 91).

La diferencia fundamental es que el art. 111 castiga el simple hecho de levantarse la camiseta y el artículo 91 sanciona el hecho de llevar una camiseta con un contenido sea cual fuere.

Hemos de “agradecer” al señor colegiado que no reflejara que había camiseta con contenido debajo de la remera oficial. Hemos de agradecer que el Comité de competición no sancionara este hecho como falta grave en base al artículo 91, por lo tanto y trasladado al lenguaje coloquial, el Comité de Competición nos viene a decir que “no nos quejemos por la tarjeta con la que se sanciona a Juanmi, porque podría haber sido peor”.

La desastrosa interpretación de este reglamento por parte del señor colegiado al sancionar con tarjeta amarilla y  reflejarlo en el acta del partido, así como la sanción interpuesta por el Comité de Competición y confirmada por Apelación, nos muestra una vez más no sólo la falta de sentido común en la aplicación tan restrictiva de la normativa, sino que los órganos que rigen el fútbol denotan  una total y desafortunada falta de sensibilidad ante el motor de este deporte, el aficionado.

 

 

 

Ver Post >
GANAR, GANAR y GANAR !!! Por lo deportivo, civil, penal o lo criminal.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 22-02-2017 | 8:55| 0

“El fin no justifica los medios”.

Nos encontramos cada fin de semana en nuestro fútbol la presión incluso amenazas por parte de clubes, entrenadores además del público a los equipos que acuden como visitantes a disputar un partido de este noble deporte llamado fútbol.

El Código disciplinario de la RFEF en sus artículos 66 a 68 enumera las faltas graves por actos notorios y publico que afecten al buen orden deportivo, la dignidad y las conductas violentas, racistas e intolerantes en el fútbol.

Amenazas en insultos del público podrían ser incontrolables por parte del club local, incluso por parte de las autoridades policiales, pese que a títulos posterior pudieran ser sancionables al club local como responsable. Pero lo que es inadmisible es que entrenadores, delegados y jugadores de un equipo de futbol, por medio de amenazas tanto al colegiado como al club contrario consigan amedrentar, coaccionar incluso anular a colegiado y jugadores para conseguir ganar el partido.

Estas coacciones, amenazas dirigidas tanto a jugadores contrarios como árbitros podrían ser consideradas como actos notorios contrarios al buen orden deportivo, como hemos destacado antes reflejado en el Código disciplinario de la RFEF, pero además son insultos, ofensas y actitudes injuriosas sancionado por medio del artículo 94 del mismo reglamento, derivando en el 95 donde se especifican las coacciones y amenazas hasta llegar al art. 96 donde directamente sanciona las acciones contra colegiados.

Estos hechos que suceden a diario en muchos campos de fútbol de nuestro país, con una interpretación extensiva del reglamento podrían considerarse como una alteración del resultado buscando una predeterminación del mismo y  tipificado en el artículo 75 del Reglamento de la RFEF considerada como una falta muy grave.

A mayor abundamiento encontramos en nuestro Código Penal en su artículo 286 en su apartado cuarto, que se sanciona a “deportistas, árbitros o jueces, respecto de aquellas conductas que tengan por finalidad predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva de especial relevancia económica o deportiva”.

Por lo tanto podríamos considerar que quien “alterarse la competición” y en este caso cometiera amenazas contra jugadores o colegiados, no sólo estaría cometiendo una falta grave deportiva, sino que en base a este artículo del Código Penal , un delito y enfrentarse a penas seis meses a cuatro años de cárcel.

“ El fin no justifica los medios” , el ganar un partido de fútbol debe producirse en el terreno de juego con la practica deportiva y el juego limpio.  Atentar  contra la integridad de jugadores, árbitros y publico, son medios antideportivos, ilegales y que deberían estar más perseguidos por las autoridades competentes aunque como insistimos siempre, es más una cuestión de educación en valores deportivos y sociales.

 

Ver Post >
Errores arbitrales, quién me paga mi punto.
img
JUAN JESUS CORRALES CLARO | 13-02-2017 | 3:48| 0

En estas últimas jornadas, son numerosas las declaraciones de jugadores, entrenadores y clubes criticando las actuaciones arbitrales. Por parte del Comité de árbitros se ha llegado a denunciar a jugadores por sus declaraciones como refleja la prensa en estos días.

Desconocemos si realmente se han llegado a producir estas denuncias, pero como analizábamos en post anteriores en esta misma publicación, ya existen herramientas para sancionar y reprimir a cualquier ente ya sea club, entrenador o jugador que “ose” criticar la labor arbitral.

El límite está en lo personal, siempre que no se aluda a lo concerniente a la persona del señor colegiado, no entendemos porqué existe ese veto a criticar la labor arbitral y mucho más cuando se perjudica notablemente, como por ejemplo relata en su articulo nuestro compañero con respecto a la actuación arbitral del señor colegiado en el partido Villareal vs Málaga disputado el pasado fin de semana.

Los clubes, jugadores y aficionados son los perjudicados de estas decisiones erróneas o faltas de apreciación que tienen como consecuencia la pérdida de puntos en la clasificación general.

A nivel deportivo, la legislación nos obliga a acatar las decisiones de los señores colegiados que son jueces únicos en la aplicación del reglamento. Pero con la mercantilización del deporte y especialmente el fútbol, los errores de los colegiados producen más consecuencias en los clubes. Estas consecuencias son económicas, si, decimos económicas puesto que dependiendo de la competición podremos, o perder literalmente dinero al no puntuar o pasar de fase como sucede en la Champions League donde, como también expusimos en post anterior, están cuantificados los puntos y pase de fase entre otros factores. En el caso de la Liga encontramos el RDL por el cual se regula el reparto de derechos por televisión. Uno de los factores fundamentales de este reparto es la clasificación final de la temporada anterior.

Pues bien, si un colegiado comete un error evidente, notorio y público, aceptamos el resultado deportivo pero, ¿Quién me resarce del daño económico producido? Es decir, quién es el responsable de que yo obtenga menos puntos en la clasificación general y por lo tanto menos dinero del reparto de derechos televisivos .

Todas las profesiones tienen su régimen disciplinario, por el que cada profesional responde por sus actos. Entendemos que un error de apreciación de un colegiado ha de ser aceptado deportivamente, que forma parte del juego, pero cuando tiene consecuencias económicas debería existir una responsabilidad que cubra ese error y su posterior perjuicio.

Argumentan los Colegiados que no son profesionales y por ello no pueden cubrir ni tener responsabilidades con respecto a este asunto. Un señor que cobra más de 100.000 euros al año  y que sus decisiones tienen tantas consecuencias económicas, si deberían estar considerados como profesionales.

Formando parte de Federaciones y en el caso de España, donde el deporte tiene titularidad privada y titularidad pública, siendo el superior jerárquico el Consejo Superior de Deportes, sería este último quien respondería en última instancia ante errores que produjesen un perjuicio a un club.

En breve y en este mismo blog, hablaremos de este perjuicio, de cómo catalogarlo y evaluarlo, y de la posibilidad de solicitar un resarcimiento de daños, según el cual, incluso un simple abonado de un club, ateniéndonos a las leyes administrativas que rigen nuestro deporte, podría solicitar a las altas instancias deportivas y administrativas, un resarcimiento del daño producido por un error de un colegiado.

 

 

 

 

Ver Post >
CEO en DeporLegal. Abogado, Máster en Derecho Deportivo. Defensa del deportista y aplicación de las NNTT al deporte.