Una ruta de lo más diversa

por Marina Martínez y Ester Requena
Da igual que llueva, truene, haga un sol de justicia o que corra una fría brisa nocturna. Ni siquiera que sea lunes. Durante el Festival todo es diferente. Nuestras caras famosas tienen marcha para eso y más… aunque hayan madrugado -para algunos una nueva sensación en sus vidas- para presentar su película. El sarao nocturno es ineludible. Y es que el Festibar requiere de una dura preparación a la que se llega con mucho entrenamiento y no se puede dejar ni una noche, que si no te quedas sin nuestros reconocidos galardones. Por eso, el equipo de ‘Propios y extraños’ tomó el Liceo como su cuartel general para su atípica celebración. Más bien era un encuentro para ahogar sus penas tras la complicada acogida que tuvo la cinta.
Capitaneados por el director, Manolo González, el reparto movió el esqueleto unas cuantas horas. No hay mal que por bien no venga. Y aquí va nuestra pregunta de la noche: ¿cómo podía estar cómoda Mapi Galán con ese vestido extraño con volantes simulando plumas tan poco favorecedor? Por más que le damos vueltas no lo comprendemos. Sin olvidar a su compañera, cuyo nombre no atinamos a encontrar, con un modelito de dos piezas en rojo y blanco con lunares que le vendría de perlas… si hubiéramos estado en plena feria. Tiene que entrenar más. Le falta preparación en estas lides. Sólo faltaba Jordi Vilches. El circense actor ha preferido estos días el Toulouse, uno de los bares que este año ha entrado, alfombra roja incluida, en el recorrido nocturno de las ‘celebrities’. Allí se olvidaría de la llorera y mal rato que se había dado por la mañana tras las feroces críticas de la prensa.
Y es que por ‘meeting points’ no va a ser este año, porque también el hotel Málaga Palacio -el Palace para los de Despeñaperros para arriba- organiza todas las noches un saraito en el que no faltan las luces de discoteca. Por cierto, ya sin contraseña secreta. Aquí la comodidad es la premisa. Los actores cenan directamente en la terraza del hotel disfrutando de las vistas nocturnas de la ciudad y después se toman la última copa sólo cambiando de planta. Y sin tener que coger el coche oficial. Además, todo ello sin pasarse por la puerta atestada de fans, llena las 24 horas del día. «¿A quién esperáis? A todos. ¿Pero quiénes son todos? Pues Hugo Silva. Pero si no viene. Pues da igual, el que llegue bueno es». Oír este tipo de conversaciones es lo mejor de la noche. Vamos, que ni los diálogos de ‘Que se mueran los feos’.
Así que mientras Marisa Paredes y Ruth Gabriel se deleitaron el lunes con una buena cena en lo más alto del Palace acompañadas por parte del reparto de las películas ‘El Discípulo’ y ‘El Dios de madera’, el director Imanol Uribe prefirió el ambiente de la plaza del Siglo para picar algo a la luz de la luna en el restaurante Mariano. Y es que un jurado con el estómago vacío, sobre todo tras ver los suculentos platos de ‘Bon appétit’, noooooooo es lo mismoooo, como cantaría Alejandro Sanz.
Por allí también se paseó Isabel Prinz. O más bien iluminó la zona, porque el vestido de lentejuelas dorado que llevaba la hacían visible a un kilómetro, o más, a la redonda. Vamos, que si hubiera habido un apagón de electricidad en ese momento, hubiera dado igual que las farolas no funcionasen. Con ella bastaba. Eso sí, la pobre ya casi no podía tirar de las sandalias con taconazo de infarto que se había colocado cuando ni siquiera era medianoche.
El más buscado vuelve a ser un año más Mario Casas. El ‘hombre de Paco’ vino, vio -o más bien presentó su próxima película, ‘Tres metros sobre el cielo’, de Fernando González Molina– y venció sobre la alfombra roja. Locura desatada. Por el momento sus obligaciones con las últimas secuencias de la serie de Antena 3 sólo le han dejado unas pocas horas en el Festibar. Las justas para enseñarle a María Valverde El Pimpi y saborear el vino dulce. Cómo se nota que es un veterano en estas lides y que domina a la perfección el callejero malagueño tras los meses que pasó rodando en la ciudad ‘El camino de los Ingleses’ con Antonio Banderas. Sólo por eso se merece volver a estar en el palmarés del Festibar… sin olvidar el buen tipo que se le está quedando tras machacarse en el gimnasio para su nueva peli. A ver si se puede escapar lo que queda de Festival para lucirlo otra vez por la alfombra. Nosotras le dejamos.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More