img
Fecha: febrero, 2010
La chaqueta de don Leopoldo
Nuria Triguero 02-02-2010 | 6:38 | 0

Hacía frío el miércoles en el Palacio de Ferias –será muy bonito, pero ¡qué poco acogedor!– y sin embargo los empresarios y directivos que asistieron a la jornada ‘Líderes andaluces ante el nuevo entorno económico’ –organizada por este periódico y el Instituto San Telmo– se sentían arropados. «Necesitábamos darnos calor», me dijo uno de ellos. Y es que desde que comenzó la crisis, el mundo empresarial malagueño no ha tenido muchas ocasiones de reunirse y compartir experiencias. Se notaba que había ganas de hacer piña, de escuchar ideas nuevas, de recuperar la iniciativa.

Y de eso, de iniciativa, hablaron los ponentes elegidos por San Telmo. Bien elegidos, según las opiniones que pude recabar. Empezando por Leopoldo Abadía, que espabiló a cualquiera que llegara adormilado en la sesión inaugural con su lucidez revestida de humor; y siguiendo por nombres tan respetados en el mundillo como Alfredo Sáenz, el primer ejecutivo del Banco Santander, el ex asesor económico del gobierno alemán Juergen Donges o el presidente de Iberia, Antonio Vázquez. Todos coincidieron en un análisis realista de la situación económica y en una llamada a la reacción. El mensaje que lanzaron se podría resumir así: Basta de lamentarse, es hora de sacar a este país de la crisis. Porque –y ésta es la segunda parte del mensaje– si tenemos que esperar a que nos saquen nuestros gobernantes, mal vamos.

Y es que en la jornada no faltaron disparos con bala a la diana de Moncloa. Claro que con el jarro de agua fría que había lanzado el FMI un día antes, dejando sola a España en la zona de la recesión, era un blanco fácil. Abadía empezó diciendo que de la crisis «no nos van a sacar ni estos, ni los otros»; y Donges metió el dedo en la llaga al acusar al Gobierno de conocer las recetas que tenía que aplicar para atajar la crisis y no haberlo hecho. Todos los ponentes coincidieron, además, en la necesidad urgente de reformas en numerosos ámbitos, ya no sólo el laboral: la Justicia, la educación, la energía, la burocracia…

Probablemente la anécdota del día fue la chaqueta de Leopoldo Abadía. El ex profesor del Iese y actual estrella mediática confesó que, aunque su mujer le insiste para que sustituya de una vez su vieja ‘blazer’, a la que ya le van saliendo brillos, él cree que puede aguantar todavía un añito más. Todo un ejemplo del retraimiento del consumo durante la crisis. Al consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Martín Soler, que le siguió en la tarima, no le gustó demasiado esa apología de la contención del gasto y proclamó que él se había comprado cuatro chaquetas para contribuir a la recuperación económica. El asunto concitó no pocos chascarrillos en los descansos de las ponencias y llegó hasta las conclusiones de la jornada, cuando el director general adjunto de San Telmo, Julio Audicana, propuso hacer una colecta para comprarle una nueva chaqueta a don Leopoldo. Que por cierto, debe de estar juntando dinero para renovar todo su vestuario, porque no perdió la ocasión de vender su libro a la salida de su conferencia.

(Publicado el 31-1-10)

Ver Post >