img
Etiquetas de los Posts ‘

aceleradora

Google busca emprendedores malagueños para su Campus Madrid
Nuria Triguero 27-05-2015 | 7:03 | 0

La multinacional hace una gira de presentación de esta iniciativa que el lunes llega a Málaga

“Un espacio para que los emprendedores puedan generar contactos, aprender y crear negocios que esperamos que cambien el planeta”. Con esta carta de presentación, más de uno podría pensar que estamos ante la enésima aceleradora-lanzadera-incubadora-consolidadora de startups. Pero las expectativas cambian cuando la marca Google asoma tras dicha declaración de intenciones. El gigante de Internet no está para perder el tiempo, así que si se embarca en un proyecto como Campus Madrid debe de ser que va en serio. Si además adquiere para ello un edificio de 4.000 metros cuadrados en pleno centro de la capital de España y ficha como directora a una mujer destacada en el mundo emprendedor español como Sofía Benjumea (que fue cofundadora de Spain Startup y consejera delegada de The South Summit), el asunto gana interés.

Campus Madrid abrirá oficialmente sus puertas el 22 de junio, convirtiéndose en el cuarto que abre la multinacional en todo el mundo (después de Londres, Tel Aviv y Seúl). Google no quiere limitar esta iniciativa a emprendedores madrileños, sino hacerlo extensivo a toda España. Por eso está haciendo una ‘gira’ de presentación por cuatro ciudades españolas que este próximo lunes llegará a Málaga. El lugar elegido es Link By UMA-Atech, el espacio recientemente inaugurado de la Universidad de Málaga destinado a fomentar las relaciones de la institución educativa con el mundo de la empresa.

Emprendedores, estudiantes, profesores e inversores están convocados al encuentro, en el que participarán Sofía Benjumea, otros responsables de Campus Madrid y personalidades destacadas del mundillo ‘startup’ de Málaga, como Bernardo Quintero o Joaquín Cuenca (ambos fundadores de empresas que han sido compradas por Google, Virustotal y Panoramio). Será a las seis de la tarde, el enlace para inscribirse está aquí:

Para poner en marcha esta iniciativa, Google ha querido ir de la mano de otras destacadas instituciones relacionadas con la tecnología y los emprendedores. Así, la multinacional ha anunciado que TechHub va a instalarse en Campus Madrid, en la que es su primera sede española. Se trata de una firma que gestiona una comunidad global de emprendedores digitales con espacios en todo el mundo, desde Bangalore hasta Boston. En el espacio de Google alquilará mesas siguiendo un modelo flexible a tiempo parcial, así como espacio de oficinas a tiempo completo para startups. SeedRocket, considerada una de las mejores aceleradoras de ‘startups’ en España, también tendrá un espacio en Campus Madrid.

Según ha explicado Sofía Benjumea, la filosofía de este espacio es posibilitar que la gente “pueda aprender, conectar con un potencial inversor, desarrollar proyectos con mentores y recibir ‘feedback'”. El corazón del campus será la cafetería: un espacio gratuito con mesas para trabajar, buen wifi, café y comida sana. Todo muy al estilo Google.

 

El edificio que acogerá Campus Madrid

Ver Post >
Aceleradoras: el dinero europeo se acabó, ¿y ahora qué?
Nuria Triguero 08-04-2015 | 6:22 | 0

Sesión de mentorización en la aceleradora Bolt

Hubo un momento en el que fue la palabra de moda. Las aceleradoras venían a salvar el mundo emprendedor malagueño. Las incubadoras de empresas eran el pasado: lo moderno, lo realmente revolucionario, era este nuevo concepto importado de Estados Unidos: meter a las ‘startups’ en un espacio común durante un periodo de tiempo corto (de tres a seis meses), someterlas a una intensiva mentorización y proporcionarles los medios para lanzar su proyecto, de manera que al final del proceso estuvieran listas para atraer capital. Este es básicamente el modelo que se ha testado en Málaga durante el último año. Con una singularidad: que se ha hecho con dinero público. Casi un millón de euros, aportados al 80% por la UE (fondos Feder, canalizados por la Escuela de Organización Industrial) y al 20% por el Ayuntamiento.

El alcalde, con el fin de repartir el riesgo, quiso que no hubiera una sino cuatro aceleradoras, así que repartió el dinero entre cuatro concesionarios. Bueno, en realidad entre tres, porque dos de las aceleradoras acabaron en manos del tándem Promálaga-PriceWaterhouseCoopers. Las otras dos han estado gestionadas por Bolt (una empresa especializada en la aceleración de ‘startups’ que ya había hecho un primer proceso de aceleración en Málaga con fondos privados) y una compañía vinculada al Instituto Fraunhofer, un prestigioso centro de investigación alemán. El objetivo que se les marcó era ambicioso: ‘acelerar’ 225 proyectos empresariales en poco más de un año. Hubo quien dudó, de hecho, en que fueran a encontrarse tal número de proyectos ‘acelerables’.

Pues bien, el experimento ya ha terminado y el millón de euros se ha agotado. Así que toca preguntar: ¿cuál ha sido el resultado? Y sobre todo, ¿ahora qué?, ¿pasarán las aceleradoras a formar parte estable del ecosistema emprendedor malagueño, o se irán como vinieron? El concejal de Nuevas Tecnologías, Mario Cortés, avanza que no se seguirá financiando este sistema con fondos municipales. «Otra cosa es que surja otra oportunidad de financiarlo con fondos europeos como la que se aprovechó el año pasado», matiza. La ciudad no va a quedarse de golpe sin aceleradoras, puesto que Bolt ha manifestado ya su intención de seguir trabajando en Málaga. El Ayuntamiento le ha facilitado seguir instalada en el ‘coworking’ de Tabacalera y, además de sus fondos privados, ha conseguido financiación europea para fomentar proyectos con una tecnología llamada Fiware. También seguirá funcionando Sprita, la aceleradora impulsada por el Grupo Lucas que no ha formado parte de dicho despliegue municipal.

Pero ¿cuál es el balance del experimento? Se puede decir que desigual. El propio concejal reconoce que Promálaga «no debería haber entrado a gestionar dos aceleradoras» porque «no es lo suyo, no es lo que sabe hacer». La UTE formada por la empresa municipal y PriceWaterhouseCoopers ya tuvo problemas para conseguir suficientes solicitudes para llenar su cupo (70 empresas). Eso hizo que abrieran la mano a empresas que, a priori, chirrían en un proceso de aceleración por pertenecer a sectores tradicionales o ser ya compañías consolidadas. En fin, lo que se denomina vulgarmente ‘relleno’. Esa falta de especialización ha jugado en su contra. En cambio, Bolt y el Instituto Fraunhofer han enfocado su labor a tipos de empresas muy concretos: Internet, comercio electrónico y ‘hardware’ la primera; ‘spinoff’ universitarios el segundo.

Quizá por eso, y porque estas dos aceleradoras han tenido mentores de alto nivel –Bolt, por ejemplo, ha traído a ‘estrellas’ del mundillo de Internet como Semyon Dukach o Carlos Blanco–, la mayoría de los casos de éxito han salido de allí. Se trata de ‘startups’ que han conseguido financiación como Neurodigital, que ultima negociaciones para captar 500.000 euros; Speaky, a la que se rifan varios inversores; Métrica 6, que ha triplicado personal…

En total, menos de una decena de empresas aceleradas han conseguido financiación (que se sepa), aunque desde el Ayuntamiento aseguran que hay unos veinte proyectos en conversaciones. No ha habido ningún ‘pelotazo’, por cierto. Lo más parecido fue el caso de Hot, que ha captado ya cerca de un millón de euros de inversión, aunque hay que matizar que esta empresa participó en la primera tanda de aceleración de Bolt, que fue estrictamente privada. Tampoco está nada mal lo conseguido por Urban-M, perteneciente a esa misma hornada, que ha cerrado una ronda de inversión de 500.000 euros.

Falta dinero

Ahora bien, hay una conclusión común para todas las aceleradoras, y ya hubo voces que lo anticiparon en un principio: es muy díficil atraer capital a Málaga. En españa no abundan los inversores en ‘startups’, y los que hay se mueven en Madrid y Barcelona. Si se habla de dinero extranjero resulta más complicado aún, porque pocos invierten en proyectos que están a miles de kilómetros y que por tanto no pueden controlar.

Cara al futuro, la estrategia del Ayuntamiento se centrará, por tanto, en atraer financiación para los proyectos empresariales innovadores. Hay un nuevo planteamiento sobre la mesa del alcalde: crear un fondo de inversión en ‘startups’ tecnológicas que esté coparticipado entre el Consistorio e inversores, y cuya gestión quede en las manos privadas, que son las que saben invertir. «Es lo que hace el Estado de Israel, salvando las distancias», apunta el concejal.

Ver Post >
Después de las incubadoras y aceleradoras… llegan las consolidadoras
Nuria Triguero 08-10-2014 | 2:24 | 1

Vivo con miedo. Lo confieso. Miedo a qué será lo siguiente en esta burbuja-fiebre-locura (o cómo queráis llamarla) del emprendimiento (si es que hasta me obligan a escribir la palabra que juré no utilizar nunca).

Con una treintena de incubadoras de empresas ya funcionando en Málaga (buena parte de ellas dependientes del Ayuntamiento) y cuatro aceleradoras público-privadas (es decir, de gestión privada o mixta y financiadas con dinero público) puestas en marcha deprisa y corriendo para aprovechar unos fondos europeos (1,4 millones de euros servidos en bandeja por EOI),  muchos nos preguntábamos si hay suficientes ‘startups’ para todo este ‘ecosistema de aceleración’, que es como el Ayuntamiento ha dado en llamarlo. Recordemos que sólo las cuatro aceleradoras financiadas por la UE tienen el compromiso de ‘lanzar’ 150 empresas este año. Pero es que además, hay una aceleradora 100% privada, Sprita, dependiente del Grupo Top Digital.

Bueno, pues se ve que no era suficiente. Que con incubar y acelerar no basta. Ahora hay que consolidar. Esta es la tesis de Málaga Option, una consolidadora de empresas de base tecnológica que está dando sus primeros pasos en Málaga. Me entero de su existencia por una nota de prensa de la Confederación de Empresarios, que anuncia la celebración del I Concurso de Elevator Pitch de la Costa del Sol, promovido por el Club de Emprendedores de Málaga en colaboración con la mencionada Málaga Option.

Me voy a la web de Málaga Option para averiguar en qué consiste esto de ‘consolidadora’ y leo:

“Málaga Option nace con la idea de ayudar en la consolidación de empresas malagueñas de base tecnológica en etapas tempranas de su desarrollo en un programa de un periodo de nueve meses de duración. Nuestra filosofía se basa en los Mastermind Groups formados por ‘startups’ tecnológicas donde establecemos metas importantes para cada participante”

¿Mastermind Groups? Madre mía, la cosa se complica.

” Son grupos de trabajo que convierten a cada persona emprendedora en participante activa en cada una de las empresas del grupo. Se crea sinergia, compromiso y entusiasmo entre quienes participen, los que se retarán entre sí para crear y poner en práctica los objetivos. Os convertimos en compañeros y compañeras de apoyo para actuar en el crecimiento de las ‘startups’ aportando esencia y valor además de convertirlos en grupos de personas consejeras/expertas para cada una de las ‘startups’ involucradas”.

Bueno, sigo sin enterarme mucho. Prometo averiguar más. No quiero juzgar por adelantado esta iniciativa, pero sinceramente creo que tanto ‘artefacto’ dedicado a ayudar a los emprendedores ya huele. Porque ayer conocimos otro, éste fraguado entre la CEM, el Ayuntamiento y EOI: el ‘Trampolín de Competitividad Tecnológica para Pymes’.

¿Qué hay detrás de toda esta burbuja de ‘-oras’ para ‘startups’? Hay quien señala directamente las subvenciones que se captan con todo lo relacionado con el apoyo al emprendendimiento. Por ejemplo, Bernardo Quintero, fundador de Virustotal (Google) afirmaba esta mañana en Twitter que el emprendedor es “el negocio” y el fin “captar subvenciones para la capa de gestión”. Y los chicos de Evovelo, que han estado en una de las aceleradoras de Málaga, hablaban de “demasiados fondos que se van quedando por el camino sin llegar a los emprendedores”.

En fin, no quiero decir que todas estas iniciativas persigan lucrarse a costa de los emprendedores. Y aunque así lo fuera, el lucro me parece lícito si hay una contrapartida para esos emprendedores. Así lo hacen las aceleradoras más exitosas: invierten en ‘startups’, las ayudan a crecer y cuando una triunfa compensan con creces todo el esfuerzo realizado. Doy por supuesto que en muchas de estas iniciativas que están proliferando en Málaga hay buenas intenciones, pero ¿cuánto de resultados? ¿Y cuánto de demanda real?

 

Ver Post >