img
El dedazo invisible
img
Teodoro León Gross | 18-07-2013 | 04:31

El griñanismo ha muerto ¡viva el susanismo! Como en los relevos dinásticos, no hay vacío de poder. Ahora solo queda una pregunta: ¿cuándo se va Griñán? En la corte sevillana se da por hecho que, si por él fuera, saldría por patas mañana mismo, pero esa negociación no depende de él, o no solo, y en la ecuación hay una equis que maneja Alaya. De momento, eso sí, el presidente ha adquirido la condición de interino. Susana Díaz ya es nº1 in pectore, y no se va a limitar a tomar el té en los salones de la aristocracia castiza de Sevilla o a dejarse caer por las ferias embutida en trajes de faralaes con el sello de Victorio & Lucchino. El poder institucional ya es suyo, y aplicando la lógica de Griñán para desalojar al chavismo, también las llaves del partido. Griñán ha inaugurado oficialmente su calendario del ‘pato cojo’, ensayando para ex presidente.

En veintiún días se ha dado el golpe. Esto se llama ‘el dedazo invisible’. Y no se han respetado las reglas del juego. Bajo la apariencia de actuar improvisadamente en el alambre, ha sido una operación minuciosa muy bien calculada para tener primarias de a uno, o sea, antiprimarias. El aparato solo necesitaba saber el día D para activar la maquinaria arrolladora con el reto de una exhibición de poder. Las estructuras del partido se han sincronizado como no sucedía desde los días dorados de Zarrías, el último Maquinista de la Federal. El plan era superar la mitad de avales para acreditar que, más allá del coitus interruptus previsible de las primarias, surge un liderazgo sólido. Eso sí, le pesa el cartel de  niña bonita de Griñán sin curriculum salvo, eso sí, estar limpia de los Eres. En el paseo por la alfombra roja de las primarias no ha tenido discurso; solo marketing para dulcificar sus aristas de apparatchik. La han ungido con retórica hueca –“dinámica”, “poderosa”, “segura”- que lo mismo vale para vender una lavadora que a ella.

El sello de Susana Díaz es la ambición, a riesgo de caerle el cartel de Madonna de ‘la ambición rubia’. Ahora se hará valer en la batalla de Madrid.  Tiene la asignatura pendiente de dirigirse a la sociedad, porque de momento solo sabe tratar con militantes. Eso sí, parece haber cicatrizado las heridas del tardochavismo.  Su reválida es fácil: recuperar alcaldías. En 2011 se quedaron a dos velas, así que no le costará placearse y cortar orejas.  En el PP, en cambio, están tocados, sin candidato, bajo el tumor de Zoido, fuera de la agenda de Cospedal, y temiéndose una rival rocosa. Ella necesita, eso sí, gestionar la brecha con Andalucía Oriental. De momento se anotó el punto simbólico de situar su km 0 en Antequera en vez de Triana, pero también Griñán se estrenó con el despacho de Málaga y le duró quince días. Todo es incierto. Quizá al final se quede en susa-nada, pero de momento se ha consumado el susanazo.