img
Fecha: junio, 2014
El fondo inglés CVC, primero a por Deoleo y ahora a por Quirón
Nuria Triguero 17-06-2014 | 7:34 | 2

La noticia del día en el mundo empresarial ha sido, con permiso de Iberdrola y sus ‘problemillas’ con Competencia, la macrofusión de Quirón e IDC Salud, dos de los mayores grupos hospitalarios españoles. Una alianza de la que saldrá un gigante (la mayor compañía sanitaria del país y una de las principales de Europa) con 40 clínicas, 6.200 camas, más de 17.000 empleados y 8.000 colaboradores médicos. En Málaga controlarán un hospital, el de Quirón en la capital, porque IDC Salud no tiene aquí presencia.

Pero lo que más me ha llamado la atención, porque sinceramente lo ignoraba, es quién está detrás de esta millonaria operación. Resulta que es un nombre que probablemente le suene a más de un olivarero malagueño… Se trata de CVC Capital Partners, la misma compañía británica de capital riesgo que se ha hecho con el control de Deoleo, provocando las iras y la ‘espantá’ de la malagueña Dcoop (aquí el resumen del culebrón).

Resulta que CVC adquirió los hospitales de IDC Salud en el año 2011 en una operación valorada en 900 millones de euros, cuando el grupo se denominaba Capio. Mientras, Quirón está controlada por Doughty Hanson, que ya en 2012 promovió la fusión de este grupo fundado por la familia Cordón con USP Hospitales, que también es suya. Son los dos gigantes del capital riesgo los que han manejado los hilos de esta megafusión.

Pero los negocios de CVC en España van más allá del aceite de oliva y la sanidad privada. Probablemente sea la compañía de capital riesgo más activa y veterana en España, donde tiene participaciones en empresas tan conocidas como la gestora de infraestructuras Abertis, el operador R Cable, el grupo de hostelería Zena (franquiciadora de Foster’s Hollywood y Cañas & Tapas), la firma de moda Cortefiel y la papelera Lecta (además de en IDC Salud). Para que digan que los británicos no confían en la economía española…

Con estas operaciones millonarias a sus espaldas, lo normal sería que todos conociéramos CVC y a sus responsables. Pero es que las empresas de capital riesgo no quieren ser mediáticas. Les va mejor siendo ese ‘inversor invisible’ que, aparentemente, no está implicado en la gestión de las compañías en las que participan. Así tienen menor problemas, ya que su filosofía es permanecer temporalmente en las empresas hasta que ven una oportunidad de rentabilizar su inversión vendiendo su participación.

Según explica en su página web, CVC ha completado más de 300 inversiones en un amplio rango de sectores y países de todo el mundo. A día de hoy, sus fondos están invertidos en más de medio centenar de empresas que emplean a 400.000 personas y generan ventas por valor de 130 billones de dólares.

Pese a su obsesión por la discreción, el máximo responsable de CVC en España se ha labrado una reputación después de liderar tantas operaciones sonadas. Se trata de Javier de Jaime. Licenciado en Derecho por ICADE y con un MBA por la Universidad de Houston, se incorporó a CVC Capital Partners en 1997, tras haber trabajado en otra firma de ‘private equity’, 3i, en Madrid y el Reino Unido.

Ver Post >
Nueva tienda Vodafone en calle Larios al estilo Apple
Nuria Triguero 10-06-2014 | 7:05 | 0

Vodafone ha organizado hoy una comida con los medios de comunicación locales de Málaga para que conociéramos a su director territorial en Andalucía y Extremadura, Antonio Fernández. El encuentro tenía como objetivo fundamental dar a conocer el despliegue de banda ancha ultrarrápida que está haciendo la operadora en la provincia, tanto de 4G como de fibra óptica. Pero también ha servido para confirmar un rumor que corría desde hace meses: la apertura de una tienda Vodafone en la calle Larios. Será un establecimiento propio (no franquiciado) que por su ubicación estratégica y sus características actuará como ‘bandera’ de la marca en la ciudad.

Para el verano está previsto que abra sus puertas este nuevo establecimiento, que será diferente a los que conocemos. Vodafone tiene en marcha un plan para cambiar sus tiendas y darles un ‘estilo Apple Store’: espacios diáfanos, terminales a disposición de los visitantes para que puedan probarlos, atención experta… La tienda de calle Larios será la primera en Málaga con este nuevo estilo. Habrá wifi gratis para poder probar los teléfonos inteligentes, así como un mostrador especialmente dedicado a pymes y autónomos. Se crea además la figura del ‘apptualizador’: personal experto capaz de atender cualquier consulta de los usuarios y ayudarles a configurar y poner a punto sus terminales. También se podrán llevar móviles para reparar y la compañía se comprometerá a hacerlo en un plazo no mayor de cinco días.

En estas nuevas tiendas también se mejora el flujo de atención, con la intención de eliminar las colas. Asi, el cliente podrá tomar un número e irse para hacer otra gestión por los alrededores, y será avisado cuando esté próximo su turno mediante un mensaje. También se implanta el concepto de caja rápida, para los usuarios que tienen sólo un gestión muy concreta. Todo ello en un local sin mostradores ni barreras, con sofás y un diseño cuidado.

Vodafone anunció el pasado año un plan para transformar la experiencia comercial y la imagen de unas 450 tiendas propias y franquiciadas hasta el año 2017. Invertirá para ello 105 millones de euros. Su intención última es mejorar la percepción de su marca.

La compañía aún no quiere especificar la ubicación exacta de su tienda de calle Larios. Lo cierto es que deberá tener al menos 70 metros cuadrados, que es la dimensión mínima que ha marcado para su nuevo formato de tiendas. Eso deja pocas opciones: ¿será el local que antes ocupaba Caramelo?

¿Y qué pasará con la tienda Vodafone de la Alameda Principal? En principio no se ha decidido su cierre, según fuentes de la compañía.

Ver Post >
Manual antipánico para clientes de Barclays
Nuria Triguero 02-06-2014 | 9:09 | 2

El equilibrio actual de colores en el ‘parchís bancario’ va a sufrir un importante cambio de aquí a 2016 con la anunciada salida de España de Barclays. El celeste característico de sus oficinas se verá teñido del naranja de Bankinter , el azulón de BBVA, el negro de la Caixa… o el color que tenga la entidad que finalmente se haga con su negocio de banca minorista en España.

Barclays ha dado ya el pistoletazo de salida al proceso de venta, entregando los contratos de confidencialidad a los potenciales compradores para después suministrarles toda la información sobre la situación del banco, el perímetro exacto de la venta (al parecer sólo se ofertará el negocio puramente minorista y no el de banca privada ni el de tarjetas, que seguirá explotado por Barclays) y su precio.

En los próximas días empezará el baile de nombres y números, que tendrá muy entretenidos a los periódicos económicos y soliviantados a los 2.200 empleados de Barclays (un centenar de ellos malagueños). Pero ¿y los clientes de Barclays? En Málaga la entidad tiene una importante presencia, con 13 oficinas (que hace un año eran 22), en buena parte ‘heredadas’ del Banco Zaragozano. Así que muchos malagueños se enfrentan en estos días a muchas dudas: ¿Qué pasará con mi hipoteca? ¿Me cambiarán las condiciones de mi depósito? ¿Puedo cancelarlo anticipadamente si el banco cambia de dueño? ¿Y qué pasa si ninguna entidad quiere quedarse con el negocio de Barclays?

Don’t panic. Los expertos en finanzas personales y asociaciones de consumidores coinciden en que no hay que ponerse nervioso ni tomar decisiones precipitadas que hasta podrían perjudicarnos.

Hasta que Barclays encuentre comprador, sus oficinas seguirán operando con normalidad y las condiciones de los productos que los usuarios tienen contratados no tienen por qué cambiar. Es el mismo proceso por el que han pasado clientes de entidades adquiridas por otros grupos bancarios en los últimos años, como Cajasol, la CAM, Unnim, Banco de Valencia, Banco Gallego, EVO Banco y Lloyds, entre otros.

Ahora bien, cuando se produzca la venta, el banco comprador sí que puede (y probablemente lo hará) revisar las condiciones aplicadas a los clientes (por ejemplo: comisiones por mantenimiento de cuentas y tarjetas, transferencias o descubiertos; remuneración de cuentas y depósitos de ahorro, etc.), para adaptarlas a su propia política comercial. Siempre, ojo, avisando con antelación a los clientes, que tendrán que decidir si les conviene mantener esos productos. Que haya más o menos cambios dependerá mucho de si el futuro propietario decide mantener Barclays como una marca separada (como ha sucedido con Banesto y Santander hasta ahora) o si por el contrario la hace desaparecer, como Sabadell hizo con el Banco Atlántico o La Caixa con Cajasol.

El coordinador del Instituto Andaluz de Estudios Fiscales, Ángel Yagüe, recuerda: “No hace falta que un banco cambie de dueño para que decida cambiar unilateralmente las condiciones que aplica a sus productos. De hecholos bancos son muy aficionados a hacerlo: últimamente, por ejemplo, casi todos han subido las comisiones de mantenimiento de cuenta”. Ante estos cambios, que según insiste Yagüe, deben comunicarse previamente por escrito, el cliente puede decidir cancelar su vinculación con la entidad. Pero si no se dice nada, el banco da por hecho que el cliente acepta las nuevas condiciones.

Por cierto, Yagüe recuerda que los precedentes en cuanto a si las condiciones cambiarán a peor o a mejor no son muy halagüeños: La Caixa por ejemplo, aprovechó la absorción de Cajasol para subir las comisiones de mantenimiento de cuenta no sólo a los antiguos clientes de Cajasol sino a todos los suyos.

Pero por otra parte, hay que tener en cuenta que uno de los atractivos de Barclays es su clientela: profesionales jóvenes y urbanos con un mayor poder adquisitivo que el cliente bancario medio. Así que la entidad que se quede con su ficha bancaria se esforzará por mantener contentos a esos clientes y que no se vayan, según dicta la lógica.

Los productos a largo plazo como depósitos e hipotecas son capítulo aparte. El cliente cuenta con un contrato firmado con el banco que no se puede cambiar a iniciativa de una sola parte. Y el banco que compre Barclays se subroga en el momento de la compra a esos contratos.

Así, la remuneración de los depósitos contratados por los clientes de Barclays España se deberá mantener al menos hasta que venza el plazo del producto. Posteriormente, si ese depósito sigue bajo gestión de la entidad británica, Barclays podrá prorrogar esas condiciones, subir la rentabilidad o reducirla. Lo mismo sucedería en caso de que la unidad sea comprada por otro banco, que en todo caso estaría obligado a respetar las condiciones de remuneración hasta el vencimiento del plazo fijo.

Con las hipotecas pasa lo mismo. Tanto Barclays como el futuro comprador deben respetar las condiciones (tipo de interés, comisiones) firmadas en el contrato inicial. Ahora bien, en caso de querer renegociar el préstamos, si la entidad ya ha sido vendida habrá que hacerlo con el nuevo propietario.

En definitiva, no conviene dejarse llevar por los nervios y, por ejemplo, decidir cancelar anticipadamente un plazo fijo para recuperar el dinero, pues se perdería gran parte de la rentabilidad ganada por un riesgo que es inexistente.

Hay que recordar algo importante: los ahorros de los clientes de Barclays están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos, como en el resto de entidades españolas. Porque aunque Barclays sea una filial de un banco británico, opera aquí como banco español, por lo que se atiene a la normativa nacional de garantía de depósitos.

Una consecuencia engorrosa e inevitable de la venta de Barclays será el cambio de numeración de las cuentas. Es algo que ya están viviendo clientes de Bankia y la antigua Cajasol, entre otras muchas entidades que han cambiado de dueño. El IBAN cambia y eso afecta a todas las domiciliaciones que tenga el cliente. Es probable que el nuevo dueño se encargue de realizar los trámites necesarios para que no haya ningún problema con los recibos o las nóminas domiciliadas, pero habrá que estar atento para evitar sorpresas desagradables.

Ángel Yagüe recuerda algunos desbarajustes sonados, como cuando Sabadell culminó la integración del Banco Atlántico a nivel informático y muchos clientes se quedaron literalmente sin cuenta bancaria por unos días.

Más curioso aún fue lo que pasó en Canarias a raíz de la integración de Caja Canarias en CaixaBank: una auténtica ‘noche de los cajeros locos’. Entre las 22.00 horas de un viernes y las 03.00 del sábado siguiente, cientos de personas acudieron en masa a los cajeros de la citada entidad al extenderse el rumor de que los dispensadores estaban regalando el dinero. Lo que pasó es que el proceso de integración de la red de cajeros de la otrora caja tinerfeña en la de la catalana provocó que una vez que se retiraba dinero, esa operación no quedaba reflejada en el saldo de la tarjeta. Huelga decir que al final ek desajuste quedó solventado y los reintegros realizados quedaron convenientemente apuntados en cada cuenta… ¿Cuándo se ha visto que un banco regale el  dinero?

Ver Post >