A UN PASO DEL FINAL

EL FESTIBAR

POR MARTÍNEZ REQUENA

Vaya, ahora que habíamos cogido carrerilla, echamos el freno. Vamos, que los famosos se estaban reservando para la traca final del festival malagueño, que había que ahorrar energías. Eso explica muchas cosas. Por ejemplo, el vacío existencial del jueves por la noche. Algo disperso entre una Cayetana Guillén Cuervo -que tenía sus dudas, por cierto, sobre el nombre del diseñador de su vestido- sentada relajadamente al fresco en una céntrica terraza junto a Ramón Salazar y, por otro lado, los ‘chicos’ de ‘Tres días con la familia’, celebrando las buenas críticas a la película de Mar Coll. Claro, si es que el protagonista de la noche era Enrique Cerezo (premio retrospectiva del certamen) y el hombre, después del sarao del miércoles -y del mal resultado de su equipo, todo hay que decirlo-, prefirió cenar tranquilamente en ‘petit comité’. Que la fiesta flamenca del AC Málaga Palacio dejó el listón muy alto. Aunque seguro que el entente norteño encabezado por Nacho Vigalondo -premio Eloy de la Iglesia- y el divertido equipo de ‘Pagafantas’ se mantienen a la altura. Como aperitivo, ayer, la presentación ante la prensa de la película que dirige Borja Cobeaga fue una cadena de carcajadas. Lo esperado, teniendo en cuenta la elocuencia del realizador y el toque ‘Muchachada Nui’ que pusieron Ernesto Sevilla y Julián López, dos de sus ocurrentes miembros. Ni Verónica Sánchez, muy entregada a la película, ni el mismísimo Vigalondo se quisieron perder el momento. Total, ‘de perdíos al río’, o como dice un amigo, ‘from lost to the river’. Que el festival ya tiene un caché. Aunque, entre el Palace, los ‘photocall’, los ‘flyer’, el ‘merchandising’ y las ‘celebritieeeeees’ -como diría la popular ‘muchachada’-, las neuronas ya no dan para mucho. Que esto de ser una ciudad cosmopolita tiene su mérito. Por no hablar del lado friki. Que también lo tiene. Si no que le pregunten a esa multitud ajena a complejos que no dudó en disfrazarse y reunirse el jueves en la ‘Noche Freek!’ y ese pase interactivo de ‘Sexykiller’. Si es que no nos falta de ‘ná’. Bueno, sí, estos días se echa de menos a Antonio Dechent, un clásico ya de nuestro Festibar. Aunque para clásico, Eduard Fernández, que debe de estar cogiendo ya hasta acento malagueño porque, con tres películas en competición, el actor es ya como de la familia. Y nunca mejor dicho. Al menos, estará en el álbum de muchos a juzgar por la de fotografías que se ha hecho. Incluida su pose con un bebé cual protagonista de ‘Tres solteros y un biberón’. Habrá que guardarle alguno de nuestros premios, que no todo van a ser biznagas. Nosotras también hacemos nuestras deliberaciones y, por un día, sentimos el minuto de gloria de ser VIP. Como todos esos anónimos que estos días se pasean como los grandes actores por alguna de las alfombras que cubren el casco histórico. Y la cámara de fotos que no falte, que para eso están esos estupendos ‘cuerpos postizos’ con Goya incluido -que no la Biznaga, lo que es incomprensible- en los que se pone la cara y uno parece toda una estrella. Eso es soñar y lo demás son tonterías.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More