img
Etiquetas de los Posts ‘

emprendedores

El rotulador rojo
Nuria Triguero 02-06-2010 | 12:38 | 0

El escaparate está vacío y polvoriento, con un gran rótulo de ‘Se traspasa’ cruzándolo. No tiene nada que ofrecerme como consumidora, pero permanezco mirándolo mientras se me pasa el semáforo en verde. Me fascina observar los restos del naufragio: algunos objetos que, por descuido o desidia, han quedado abandonados en el local. Un cartel medio despegado, un trapo de limpiar el polvo, una percha, un rotulador rojo. Y un cuaderno con las tapas de flores. Empiezo a imaginarme a su propietaria –es una mujer, decido– escribiendo en sus páginas sus planes para el negocio: cómo se llamará, a qué proveedores recurrirá, las complicadas cuentas para hacerse con el local, el cuadro de amortización del préstamo personal que pidió para convertirse en empresaria… Y, por fin, la hoja en la que arranca la contabilidad de su negocio. Números apuntados cuidadosamente a mano, el debe y el haber, y esa columna roja que va creciendo y creciendo… Hasta que al rotulador se le gastó la tinta.

Lo que no puedo imaginarme, porque no soy empresaria, es lo que sintió esa mujer cuando metió los últimos bártulos de su negocio en una caja, apagó la luz y salió por la puerta, dejando su preciado cuaderno atrás. Y es que detrás de cada negocio que fracasa hay tanto esfuerzo, ilusión y tiempo perdido… Esta reflexión, por cierto, no es mía, sino de alguien poco sospechoso de caer en el sentimentalismo: el vicepresidente ejecutivo de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), Javier González de Lara. La hizo en la presentación de su último informe socioeconómico, el pasado jueves, tras revelar que en 2009, cada día cerraron 16 negocios en la provincia. Este año lo harán algunos menos: se calcula que en torno a seis al día. Siguen siendo muchos, demasiados. Pero es una realidad que todos podemos comprobar al pasear por las calles de nuestra ciudad. Y eso que lo que vemos es sólo el comercio, porque la ‘muerte’ de los autónomos es mucho más silenciosa.

La CEM asegura que el principal problema de los negocios malagueños –y la mayor causa de mortalidad empresarial– sigue siendo exactamente el mismo que hace un año: la financiación. Las empresas acaban muriéndose de asfixia financiera, aunque los virus o bacterias causantes de su enfermedad sean otros. Mucho me temo que el año que viene, en la presentación del próximo informe, la patronal volverá a quejarse de lo mismo. Y es que las nuevas normas que prepara el Banco de España no van precisamente a facilitar que el dinero fluya hacia el tejido productivo: la normativa contable que ha lanzado a consulta sobre provisiones y políticas de concesión crediticias de bancos y cajas probablemente va a suponer un recorte aún mayor en la financiación. Las entidades van a tener que dedicar más recursos a proteger sus riesgos, con lo que tendrán menos para prestar, y además tendrán que ser más estrictos al conceder créditos. Habrá que comprar más rotuladores rojos.

(Publicado el 30 de mayo de 2010 en ‘Dinero y Empleo’)

Ver Post >
Emprendedores y funcionarios
Nuria Triguero 08-01-2009 | 1:51 | 0

Pues ya estamos aquí, en este año que va a ser tan malo, según aseguran todos –hasta mi abuela lo dice, y eso que es pensionista, que digo yo: ¿en qué le afecta la crisis a ella?–. Y con tantos despidos y tanta incertidumbre en el ambiente, hay una consecuencia muy lógica: las academias se llenan de aspirantes a funcionarios. Eso de tener un puesto garantizado de por vida –por no hablar de las demás ventajas, como las medidas de conciliación laboral, el horario, el sueldo o la igualdad entre hombres y mujeres a la hora de ascender– resulta más atrayente que nunca. Y es que mientras la empresa privada –sobre todo la pyme– es como un barquito que da bandazos en medio de la tempestad, la Administración aparece como un trasatlántico impertérrito ante el oleaje. Pocos se acuerdan del Titanic…

Las organizaciones empresariales se quejan del escaso espíritu emprendedor de los jóvenes, en especial de los universitarios. Más de la mitad de los estudiantes sueñan con ser funcionarios. ¿Dónde está el riesgo, dónde la independencia, dónde la ambición de la juventud? Creo que en el mismo lugar que la del resto de la sociedad española, es decir, bastante por debajo del miedo a arriesgar el propio dinero.

Pero no hay que generalizar. Quizá sean pocos los universitarios que se lanzan a fundar su propia empresa, pero los hay, y brillantes. No hay más que ver la lista de los galardonados cada año con los Premios Spin-Off, creados para fomentar el espíritu emprendedor de alumnos, profesores e investigadores de la Universidad de Málaga. En cada edición aumenta el número de candidatos y también de premiados. Una buena iniciativa, puesto que los Spin-Off no se limitan a dar dinero a los emprendedores, sino que les proporcionan alojamiento gratuito en incubadoras empresariales donde pueden llevar sus proyectos a buen puerto, arropados por asesores que les ayudan en temas legales, laborales, financieros o de patentes.

Y de emprendedores a compañías ya consolidadas. La firma malagueña Charanga aterriza en China cargada con sus colecciones de moda infantil. Toda una buena noticia en los tiempos que corren, sobre todo para el sector textil, que en la provincia sufre una lenta decadencia por culpa justamente de la competencia asiática. El contraataque de Charanga es una prueba de que haciendo las cosas bien se puede plantar cara al dragón… y no sólo al asiático, sino al de la crisis.

(Publicado el 4-01-09 en ‘Dinero y Empleo’)

Ver Post >