Diario Sur

img
¡Andalucía Resiste!
img
Teodoro León Gross | 28-02-2013 | 07:56

Hoy es el Día de Andalucía. Se trata de un gran día, por supuesto marcado en el calendario. Claro que el calendario está lleno de días marcados. Está el Día de la Banderita. El Día Internacional de la Lengua Materna, que ha sido el 21 de febrero, cómo olvidarse. El Día Meteorológico Mundial. Día del Coleccionista. Día Internacional de la Voz; y no precisamente como homenaje a Frank Sinatra. Día Marítimo. Día Universal del Ahorro, muy apropiado para tirar la casa por la ventana con las celebraciones. Día Panamericano del Ingeniero. Día del calzado. Día Mundial de la Población. Y muchos más. No hay día que no sea un Día de algo.

A pesar de todo el Día de Andalucía es una festividad señalada, el día para hablar de los desafíos ante el futuro, de los grandes problemas que afectan a la mayor comunidad. El presidente Griñán volverá, una año más, a hablar de la Libertad. Es lógico. La Libertad es el tema clave en Andalucía. Sin duda en la cola del paro no se habla de otra cosa.

-Lo esencial es la idea de la libertad positiva de Isaiah Berlin.

-Yo creo, como Steiner, en  las intuiciones éticas.

-Qué razón tiene Hayek; se abusa del concepto.

Ante la gran cuestión de la Libertad, a quién le puede preocupar el paro. Eso es solo un pequeña coyuntura que afecta a millón y medio de personas, a unos pocos cientos de miles de familias. Como el Federalismo. Si se puede hablar de Federalismo, quién querría hablar de la corrupción, del imperativo de la regeneración ética en la gestión pública a la sombra de los Eres.

Hay que trascender en el Día de Andalucía, y Griñán sin duda volverá un año más a dedicar grandes palabras al Estado del Bienestar, como su depositario providencial. Así, con mayúsculas. Y sería estúpido caer en la miopía de hablar de la tasa de camas hospitalarias por habitantes, el fracaso del Informe Pisa, los centros sociales estrangulados por los recortes… Esos son detalles secundarios cuando hay un gran Estado del Bienestar. Y Andalucía puede presumir de ser el modelo, con más ringorrango que Dinamarca, Canadá o Nueva Zelanda.

De hecho, las Juventudes Socialistas presentaron ayer una campaña titulada ‘Andalucía Resiste’. Es una llamada casi de zafarrancho de combate contra las tropas monclovitas de Rajoy que recortan el Estado del Bienestar. La cosa suena al mítico ¡No pasarán! Por supuesto lo de menos es que Rajoy sí presida un Gobierno elegido con mayoría absoluta. El video exalta la lucha “por mantener los derechos que los demás están perdiendo”. Y la gente debe entender que el paro, las listas de espera y el fracaso escolar no tiene nada que ver con los treinta años de socialismo.

Desde luego, la campaña ‘Andalucía Resiste’ es un acierto. Su resistencia es asombrosa. Es capaz de resistir incluso majaderías como esa sin echarse a llorar.