img
Etiquetas de los Posts ‘

impuestos

El once ideal de los impuestos
Nuria Triguero 14-09-2009 | 7:50 | 0

Es la pregunta de moda en las ruedas de prensa. Da igual que el protagonista sea alcalde, economista, empresario, banquero o concejal de Cuenca. «¿Qué le parece la subida de impuestos de Zapatero?». Claro, si esa cuestión se la hicieran a cualquiera por la calle no habría debate posible: ¿a quién le va a gustar que le toquen el bolsillo? Pero en cuestiones fiscales parece que cuanto más se sabe del tema, surgen más dudas. Sin ir más lejos, el presidente de Unicaja, Braulio Medel, compara el sistema impositivo con la selección española: «Cada uno tiene su once ideal», dijo el lunes en la presentación de un simposio sobre sistemas fiscales. Y entonces un compañero me susurró: «Lo tendrá él, porque yo ni siquiera llego a contar once impuestos diferentes…» Ahora, que si este tema despierta entre los economistas tanta controversia como el fútbol entre los comunes mortales, no me extraña la que se ha liado con la reforma fiscal que prepara el gobierno. Ahora que lo pienso, debería haberle preguntado a Medel cuál sería el Raúl del sistema impositivo español…

Primera duda: ¿hay que subir los impuestos? Según la mayoría de los expertos, a estas alturas, con un déficit público que va acabar el año en el 10%, resulta inevitable. Alguien tiene que pagar la factura, y como dijo el director de Funcas, Victorio Valle, en el citado simposio, «¿quiénes lo van a pagar si no, los holandeses?». Hombre, está la opción de recortar gastos. Así a bote pronto se me ocurren unas cuantas cosillas que podría ahorrarse la Administración sin que se hundiera el mundo. Sólo un ejemplo: ¿es conveniente ponerse a regalar ordenadores a los niños con la que está cayendo? También hay quien propone frenar en seco la oferta de empleo público, pero eso tampoco resultaría popular en un país donde la mitad de la población está preparando oposiciones…

Si asumimos que la subida de impuestos es necesaria, ahora viene la cuestión de cuáles y cuánto. Aparte de los dos puntos del Impuesto del Patrimonio, que no aportará gran cosa a las arcas públicas, el Gobierno se decanta por el IVA y los impuestos de la gasolina y el tabaco. Razones a favor: el IVA está más bajo en España que en otros países de la UE y los precios de los productos están más bajos que hace un año. En contra: «Gravar el consumo puede abortar el inicio de la recuperación», advirtió el decano del Colegio de Economistas de Málaga, Juan Carlos Robles, al presentar el viernes su último informe. Todo un dilema.

Ver Post >
Suspenso en fiscalidad básica
Nuria Triguero 21-05-2009 | 10:50 | 0

Los hipotecados formamos una especie asustadiza, influenciable y bastante ignorante. Somos como cavernícolas intentando leer algún signo de lo que nos deparará el futuro en el cielo; sólo que las constelaciones se llaman Euríbor, Trichet, Reserva Federal o Banco Central Europeo. Así que cuando Zapatero soltó el martes la bomba de las deducciones por compra de vivienda en el Debate sobre el Estado de la Nación, todos empezamos a mordernos las uñas y a lamentarnos de un nuevo revés en nuestras vidas, ahora que los tipos de interés nos daban tregua.

No somos tan diferentes de aquellos pensionistas que votaban a Felipe González para que la derecha no le quitara las pensiones. La mayoría de los ciudadanos sabemos igual de poco, en el fondo, de finanzas e impuestos, así que es muy fácil que nos asusten, nos deslumbren o nos engañen. En principio la medida anunciada por Zapatero, es decir, la pérdida del derecho a deducción fiscal para los que ganen más de 24.000 euros al año, sólo afectará a los que se compren una vivienda a partir del 1 de enero de 2011. Es decir, que los que ya estamos hipotecados seguiremos desgravando. No lo digo yo, sino un asesor fiscal amigo mío al que pregunté, alarmada ante tanto alarmismo. Y añadió algo que me hizo pensar: «La fiscalidad debería ser asignatura obligatoria en la escuela, la gente no tiene ni idea de lo que pagamos de impuestos, pero mucho me temo que a los que mandan no les interesa». Y puso un ejemplo: la deducción por compra de vivienda lleva bajando diez años sin que nadie rechiste. «¿Es lo mismo 9.015 euros de 2009 (base máxima de la deducción en vivienda habitual) que 1.500.000 pesetas de 1999? No actualizan las deducciones y el dinero cada vez vale menos», razonó.

Estoy de acuerdo: necesitaríamos unas clases de fiscalidad y de funcionamiento del mercado bancario para no sobresaltarnos con cada anuncio del Gobierno. Claro que luego está la cuestión de por qué se anuncian las cosas así, en un debate acalorado en el Congreso, en vez de en una presentación seria y concienzuda de la Ministra de Economía. O la de por qué se tiene que recurrir a una amenaza –algo así como «O compras tu casa ahora o te quedarás sin deducción»– para animar la venta de viviendas este año. Justo lo contrario, por cierto, de lo que ha pasado esta semana en los concesionarios: los escasos clientes anulando como locos sus compras para esperar a que entre en vigor el nuevo plan Prever.

Ver Post >