img
Etiquetas de los Posts ‘

china

Zara va a China… y China busca su Zara
Nuria Triguero 14-09-2010 | 6:39 | 0

Si miramos la etiqueta de la ropa que llevamos, es más que probable que ponga ‘Made in China’. Las grandes firmas de moda confeccionan allí a precios más baratos lo que luego venden aquí. Pero China aprende y avanza rápido, muy rápido. Así que puede que Zara, Mango y compañía pronto tengan que enfrentarse a la competencia de los mismos que le venían suministrando la ropa.

Acabo de leer una noticia que me perdí en el fragor de las vacaciones de verano. Mayoristas chinos empiezan a abrir cadenas de moda barata, dice el diario ‘Expansión’. Pero cadenas-cadenas, no bazares ni almacenes como los que ya conocemos por aquí. Siguen el modelo Inditex, pero a precios ‘low cost’: nada por encima de 20 euros. Con su imagen de marca, sus dependientas uniformadas, sus colecciones de moda…

Sus nombres: Mulaya, F&H (¿no os recuerda a algo?), Xieli. De momento, están en Madrid y Barcelona, ocupando calles secundarias, pero los expertos del sector consultados en el artículo indican que “en cuanto las cadenas se profesionalicen llegarán a las calles principales”. Donde más ha arraigado esta tendencia es en Madrid. La cadena Mulaya cuenta con doce tiendas y se dispone a extenderse por el extrarradio de la capital. F&H también está creciendo rápido en Madrid. Y Xieli hace lo mismo en Barcelona.

Personalmente dudo de que estas firmas lleguen a hacerle sombra a Zara, por poner un ejemplo. El nivel que ha alcanzado en cuanto a diseño, con colecciones que ponen al alcance del consumidor de a pie las últimas tendencias de los grandes diseñadores, es difícilmente imitable. Las que sí sufrirán si estas cadenas de moda baratas llegan hasta aquí serán las tiendas de ropa barrio, como ya lo hacen las ferreterías, papelerías, etc que han perdido a su clientela a raíz de la expansión de los bazares chinos.

Ver Post >
Emprendedores y funcionarios
Nuria Triguero 08-01-2009 | 1:51 | 0

Pues ya estamos aquí, en este año que va a ser tan malo, según aseguran todos –hasta mi abuela lo dice, y eso que es pensionista, que digo yo: ¿en qué le afecta la crisis a ella?–. Y con tantos despidos y tanta incertidumbre en el ambiente, hay una consecuencia muy lógica: las academias se llenan de aspirantes a funcionarios. Eso de tener un puesto garantizado de por vida –por no hablar de las demás ventajas, como las medidas de conciliación laboral, el horario, el sueldo o la igualdad entre hombres y mujeres a la hora de ascender– resulta más atrayente que nunca. Y es que mientras la empresa privada –sobre todo la pyme– es como un barquito que da bandazos en medio de la tempestad, la Administración aparece como un trasatlántico impertérrito ante el oleaje. Pocos se acuerdan del Titanic…

Las organizaciones empresariales se quejan del escaso espíritu emprendedor de los jóvenes, en especial de los universitarios. Más de la mitad de los estudiantes sueñan con ser funcionarios. ¿Dónde está el riesgo, dónde la independencia, dónde la ambición de la juventud? Creo que en el mismo lugar que la del resto de la sociedad española, es decir, bastante por debajo del miedo a arriesgar el propio dinero.

Pero no hay que generalizar. Quizá sean pocos los universitarios que se lanzan a fundar su propia empresa, pero los hay, y brillantes. No hay más que ver la lista de los galardonados cada año con los Premios Spin-Off, creados para fomentar el espíritu emprendedor de alumnos, profesores e investigadores de la Universidad de Málaga. En cada edición aumenta el número de candidatos y también de premiados. Una buena iniciativa, puesto que los Spin-Off no se limitan a dar dinero a los emprendedores, sino que les proporcionan alojamiento gratuito en incubadoras empresariales donde pueden llevar sus proyectos a buen puerto, arropados por asesores que les ayudan en temas legales, laborales, financieros o de patentes.

Y de emprendedores a compañías ya consolidadas. La firma malagueña Charanga aterriza en China cargada con sus colecciones de moda infantil. Toda una buena noticia en los tiempos que corren, sobre todo para el sector textil, que en la provincia sufre una lenta decadencia por culpa justamente de la competencia asiática. El contraataque de Charanga es una prueba de que haciendo las cosas bien se puede plantar cara al dragón… y no sólo al asiático, sino al de la crisis.

(Publicado el 4-01-09 en ‘Dinero y Empleo’)

Ver Post >