Diario Sur

img
Etiquetas de los Posts ‘

FEMP

Un trago de ingratitud
Teodoro León Gross 22-09-2011 | 6:40 | 0

El periodismo, desprovisto de literatura, reducido al esqueleto mismo de los hechos, se acerca más que nunca al periodismo. No hay nada más elocuente. Ayer el periódico avanzaba la apuesta del PP por el alcalde de Sevilla para presidir la Federación Española de Municipios. Debajo, cuatro titulares de hemeroteca por sí solos componían toda una historia:
20.09.11: El alcalde de Málaga se retira de la carrera a la presidencia de la FEMP

14.08.11: De la Torre insiste en que está disponible para presidir la Federación de Municipios
13.08.11: El PP prepara el relevo en la presidencia de la FEMP con De la Torre como favorito
03.08.11: De la Torre ve con “entusiasmo e ilusión” la posibilidad de presidir la FEMP
Al remontar los acontecimientos en sentido inverso, como el reloj de Benjamin Button, se reconstruye lo ocurrido desde que alguien le calentó el oído al alcalde de Málaga, vendiéndole la moto de su designación, hasta deshacerse la candidatura como un azucarillo, apartado ante la arrolladora apuesta sevillana. Lástima, porque hubiera sido un buen presidente; un municipalista veterano con ideas y poco sectario. Su amarga “reflexión personal” es asumir que eso no vende. Los cabezas de huevo de su partido, los ‘headhunters’ del paisaje del cambio, han desechado su curriculum.
Esta vez no se trata del pleito Málaga vs Sevilla, y sería un error obsesivo interpretar lo ocurrido bajo el largo memorial de agravios. Sí, Arenas va a ser un neoborbollista sevillita que ríete tú de la última década; pero esto va por otros derroteros por más que el líder del PP andaluz haya preferido apoyar a su conmilitón sevillano antes que al mejor candidato. De la Torre está en los años crepusculares de su carrera, ya casi septuagenario aunque en buena forma, y deja un remanso de voto, cosa que el partido le paga con ingratitud para fortalecer a Zoido, estrella emergente que ha puesto una pica en una capital psicológica para el rival. Pero además De la Torre carece del perfil del aparatchik trampero que los partidos manejan para estos casos. Algo de eso ya dejó claro Arenas días atrás en Ronda. Él es un moderado procedente del centro conservador de la Transición, y aunque ha sacrificado parte de su prestigio intelectual en la tentación del populismo peñista y sus batallas con Sevilla, conserva la imagen de marca de una educación exquisita. Eso le convierte en una rara avis entre la fauna navajera de su entorno. Para esta generación de destripaterrones de la política, es un elegantosaurio, una especie prehistórica aferrada al valor de las buenas formas. Eso sí, se ha permitido cerrar todo esto con una fina ironía al decir que quizá al cargo le convenga un neófito sin mínimos de municipalismo. Ahí queda.

Ver Post >