img
Etiquetas de los Posts ‘

empresas

¿Qué pasa en Deoleo y por qué le importa a Málaga?
Nuria Triguero 13-05-2014 | 1:06 | 2

Básicamente, esta es la pregunta que me hizo una amiga uno de los muchos días en los que en el periódico han salido titulares sobre el ‘asunto Deoleo’. “¿No has leído la noticia? Ahí lo pone”, le dije. “Sí que me la he leído pero no me entero”, me contestó. Y realmente no es que ella sea poco lista (¡es muy lista!), es que este asunto se ha embrollado tanto que, si no has estado pendiente desde el principio, es difícil enterarse de lo que pasa leyendo una noticia puntual un día. En culebrones como este (o como el de Unicaja y CEISS), siempre tengo el mismo dilema cuando surge una novedad: si me pongo a contar los antecedentes no tengo espacio para lo que realmente es noticia y si renuncio al ‘background’, la gente que no ha seguido el tema no se entera.

¿Solución al dilema? Un ‘Deoleo Facts’. Es decir, un ‘vamos por partes’.

Año 1995. Varias cajas andaluzas entran en la empresa aceitera Koipe (Unicaja, Cajasur, Caja Granada y Caja San Fernando), por considerarlo un negocio estratégico para Andalucía. ¿Por qué? Porque Andalucía es la mayor región productora de aceite de oliva del mundo pero no controla ningún resorte de la comercialización, que está concentrada en muy pocas manos (y así nos luce el pelo).

Año 2001. Koipe y SOS-Cuétara se fusionan y las cajas andaluzas pasan a controlar más de un 20% del grupo resultante. A partir de entonces van ampliando progresivamente su inversión en la compañía: la de Unicaja, que es la que más cerca nos pilla, llega hasta 145 millones de euros.

Año 2008. SOS-Cuétara se viene arriba y compra varias marcas italianas de aceite de oliva,entre ellas Bertolli, la de mayor presencia mundial, y que supone la llave de Estados Unidos (ya se sabe que allí los italianos nos llevan ventaja). La operación también incluye Carapelli y Sasso, y le cuesta a la empresa española la friolera de 630 millones.

A tener en cuenta: Esta operación es el origen de dos claves de este conflicto: la deuda insostenible de SOS y el ‘rencor’ de Italia ante la pérdida de sus marcas emblemáticas, que desde entonces se propondrá recuperar.

Año 2009. Las cajas andaluzas aliadas con Caja Madrid (que también era accionista) fuerzan la salida del consejo de SOS Cuétara de sus máximos accionistas, los hermanos Salazar, acusándoles de irregularidades en la gestión -después un juzgado las confirmaría-. Se abre un proceso de reestructuración para salvar a la compañía de sus abultadas pérdidas, acompañado de ampliaciones de capital en las que una vez más se ‘mojan’ las cajas de ahorros. De aquella purga sale SOS rebautizada como Deoleo, ya centrada sólo en el negocio del aceite tras la venta de Cuétara.

Ojo: En las ampliaciones de capital que realizó SOS-Deoleo por aquella época es cuando surge el interés de Hojiblanca por entrar en su capital. Hace varias intentonas, sola y con diferentes aliados pero no lo consigue, básicamente por falta de capacidad financiera. ¿Por qué le interesa convertirse en socia? Está claro: Hojiblanca es el mayor productor de aceite del mundo y Deoleo, la mayor comercializadora. Los cooperativistas andaluces ven una posibilidad de tener más peso en los procesos de comercialización del aceite. La oportunidad definitiva se presentaría para Hojiblanca en 2012, cuando se hizo por fin con un 10% de Deoleo. No lo pagará con dinero, sino con un trueque: cediéndole a Deoleo su marca Hojiblanca (de ahí que tuviera que cambiar su nombre por Dcoop) y su planta envasadora de Antequera.

Año 2012. Se produce el rescate de Bankia y de BMN, ambas accionistas de Deoleo (BMN heredó la participación de Caja Granada). Y una de las condiciones que impone Bruselas para este rescate es que las entidades tendrán que abandonar sus participaciones industriales antes de 2017. Cuando ambas ponen en marcha el proceso para vender, otras dos antiguas cajas (CaixaBank y Kutxabank, que habían heredado la participación de cuando absorbieron a Cajasol y Cajasur, respectivamente) ) también deciden unirse a la venta. ¿Por qué? Pues sencillamente, porque no les interesa el negocio del aceite (hay que tener en cuenta que no tienen su centro de decisión en Andalucía) y prefieren hacer caja con sus acciones.

Como ya he mencionado, a finales de 2012 Hojiblanca se hace con el 10% de Deoleo, anunciando en seguida su intención de aumentar su participación. Sus miras quedan puestas en el 16% de Bankia, que ya se sabía que iba a ser puesto a la venta.

Abril de 2014. Deoleo pone en marcha el proceso de venta de las acciones de Bankia, BMN, Kutxabank y CaixaBank (todas juntas, se busca un solo comprador). Entre todas suman el 31% del capital.

Y de repente, se lía la marimorena cuando sale a la luz que uno de los candidatos a comprar ese porcentaje es IQ Made in Italy, una empresa creada a medias entre el Fondo Strategico Italiano (es decir, el Estado italiano) y el fondo soberano catarí Qatar Holding. De los cinco candidatos que presentan ofertas en firme, ninguno es español, por cierto.

En el circo mediático-político que se origina a raíz de esta amenaza a la ‘españolidad’ de Deoleo (término acuñado por el exministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete) mete la cuchara todo Dios: el Gobierno, la Junta de Andalucía, otros partidos políticos, sindicatos, Dcoop. Esta última merece capítulo aparte: sigue empeñada en aprovechar para aumentar su participación, a pesar de que no había presentado una oferta formal dentro del proceso abierto por Dcoop para elegir inversor. Su estrategia se centra en convencer a Bankia (y por extensión al Gobierno, que es la que controla Bankia) de que le venda su porcentaje de manera individual.

Y el ganador es… CVC Capital Partners, un fondo británico de capital riesgo que hace la mejor oferta: 38 céntimos por título, lo que supone valorar la compañía agroalimentaria en casi 439 millones. Esta oferta está un 11% por debajo del valor que alcanzaba en Bolsa en el momento de su presentación, pero también lleva aparejado un crédito puente de 470 millones de euros para reestructurar la abultada deuda del grupo oleícola. Según este planteamiento, CVC se hará de partida con un 30% (21,3% que suman Bankia y BMN más un 8,7% que adquirirá en una posterior ampliación de capital). Pero ese porcentaje podrá aumentar porque según la ley, CVC queda obligada a hacer una OPA para que todos los accionistas minoritatios que quieran vender, puedan hacerlo también en las mismas condiciones que Bankia y BMN. Para garantizar la ‘españolidad’ de Deoleo, el Gobierno convence a CaixaBank y Kutxa para que no vendan su porcentaje, de modo que al menos un 30% del capital esté en manos españolas (Unicaja+Dcoop+Kutxa+Caixa).

Peeeeero…. En el mismo consejo de administración en el que Deoleo acepta la oferta de CVC, el director general de Dcoop, Antonio Luque, pega un puñetazo en la mesa y dice que se va de Deoleo. Está enfadado no sólo con Bankia, que no le ha querido vender su porción, sino con todas las demás cajas de ahorros (incluida la malagueña Unicaja) por dar su bendición a la entrada del fondo británico.

Y lo paradójico es que la decisión de irse de Dcoop es lo que acaba con la ‘españolidad’ de Deoleo que tanto preocupaba a Antonio Luque. Porque el 10% de Dcoop va a acabar en manos de CVC Capital Partners.

Para paliar este debilitamiento del núcleo español en Deoleo, las cajas pactan con CVC varias condiciones que, en la práctica, blindan la compañía ante una eventual deslocalización y de la venta de activos significativos (el famoso peligro de que Deoleo sea ‘troceada’). ¿Cómo? Introduciendo en los estatutos la obligatoriedad de contar con el voto positivo del 60% de accionistas para la toma de decisiones relevantes, tales como fijar la sede en el extranjero, vender una cuota importante de activos, suspender pagos, y decidir sobre la liquidación, fusión, escisión, cesión global de activo y pasivo de la empresa.

Como detallito añadido a estos pactos, Deoleo decide cambiar su sede social de Madrid a su emblemática planta de envasado en Alcolea (Córdoba). Este traslado no tiene prácticamente consecuencias (algunos impustos que pasarán a pagarse en Andalucía), pero es un gesto cara a los productores andaluces y a la Junta (la presidenta Susana Díaz ha estado personalmente implicada).

Foto a día de hoy: La entrada de CVC aún no se ha producido, pero ya está acordada y no hay marcha atrás. Se producirá escalonadamente: primero comprará las acciones de Bankia y BMN y después lanzará una OPA en la que todos los demás accionistas minoritarios podrán vender también. Dcoop, entre ellos. Los que no venderán y mantendrán su posición en Deoleo serán Unicaja, Caixa y Kutxa. Se baraja la posible entrada de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) con un porcentaje simbólico que evidencie la implicación del Gobierno en esta empresa estratégica para el sector agrario español.

Mi opinión sobre todo este embrollo: Permitiendo la entrada de un fondo de capital riesgo, Deoleo ha ‘comprado’ su tranquilidad financiera para los próximos cinco años, lo cual no es moco de pavo teniendo en cuenta su apurada situación. De hecho, probablemente no haya tenido mucha capacidad de elección. ¿Cuál es el precio de esa tranquilidad? El riesgo que supone, valga la redundancia, darle la bienvenida a una sociedad de capital riesgo. Porque dentro de cuatro, cinco o los años que sean, CVC querrá vender su porcentaje. Y entonces volverá la incertidumbre.

Ver Post >
Cien buenas razones para seguir
Nuria Triguero 20-04-2010 | 11:48 | 0

Si usted es aficionado a la Bolsa o al menos está atento a las noticias financieras, sabrá que el Ibex-35 no gana para sustos últimamente: un día arriba, otro día por los suelos… Complejo mundo el de los parqués. Yo decidí dejar de intentar entenderlo el día en que un reputado economista español me dijo que no invertía en Bolsa porque no funcionaba de un modo lógico.

Pues bien, le propongo dejar a un lado los índices bursátiles –Ibex, Nikkei, Nasdaq, Dow Jones y compañía– para prestar atención a otro indicador mucho más cercano y tangible. Podríamos llamarlo MHE-100, ya que están de moda las siglas. Está formado por las cien empresas malagueñas que han ido protagonizando a lo largo de los últimos dos años la sección ‘Mi Historia de Éxito’ del suplemento ‘Dinero y Empleo’. El pasado domingo publicamos la número 100, Tortas Ramos.

Al impulsar esta serie de reportajes queríamos dar voz a los hombres y mujeres que, a base de esfuerzo y talento, han sabido construir proyectos empresariales duraderos en Málaga. Desde luego, sin la colaboración de la Confederación de Empresarios no habría sido posible afinar tanto en la selección. Repasando esos cien nombres encontramos empresas de todos los sectores –alimentación, construcción, comercio, industria, nuevas tecnologías– y todos los rincones de la provincia. Muchas son de carácter familiar, como el 63% del tejido empresarial español. Aunque también hay cooperativas, sociedades limitadas con varios socios, ‘holdings’… En la variedad está el gusto, que se suele decir. Pero todas comparten un rasgo que las hace especiales: haber alcanzado el éxito y, lo que es casi más importante, haber sobrevivido a él.

Los dos últimos años han coincidido con la fase más cruda de la crisis económica. Y podemos presumir de no tener ningún ‘título póstumo’ entre nuestras cien historias de éxito. Sólo una, Rayosol, atraviesa dificultades lo suficientemente serias como para haber acudido al concurso de acreedores. Pero ahí está, luchando por su futuro. El balance me parece lo suficientemente bueno como para que sirva de motivación a los emprendedores que puedan estar dudando, a día de hoy, si acertaron al iniciar una aventura empresarial.

No es mala una dosis de autoestima de vez en cuando. De ésa que no le falta –empresarialmente hablando– a Paco Barrionuevo. El presidente y ‘alma mater’ de Novasoft me sorprendió hace unos días al recordarme aquella entrevista del año 2000 en la que aseguraba que su empresa –por entonces, más bien empresita– acabaría saliendo a Bolsa. No sólo me sorprendió que lo recordara –los empresarios en momentos de éxito prometen casi tantas cosas como los políticos–, sino que siguiera pensando en cumplirlo. El Mercado Alternativo Bursátil, del que hablamos hace unas pocas semanas en este suplemento, puede ser la llave que finalmente permita a Barrionuevo pisar ese parqué con el que soñaba en plena burbuja ‘puntocom’.

Ver Post >
Vuelven los clásicos al ranking de la facturación
Nuria Triguero 01-06-2009 | 7:21 | 0

Fue uno de los últimos coletazos del boom económico que ahora pagamos tan caro. Ocurrió el año pasado cuando, por estas mismas fechas, llegó el listado de las empresas que más facturan de la provincia. En seguida le eché un vistazo rápido para buscar novedades. Ya se sabe: subidas, bajadas, empresas en números rojos –por entonces aún eran noticia–… Miré el primer puesto del ranking, esperando encontrarme a Sando o a Pernod Ricard… Y leí un nombre totalmente desconocido: Complementos de Exportación Multifuncionales SA. Cemsa, para los amigos. Cuando comprobamos que no era un error y contactamos con la susodicha para ver a qué se dedicaba la empresa que había conseguido superar por primera vez la barrera de los 1.000 millones de euros en la provincia, nos encontramos a un irlandés con aspecto de jubilado bonachón que, ayudado por tres empleados, importaba y exportaba teléfonos móviles y otros productos.

Este año, nuestra amiga Cemsa ni siquiera aparece en el ranking de las 250 empresas que más facturan. En su lugar vuelve a estar Sando, como símbolo de la nueva tónica que domina la carrera empresarial malagueña: vuelven los veteranos, o como diría un experto en moda, los clásicos están más de boga que nunca. Historias como la de Cemsa ocurrieron durante unos años en los que casi todo era posible en la Costa del Sol: que una empresa con tres trabajadores superara en facturación a una de mil; que promotoras salidas de la nada colonizaran todo el litoral malagueño, que los pisos se vendieran ya no sobre plano sino sobre servilletas…

Ahora que casi nada parece posible es más necesaria que nunca la audacia emprendedora, pero eso sí, acompañada de buenas dosis de sensatez. Y aun así es muy difícil capear el temporal, según se han encargado de recordar esta semana nuestros empresarios. La CEM dibuja un panorama demoledor en su informe socioeconómico anual, que descarta cualquier atisbo de ‘brote verde’ en la provincia y plantea un final de año con una tasa de paro del 33%. Su vicepresidente, Javier González de Lara, que no suele pecar de extremista, le dio un buen tirón de orejas a la Junta de Andalucía y los ayuntamientos, que mientras proclaman a bombo y platillo su apoyo a las pymes les deben a las empresas malagueñas nada menos que 330 millones de euros.

Pincha aquí para ver el ranking de las 250 empresas que más facturan de Málaga

Ver Post >
Emprendedores y funcionarios
Nuria Triguero 08-01-2009 | 1:51 | 0

Pues ya estamos aquí, en este año que va a ser tan malo, según aseguran todos –hasta mi abuela lo dice, y eso que es pensionista, que digo yo: ¿en qué le afecta la crisis a ella?–. Y con tantos despidos y tanta incertidumbre en el ambiente, hay una consecuencia muy lógica: las academias se llenan de aspirantes a funcionarios. Eso de tener un puesto garantizado de por vida –por no hablar de las demás ventajas, como las medidas de conciliación laboral, el horario, el sueldo o la igualdad entre hombres y mujeres a la hora de ascender– resulta más atrayente que nunca. Y es que mientras la empresa privada –sobre todo la pyme– es como un barquito que da bandazos en medio de la tempestad, la Administración aparece como un trasatlántico impertérrito ante el oleaje. Pocos se acuerdan del Titanic…

Las organizaciones empresariales se quejan del escaso espíritu emprendedor de los jóvenes, en especial de los universitarios. Más de la mitad de los estudiantes sueñan con ser funcionarios. ¿Dónde está el riesgo, dónde la independencia, dónde la ambición de la juventud? Creo que en el mismo lugar que la del resto de la sociedad española, es decir, bastante por debajo del miedo a arriesgar el propio dinero.

Pero no hay que generalizar. Quizá sean pocos los universitarios que se lanzan a fundar su propia empresa, pero los hay, y brillantes. No hay más que ver la lista de los galardonados cada año con los Premios Spin-Off, creados para fomentar el espíritu emprendedor de alumnos, profesores e investigadores de la Universidad de Málaga. En cada edición aumenta el número de candidatos y también de premiados. Una buena iniciativa, puesto que los Spin-Off no se limitan a dar dinero a los emprendedores, sino que les proporcionan alojamiento gratuito en incubadoras empresariales donde pueden llevar sus proyectos a buen puerto, arropados por asesores que les ayudan en temas legales, laborales, financieros o de patentes.

Y de emprendedores a compañías ya consolidadas. La firma malagueña Charanga aterriza en China cargada con sus colecciones de moda infantil. Toda una buena noticia en los tiempos que corren, sobre todo para el sector textil, que en la provincia sufre una lenta decadencia por culpa justamente de la competencia asiática. El contraataque de Charanga es una prueba de que haciendo las cosas bien se puede plantar cara al dragón… y no sólo al asiático, sino al de la crisis.

(Publicado el 4-01-09 en ‘Dinero y Empleo’)

Ver Post >