img
Etiquetas de los Posts ‘

malaga

Cien buenas razones para seguir
Nuria Triguero 20-04-2010 | 11:48 | 0

Si usted es aficionado a la Bolsa o al menos está atento a las noticias financieras, sabrá que el Ibex-35 no gana para sustos últimamente: un día arriba, otro día por los suelos… Complejo mundo el de los parqués. Yo decidí dejar de intentar entenderlo el día en que un reputado economista español me dijo que no invertía en Bolsa porque no funcionaba de un modo lógico.

Pues bien, le propongo dejar a un lado los índices bursátiles –Ibex, Nikkei, Nasdaq, Dow Jones y compañía– para prestar atención a otro indicador mucho más cercano y tangible. Podríamos llamarlo MHE-100, ya que están de moda las siglas. Está formado por las cien empresas malagueñas que han ido protagonizando a lo largo de los últimos dos años la sección ‘Mi Historia de Éxito’ del suplemento ‘Dinero y Empleo’. El pasado domingo publicamos la número 100, Tortas Ramos.

Al impulsar esta serie de reportajes queríamos dar voz a los hombres y mujeres que, a base de esfuerzo y talento, han sabido construir proyectos empresariales duraderos en Málaga. Desde luego, sin la colaboración de la Confederación de Empresarios no habría sido posible afinar tanto en la selección. Repasando esos cien nombres encontramos empresas de todos los sectores –alimentación, construcción, comercio, industria, nuevas tecnologías– y todos los rincones de la provincia. Muchas son de carácter familiar, como el 63% del tejido empresarial español. Aunque también hay cooperativas, sociedades limitadas con varios socios, ‘holdings’… En la variedad está el gusto, que se suele decir. Pero todas comparten un rasgo que las hace especiales: haber alcanzado el éxito y, lo que es casi más importante, haber sobrevivido a él.

Los dos últimos años han coincidido con la fase más cruda de la crisis económica. Y podemos presumir de no tener ningún ‘título póstumo’ entre nuestras cien historias de éxito. Sólo una, Rayosol, atraviesa dificultades lo suficientemente serias como para haber acudido al concurso de acreedores. Pero ahí está, luchando por su futuro. El balance me parece lo suficientemente bueno como para que sirva de motivación a los emprendedores que puedan estar dudando, a día de hoy, si acertaron al iniciar una aventura empresarial.

No es mala una dosis de autoestima de vez en cuando. De ésa que no le falta –empresarialmente hablando– a Paco Barrionuevo. El presidente y ‘alma mater’ de Novasoft me sorprendió hace unos días al recordarme aquella entrevista del año 2000 en la que aseguraba que su empresa –por entonces, más bien empresita– acabaría saliendo a Bolsa. No sólo me sorprendió que lo recordara –los empresarios en momentos de éxito prometen casi tantas cosas como los políticos–, sino que siguiera pensando en cumplirlo. El Mercado Alternativo Bursátil, del que hablamos hace unas pocas semanas en este suplemento, puede ser la llave que finalmente permita a Barrionuevo pisar ese parqué con el que soñaba en plena burbuja ‘puntocom’.

Ver Post >
La compraventa de viviendas se recupera ligeramente… pero no en Málaga
Nuria Triguero 11-03-2010 | 5:37 | 0

Leemos hoy que la compraventa de viviendas remontó ligeramente el pasado mes de enero, tanto en cómputo intermensual (un 19% más que en diciembre) como interanual, que es lo que importa (un 2,1%). Eso a nivel nacional, porque en Málaga las noticias siguen siendo malas. En enero de 2010 se vendieron 1.943 casas, un 15,7% menos que en el mismo mes de 2009. Así que de inicio de la recuperación, nada de nada, al menos en el sector del ladrillo.

¿Tocaremos suelo algún día?

Ver Post >
El último eufemismo de despido: “Previsiones de contratación negativas”
Nuria Triguero 09-03-2010 | 6:25 | 0

¿Por qué lo llaman reestructuración, ajuste, redimensionamiento, ERE, regulación… cuando quieren decir despido? Las empresas agudizan el ingenio para buscar eufemismos a la temida palabra.

El último, y bastante rebuscado, por cierto, ha sido acuñado por la empresa de trabajo temporal Manpower, que ha hecho un Estudio de Proyección de Empleo, y ha concluido que “los directivos de la zona Sur registran unas previsiones de contratación negativas para el segundo trimestre de 2010″. Vamos, que van a contratar por debajo de cero… Una forma curiosa de decirlo, la verdad.

Según los datos de este estudio, los directivos de Andalucía, Canarias y Extremadura registran una proyección de empleo neto del -13%. El porcentaje sale, por lo visto, de restar los que prevén aumentar y reducir plantilla. Así, a nivel nacional habría una proyección del -11%, resultado de que el 78% de los directivos no prevé cambios, el 14% prevé despidos y el 5%, nuevas contrataciones.

En lo que se refiere a sectores, sólo hay uno que registre una proyección de empleo positiva para el próximo trimestre: el de hostelería, con un 3%.

Ver Post >
Un año de malas noticias
Nuria Triguero 05-01-2010 | 7:45 | 0

Es tiempo de hacer balance, aseguran. Y vaya si debe de serlo: en los últimos días no se ven, leen y escuchan más que resúmenes de 2009 en los medios de comunicación: las noticias más relevantes, los sucesos más calamitosos, los personajes del año, las mejores canciones, los fallecimientos ilustres… Así que supongo que también tocará hacer balance de lo que ocurrió durante el año que se ha ido en el mundo empresarial malagueño. Y no hablo de los grandes números: PIB, paro, IPC, viviendas sin vender… Sobre todo esto ya se han pronunciado los que de verdad saben, que son los economistas –también los políticos, pero ésos saben menos–. Me refiero a las empresas que han protagonizado los sucesos más destacados.

Así que me pongo a repasar todos los números de este suplemento en 2009, para no hablar de memoria y pecar de subjetiva. Primera conclusión, un ‘mea culpa’: ¡cuánto hemos abusado de la crisis en los titulares! Segunda, aunque en realidad es la misma: las malas noticias ganan a las buenas. Mucho cierre de empresas, mucho concurso de acreedores, mucho ERE, mucha caída de facturación… ¡Qué diferencia con los años del ‘boom’, cuando todo eran planes de expansión y crecimientos de dos dígitos!

Tercera conclusión: las promotoras han desaparecido de escena. Me refiero a las que no están en quiebra, claro. Aparte de Aifos, Evemarina, Nadalsol y el resto de inmobiliarias que están en suspensión de pagos, pocas referencias encuentro a firmas del ladrillo. Sando, Vera, Myramar y compañía han optado por la ultradiscreción. Su política de comunicación es la ausencia de ella. «Cuanto menos hablen de nosotros, mejor», deben de pensar. Aunque eso no siempre es lo más acertado, sobre todo en una coyuntura tan favorable a los rumores.

Pero vayamos a las entidades que más han destacado en 2009: si hay una que ha dado jugo informativo, ésa ha sido Unicaja. Empezó el año aupada a los titulares por su acercamiento a Caja Castilla-La Mancha y lo acabó igual, pero esta vez por su casi culminada fusión con Cajasur. En medio, idas y venidas, intervenciones políticas de todos los colores, golpes en la mesa de Braulio Medel, una ‘boda relámpago’ con Caja de Jaén… Y en 2010 la acción empezará pronto, para no perder tono: poco después de Reyes se aprobará el reglamento y los estatutos de la futura Unicajasur.

En el lado negativo, uno de los nombres más repetidos ha sido Isofotón. Con su crisis financiera, productiva y laboral, este gigante ‘verde’ tiene con el alma en vilo al Parque Tecnológico. Un recinto que este año no ha tenido otros grandes sobresaltos, una vez cerrado –en falso, dicen algunos– el capítulo Vitelcom.

Los que van de tropiezo en tropiezo son los hoteles de lujo de la Costa del Sol. Especialmente sonado fue el conflicto de Los Monteros, pero detrás han ido Las Dunas, AGH, Kempinski, Incosol, Guadalpín… Resulta paradójico que la conflictividad laboral de la provincia se concentre, a día de hoy, en establecimientos que presumen del máximo nivel.

(Publicado en ‘Dinero y Empleo’ el 3-01-2010)

Ver Post >
Sin tiempo para síndromes
Nuria Triguero 07-09-2009 | 5:57 | 0

Este año se habla menos que nunca –gracias a Dios– del síndrome posvacacional: ese invento pseudopsicológico que tantos reportajes ha proporcionado a los telediarios, con consejos tan sensatos como «Levántese a la hora de la oficina desde la semana antes y así no notará el cambio» (claro, así para cuando empiece a trabajar ya estará fastidiado de sobra…). Quizá es por simple pudor: no está bonito ir por ahí quejándose de la vuelta al curro con más de cuatro millones de parados en el país. O quizá es que los que tenemos la suerte de regresar al trabajo tras las vacaciones –conozco a más de uno a quien se las han prorrogado indefinidamente– no nos podemos permitir este año ni síndrome posvacacional, ni «Tengo el correo saturado» ni cualquier otra excusa para estirar la vida contemplativa unos días más allá del 1 de septiembre.

Y es que las cosas no están como para perder el tiempo en las empresas. Muchas han recortado personal, lo cual suele significar más trabajo para los que se quedan. Además, se ha extendido la convicción de que todo el mundo tiene que arrimar el hombro para mantener el barco a flote. Y esto último es uno de los pocos efectos positivos de la crisis: los trabajadores se dan cuenta de que hay que pelear cada cliente, cada llamada, cada petición de presupuesto. Claro, lo triste es que eso ocurra porque la supervivencia de la empresa esté en peligro. Sería deseable que cuando vuelvan los buenos tiempos, las compañías logren mantener la misma motivación entre su plantilla, pero con reclamos positivos.

Y ¿qué hay de nuevo este curso? Porque de viejo ya tenemos mucho: crisis, desempleo, falta de financiación, deuda, debates demagógicos de los políticos a cuenta de todo lo anterior… Quizá esté pecando de optimista, pero en estos primeros días de septiembre, con todo lo parado que está el panorama económico, he atesorado algunos motivos para la esperanza. Me hablan de proyectos, prudentes y modestos, eso sí, pero proyectos al fin y al cabo, que permiten hablar de otra cosa que no sean cierres y despidos. Y trescientos empleados de Isofotón vuelven a la fábrica para atender pedidos, que por fin van llegando. No es para echar las campanas al vuelo, de acuerdo. Pero representa un poco de oxígeno para empezar a transitar este nuevo curso, que se presenta cuesta arriba.

(Publicado en ‘Dinero y Empleo’ el 6-9-2009)

Ver Post >